facebook_image
Bienestar GeneralHistorias BeHistorias BeHealth

 Daniel G. Garza: Su historia como paciente y portavoz del VIH

Hace 22 años, en un hospital en Houston, Daniel G. Garza Acevedo recibió su diagnóstico de positivo a SIDA. “Fue en septiembre 26 del 2000. Tenía yo 29 años y estaba muy enfermo. Había bajado a 110 libras, ya me estaban dando por dado”, relató Garza Acevedo sobre el día que descubrió su diagnóstico. 

Aunque sospechaba que podía ser VIH, tenía la esperanza que fuera otra condición: ‘[“s]abía que había algo. Tal vez era VIH, pero me dije: ‘puede que sea otra cosa’”. 

Pero, ya su estado de salud estaba muy deteriorado. Cuando acudió al hospital, ya había perdido la fuerza en sus piernas y tenía pérdida de cabello. 

Junto a su familia, recibió el diagnóstico que cambió su vida. En aquel momento, solo preguntó si volvería a crecer su cabello y si podría volver a caminar. 

 “Cuando el doctor me dijo que tenía SIDA, yo solo pregunté  ‘¿me va a crecer el cabello?’ y él me dijo: ‘sí, pero, ¿entiendes que tienes SIDA?’ Le respondí que sí y le pregunté: ‘¿voy a poder volver a caminar?’ Me respondió: ‘Sí, pero vas a tener que tomar pastillas de por vida’ ”, explicó el paciente.

Solo su hermana conocía el significado de la enfermedad, así que tuvo que explicarles a sus padres el diagnóstico. En ese momento, Garza Acevedo recibió el primer rechazo que carga el SIDA:  “Recuerdo que mi mamá me estaba agarrando la mano y, cuando mi hermana le explicó que tenía SIDA, me la soltó. Esa fue la primera vez que sentí la vergüenza y el estigma por parte de mi familia”.

“Ni al postre llegamos”: El estigma social de vivir con VIH 

Mucha gente que tiene VIH pasa la historia de ‘ni al postre llegamos’ ”, contó Garza Acevedo sobre el rechazo que viven los pacientes de VIH que desean tener una relación amorosa. 

Y es que, a un año de su diagnóstico, experimentó el segundo sentimiento de repudio en una cita amorosa: “Tuve una cita con un chico para cenar. Estábamos en el restaurante, lo llamaron y ni al postre llegamos”. 

Cuando ocurrió, supo que el hombre reaccionó de esa manera por su diagnóstico. Luego, tuvo la oportunidad de reencontrarse con la persona y lo confirmó: “años después, me encontré al muchacho y me contó que recibió la llamada de una persona que estaba en otra mesa y le dijo que yo tenía VIH”. 

Por mucho tiempo, vivió este tipo de rechazo. No obstante, aseguró mediante su trabajo como portavoz de la enfermedad, ha cruzado barreras, su familia ya le apoya y actualmente se encuentra en una relación amorosa.  

La clave para eliminar el prejuicio que trae la enfermedad

Según Garza Acevedo, para derribar los prejuicios que acarrea el VIH, hay que derrumbar los constructos sociales, religiosos y culturales que existen en la sociedad. 

“Sobre las normas sociales: No queremos hablar del sexo, ni de la sexualidad. La sexualidad e identidad propia es cosa del 2022. Aunque no lo hablemos, es parte de la cultura y hay que entender eso porque protección es la protección y va en el mismo lugar ”, aseguró el portavoz de la condición.

Respecto a la religión, el paciente expresó que es necesario derribar los ideales que desinforman e impiden que las personas tengan relaciones sexuales protegidas.

 “En la religión te dicen que no tengas sexo hasta que te cases, que no existen los condones y que la protección es mala. Entonces, o nunca voy a tener sexo, o voy a tenerlo sin cuidarme. Tampoco voy a pedir consejos y los que pida, me los dan los amigos que a veces son incorrectos”, explicó Garza Acevedo sobre los efectos negativos de las concepciones religiosas en la prevención del VIH. 

Su carrera como activista de VIH  

Para Garza Acevedo, su trabajo como portavoz de la condición cambió su vida y la de todas las personas que ha impactado durante su carrera. “Cuando caminas y alguien que no conoces te detiene, y te dice ‘cambiaste mi vida’ es impresionante”, expresó el paciente.   

Mediante su plataforma en Facebook “HIV a Positive Life” ha asistido a muchos pacientes que procuran ayuda, un consejo o simplemente ser escuchados y sentirse validados. 

“Muchos de los portavoces lo hacemos ya no por nosotros, porque yo ya tengo VIH. Lo hago porque todavía me choca cuando me llegan mensajes de chicos latinos que me dicen ‘tú eras yo’ y se sienten identificados conmigo”, explicó Garza Acevedo sobre el propósito que mueve su carrera como activista de VIH.  

El portavoz también cuenta con un página de Instagram que utiliza para contar su historia como paciente de la enfermedad y ayudar a otros. 

Brave Talks: Un espacio seguro para dialogar sobre el VIH 

La  iniciativa “Brave Talks” que debutó en el Simposio de VIH, celebrado en San Juan, trata de un espacio en que las personas pueden hablar sin miedo y recibir apoyo. 

“Cada quien tenemos nuestra definiciones de lo que son los Brave Talks o, como yo le digo, las pláticas duras. Para mí, Brave Talks es hablar sobre el miedo, hablar sobre la soledad, el VIH’”, explicó Garza Acevedo, quien también funge como uno de los embajadores del nuevo proyecto. 

La iniciativa cuenta con 6 embajadores con quienes las personas pueden conectarse y dialogar sobre el tema que deseen. Asimismo, cuentan con un sitio web al que pueden acceder para obtener información de las próximas actividades y como pueden ser parte del proyecto. 

“Somos el espejo donde se refleja la comunidad [de pacientes de VIH]. Al vernos, van a identificarse con nosotros y, al momento que lo hagan, estamos preparados para poder darle un poco de esas conversaciones”, aseguró Garza Acevedo.   

El portavoz invitó a la comunidad a no tener miedo a hablar sobre su enfermedad y buscar apoyo. Para Garza Acevedo, ningún paciente de VIH debería sentirse solo mientras atraviesa la condición.  

“Todavía tenemos miedo, tenemos vergüenza. Nos enseñaron que es mejor vivir en la oscuridad, en secreto antes que contar tus verdades porque ‘qué va a decir la gente’. Vamos a hablar para eliminar esa vergüenza y ese miedo [sobre el VIH]”, puntualizó el portavoz de la enfermedad.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba