facebook_image
BeWomenSemana 28Semanas de embarazo

¿Ansiedad en el embarazo? 4 tips para manejar las emociones

La espera del nacimiento de un bebé es un acontecimiento que somete a la mujer a numerosos cambios psicofísicos , y no es tan raro desarrollar un estado de ansiedad en el embarazo.

Si estás embarazada y al mismo tiempo te sientes ansiosa, debes saber que es bastante común. Hay muchas mujeres en la misma situación. La ansiedad en el embarazo puede llevar a imaginar los peores escenarios y puede provocar cambios de humor extremos, pero eso no es todo. También puede causar problemas físicos, como la constante sensación de tensión e insomnio.

Para una mujer embarazada, la cantidad de cambios físicos, mentales y existenciales que se producen en tan poco tiempo puede ser vertiginosa. Así que es fácil sentirse abrumada. En general, el riesgo de ansiedad es mayor si:

  • Tienes un embarazo de alto riesgo
  • Has tenido un trastorno del estado de ánimo en el pasado
  • Has tenido dificultades durante embarazos anteriores o infertilidad
  • Tienes altos niveles de estrés en la vida y las relaciones

Entonces, ¿cómo aliviar la ansiedad?

1. Edúcate sobre el embarazo

Una buena preparación y conocimiento puede contribuir en gran medida a aliviar la ansiedad sobre el embarazo y el parto. A menudo, las cosas que nos preocupan parecen atemorizantes porque no sabemos exactamente qué es lo que tememos. Entonces, en lugar de permanecer en miedos vagos y abstractos, imagina, mira al monstruo directamente a los ojos.

Por ejemplo, una cosa que aterroriza a muchas mujeres son los dolores del parto. Saber qué esperar y cuáles son las diversas opciones puede ser extremadamente útil.

Por lo tanto, habla con los profesionales de la salud (médicos y enfermeras) sobre las diversas opciones para el manejo del dolor. Hay riesgos y beneficios, por ejemplo, en el caso de una epidural. Conocer las diversas posibilidades y la ciencia detrás de ellas lo ayuda a tomar una decisión informada y con poder.

Visita el lugar donde darás a luz. Puede ser útil tener una idea de dónde estarás y cómo te cuidarás.

Asistir a un curso de preparación al parto. Así no tendrás sorpresas. Aprenderás que, por ejemplo, es normal que el tapón mucoso salga varios días antes del inicio del trabajo de parto. También aprenderás que una persona de apoyo puede ayudarte con el parto y que puede aliviar parte de la presión.

Habla con tus amigos sobre sus experiencias. Si bien la experiencia de dar a luz de cada mujer es personal y única, al menos sentirás que a la mayoría de las personas les va bien, a pesar de sus diversos temores. También puedes aprender consejos y trucos para mantener la calma.

2. Aliviar la ansiedad aceptando radicalmente la incertidumbre

Muchas mujeres tienden a planificar en exceso, pensando que cuanto más controlen la próxima experiencia del parto, mejor estarán. Pero todos, madres y profesionales de la salud, repiten que las cosas nunca salen como se planean.

De hecho, es posible que estés preocupada por algo malo durante tu embarazo; puedes estar particularmente asustada si has tenido complicaciones, abortos espontáneos o infertilidad en el pasado. Pero, en realidad, nadie puede tranquilizarte al 100% y decirte que no pasará lo peor. También porque todo está fuera de tu control. No tienes que reprimir tus emociones y pensamientos, pero tienes que reconocer cuán válidos son. Entonces, siéntate con ellos y atraviesa la tormenta de inquietud que viene con la incertidumbre. 

3. Ponte en contacto con tu cuerpo durante el embarazo

El embarazo es un momento particularmente bueno para entrar en contacto con el cuerpo. Hay tantas cosas asombrosas sucediendo en este tiempo único… El cuerpo se prepara para recibir a un nuevo ser humano y experimenta nuevas sensaciones y necesidades. Tal vez tengas antojos locos, tal vez tu deseo sexual sea diferente, y tal vez, en algún momento, comenzaste a sentir el pequeño patear, sollozar y hacer un verdadero alboroto por dentro…

Sensaciones como acidez estomacal, dolor de espalda, hinchazón, presión o un ataque de pánico ocasional son francamente desagradables. Pero, si son inevitables, también podrías «quedarte con ellos». Aprecia que el cuerpo está haciendo todo esto para crear una nueva vida. Incluso las cosas molestas te preparan para estar conectado, en cuerpo y alma, con el futuro bebé.

Cuanto más prestes atención a cómo te sientes, mejor responderás a las necesidades de tu cuerpo. 

4. Saciar la ansiedad buscando y aceptando apoyo social

Como con cualquier cambio de vida, tener tu «gente» cerca es la mejor manera de sobrevivir y prosperar. Los humanos somos animales sociales, y hasta hace poco la mayoría de las culturas cuidaban de las mujeres embarazadas, asegurándose de que estuvieran rodeadas de hermanas, tías, mamás y amigas. El hecho de que ahora vivamos más individualmente no significa que hayamos superado esa necesidad.

Las mujeres no solo necesitan apoyo logístico, como ayudar a organizar el hogar para alojar al bebé, sino que también necesitan apoyo emocional.

Practica aceptar ayuda. Aunque seas muy independiente, debes saber que todo el mundo necesita ayuda durante el embarazo. No debe haber absolutamente ninguna vergüenza en aceptarlo. A partir de ahora, pídeles a las personas favores específicos, como que te ayuden a armar la cuna. Agradéceles y abstente de disculparte continuamente con ellos. Necesitarás aún más ayuda después de dar a luz, así que ahora es el momento de practicar aceptarlo con gratitud.

Busca apoyo emocional. Sé clara sobre lo que necesitas de tu cónyuge, padres, amigos y compañeros de trabajo. No puedes esperar que los demás sepan si prefieres consejos prácticos o simplemente tranquilidad. ¿Estás cansada de escuchar las experiencias de parto de otras personas o desea obtener más información? Dilo.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba