facebook_image
Condiciones Crónicas

Neumonía: síntomas y causas

La neumonía es una inflamación aguda de los pulmones (de uno o, más comúnmente, de ambos) de naturaleza mayormente infecciosa que, si no se reconoce y se trata, puede comprometer la capacidad respiratoria y, por lo tanto, en casos extremos, poner en peligro la vida de los afectados.

Síntomas

El diagnóstico de la neumonía a partir de los síntomas no siempre es fácil. A veces, de hecho, no hay signos distintivos de la enfermedad que la diferencien de otra infección más «trivial», como una gripe estacional o un resfriado que no se cura. Especialmente la neumonía viral puede presentarse casi asintomática, o con manifestaciones matizadas y heterogéneas que pueden ser fácilmente subestimadas o confundidas con otro tipo de enfermedad infecciosa.

En los niños menores de cinco años, por ejemplo, que tienen síntomas como tos y dificultad para respirar, con o sin fiebre, la neumonía se diagnostica cuando la caja torácica tiende a caerse al levantarse el abdomen durante la respiración. En condiciones saludables, de hecho, cuando se respira en el pecho y el abdomen se levantan.

Además, siempre en los niños pequeños, la respiración aparece acelerada y pueden aparecer al mismo tiempo otros síntomas específicos como la falta de apetito (los bebés, por ejemplo, no quieren adherirse al pecho o a la tetina del biberón), la hipotermia, la pérdida de conciencia y las convulsiones. Nota: La disnea (es decir, la dificultad para respirar), es un síntoma más común en la neumonía viral.

La neumonía puede producirse fácilmente sin fiebre, aunque el aumento de la temperatura es un síntoma bastante frecuente. La neumonía viral en muchos casos se origina en una infección previa del primer tracto respiratorio (nariz, bronquios), e inicialmente se manifiesta con síntomas similares a los de la gripe, como dolor de garganta, dolor de cabeza, fiebre y escalofríos, fatiga, dolor articular y muscular, pérdida de apetito, tos seca.

A partir de este cuadro sintomático primario, que no es preocupante y puede durar de unos pocos días a una semana, sin embargo, puede conducir a un rápido empeoramiento de la situación general, con trastornos graves incluidos:

  • Tos con esputo
  • Dolores en el pecho
  • Dificultades respiratorias
  • Fiebre alta
  • Coloración azulada de los labios
  • En los niños, náuseas y/o vómitos

Con síntomas de esta naturaleza, es probable que nos enfrentemos a una neumonía viral aguda que debe ser tratada inmediatamente. Si la enfermedad es de naturaleza bacteriana, es decir, causada por un neumococo u otro bacilo, entonces el primer síntoma, o uno de los primeros, es el llamado escalofrío «tembloroso», causado por una reacción del sistema inmunológico a la liberación de la toxina en el cuerpo.

Causas

La neumonía es una enfermedad infecciosa que puede ser causada por varios patógenos, incluidos virus y bacterias. Cuando estos microorganismos llegan a los pulmones y los infectan, sucede que los alvéolos que se inflaman llenándose de pus y comprometiendo así la capacidad respiratoria.

Causas

La neumonía es una enfermedad infecciosa que puede ser causada por varios patógenos, incluidos virus y bacterias. Cuando estos microorganismos llegan a los pulmones y los infectan, sucede que los alvéolos, los componentes más pequeños del «árbol de la respiración», que podemos imaginar como pequeñas bolsas huecas que permiten el intercambio gaseoso entre el aire inhalado y la sangre, se inflaman llenándose de pus y comprometiendo así la capacidad respiratoria.

En la lista de los patógenos más comunes que encontramos:

  • Streptococcus pnaeumoniae (o neumococo): una bacteria responsable de la mayoría de las neumonías en los niños. En este caso hablamos de neumonía neumocócica, contra la cual hay una vacuna de inmunización.
  • Haemophilus influenzae tipo B: el virus de la gripe estacional «común», que es también la segunda causa, aunque indirecta, de neumonía bacteriana, porque la incapacidad del sistema inmunológico para neutralizar el virus de la gripe permite que ésta y otras bacterias ya presentes en el cuerpo debilitado generen brotes infecciosos en los pulmones, inflamándolos.
  • Staphylococcus aureus: una bacteria bastante agresiva, que puede crear brotes infecciosos en diferentes áreas del cuerpo y luego «migrar» a través de la sangre hacia los pulmones, infectándolos a su vez.
  • El virus respiratorio sincitial (VRS): que causa la mayoría de los casos de pulmones virales en el mundo. Es un microorganismo muy extendido y contagioso, que causa infecciones de las vías respiratorias superiores e inferiores. Este tipo de neumonía viral está particularmente extendido entre los niños.

En los pacientes, especialmente los niños, con VIH, el microorganismo que con mayor frecuencia causa complicaciones pulmonares es el Pneumocystis jiroveci, un hongo (igual que la Candida albicans), que actúa como patógeno en los físicos inmunocomprometidos.

Un caso aparte es la llamada neumonía «atípica», en la que no se inflaman tanto los alvéolos como los espacios intersticiales entre un alvéolo y otro. Los causantes de estas formas de neumonía son, o pueden ser, los siguientes microorganismos:

  • Mycoplasma pneumoniae: pseudobacteria que suele infectar a los jóvenes (menores de 40 años), que viven o trabajan en entornos concurridos. A menudo esta forma de neumonía se manifiesta de forma sigilosa y subaguda, por lo que los afectados presentan síntomas borrosos, no pocas veces ausencia de fiebre, y el diagnóstico sólo llega cuando el cuadro general comienza a empeorar.
  • Chlamydophila pneumoniae: este microorganismo es el causante más frecuente de las infecciones de las primeras vías respiratorias, pero en algunos casos también puede degenerar en neumonía no aguda.
  • Legionella pneumophila: es una bacteria conocida por causar la «enfermedad del legionario», o legionelosis, que es una forma grave de neumonía no contagiosa. El microorganismo que lo causa acecha principalmente en los ambientes acuáticos y en los conductos de aire y desde estas fuentes llega a los seres humanos.
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba