facebook_image
Bienestar General

Salud oral: El cuidado de los dientes es fundamental

La boca realiza importantes funciones que afectan a la salud de todo el cuerpo. Además de desempeñar un papel fundamental en el habla, la masticación y la respiración, la boca es la cavidad más grande del cuerpo que tiene contacto directo con el medio ambiente, siendo la puerta de entrada de las bacterias y otros microorganismos perjudiciales para la salud.

Una buena higiene bucal reduce el riesgo de desarrollar problemas bucales y dentales. Es importante señalar que las enfermedades bucales pueden tener una relación directa con el tabaco, el consumo de alcohol y la mala nutrición.

Los estudios científicos también demuestran que la salud oral tiene una estrecha relación con la salud general, ya que la boca interactúa con todas las estructuras del cuerpo. Las malas condiciones de higiene bucal pueden causar enfermedades bucales, que a su vez pueden provocar enfermedades (o agravarlas), especialmente enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Para tener una sonrisa hermosa y saludable, es necesario cepillarse los dientes todos los días, después de cada comida y especialmente también una última vez antes de ir a la cama, usando un cepillo de dientes de tamaño adecuado, con cerdas suaves y pasta de dientes con flúor. El cepillado puede completarse con el uso del hilo dental entre todos los dientes.

Mantener una dieta saludable, controlar la frecuencia de la ingesta de alimentos dulces, especialmente entre comidas, también contribuye a la salud oral.

Quienes utilizan aparatos de ortodoncia deberían preocuparse más por la limpieza de los dientes, las encías y el uso de flúor, porque el aparato retiene muchos restos de alimentos que pueden contribuir al desarrollo de lesiones de gingivitis y caries dental.

Aprende un poco más sobre los problemas más comunes en la boca:

Caries: desintegración del diente causada por una higiene inadecuada, ingestión de dulces y carbohidratos, o complicaciones de otras enfermedades que disminuyen la cantidad de saliva en la boca. (por ejemplo, las personas que reciben quimioterapia o radioterapia para el cáncer).

Mal aliento: tiene varias causas, entre ellas: la higiene bucal inadecuada (falta de un cepillado adecuado y de uso de hilo dental); gingivitis; ingestión de ciertos alimentos como ajo o cebolla; tabaco y productos alcohólicos; sequedad de boca (causada por ciertos medicamentos, por trastornos y por una menor producción de saliva durante el sueño); enfermedades sistémicas como el cáncer, la diabetes, problemas hepáticos y renales.

Gingivitis: inflamación de las encías causada por la placa bacteriana, que se desarrolla como resultado de una mala higiene.

Placa bacteriana: es el conjunto de bacterias que coloniza la cavidad oral. La placa se adhiere principalmente a regiones difíciles de limpiar, como la región entre la encía y los dientes o la superficie de los dientes posteriores, causando caries y formación de sarro.

Sarro: es el endurecimiento de la placa en la superficie de los dientes y está estrechamente relacionado con el desarrollo y el agravamiento de las enfermedades periodontales.

Cuidado oral

Además de cepillarse y usar el hilo dental diariamente, siempre después de terminar las comidas, la recomendación es una visita regular al dentista. Se debe realizar una rigurosa evaluación diagnóstica y que los profesionales desarrollen acciones de prevención y promoción de la salud bucodental con la población, se recomienda que la primera cita con el dentista se realice incluso antes de que nazca el primer diente del bebé, colaborando para un seguimiento a lo largo de toda la vida.

También es importante que el dentista le guíe en el cepillado con pasta de dientes con flúor y en la introducción de alimentos saludables, sin azúcar artificial, como chupetines, chicles, jugos artificiales y refrescos. Y luego en la adolescencia y la edad adulta, continuar con la orientación sobre cómo hacer la higienización adecuada, cuando hay una mayor probabilidad de tener enfermedad de las encías y periodontal.

Normalmente las personas acuden al profesional de la salud cuando ya sienten algún dolor, pero acudir al dentista antes para una evaluación e higienización de los dientes, por ejemplo, previene la aparición de enfermedades.

Otro problema frecuente es la halitosis o el mal aliento, como se denomina comúnmente. Puede tener varias causas, como una mala higiene bucal, problemas gástricos entre otros. Es esencial que la persona busque un profesional para conocer el origen de esta queja. Los enjuagues bucales pueden utilizarse comúnmente para enmascarar el olor, sin embargo, esta medida no suele tratar la causa, siendo sólo una acción paliativa.

Cabe señalar que el uso del enjuague bucal no debe hacerse sin la orientación y el conocimiento del dentista, ya que no siempre el producto puede dar lugar sólo a beneficios, y a menudo da la falsa sensación de limpieza, promovida por la sensación de frescura. Es importante recordar que el uso correcto del cepillo, la pasta de flúor y el hilo dental ya son responsables de evitar algunas agresiones bucales.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba