facebook_image
Condiciones AutoinmunesLupus

Descifrando el lupus

¿Qué es el lupus?

El lupus es una enfermedad crónica autoinmune que puede dañar cualquier parte del cuerpo (la piel, las articulaciones y/o los órganos internos del cuerpo).  Que sea una enfermedad crónica significa que los signos y las señales suelen durar más de seis semanas y frecuentemente por muchos años.

Con el lupus, algo va mal con el sistema inmunológico, que es la parte del cuerpo que lucha contra virus, bacterias y gérmenes (invasores externos, como la gripe). Normalmente, el sistema inmunológico produce proteínas denominadas anticuerpos que protegen al cuerpo contra estos invasores externos.

¿Cuál es la causa?

Se desconocen las causas precisas del lupus; sin embargo, los expertos se inclinan a pensar que esta enfermedad autoinmune es el resultado de una combinación de factores genéticos, hormonales y ambientales.

¿Cuáles son los factores de riesgo del lupus?

Según las estadísticas, tienen un mayor riesgo de desarrollar lupus:

  • Las mujeres. Como ya se ha dicho, en 9 de cada 10 casos de LES el paciente es una mujer
  • Personas entre 15 y 45 años de edad. El lupus, sin embargo, puede afectar a personas de todas las edades
  • Individuos pertenecientes a las etnias afroamericana, latino-hispana, nativa americana, asiático-americana y nativa hawaiana, y a la etnia típica de las islas del Pacífico
  • Individuos con un historial familiar de lupus. Los expertos creen que una persona perteneciente a una familia con lupus tiene entre un 5 y un 13% más de probabilidades de desarrollar LES que una persona sin los antecedentes familiares mencionados.

¿Qué síntomas presentan las personas con lupus?

No hay dos casos de lupus exactamente iguales. Los signos y síntomas pueden ser repentinos o desarrollarse lentamente, pueden ser leves o intensos, y temporales o permanentes. La mayoría de las personas con lupus tiene una enfermedad leve que se caracteriza por tener episodios (denominados «brotes») en los que los signos y síntomas empeoran durante un tiempo, después mejoran o incluso desaparecen por completo durante una época.

Los signos y síntomas de lupus que tengas dependerán de los sistemas del cuerpo que se ven afectados por la enfermedad. Los signos y síntomas más comunes incluyen:

  • Fatiga
  • Fiebre
  • Dolor articular, rigidez e hinchazón
  • Una erupción en forma de mariposa en el rostro que puede abarcar las mejillas y el puente de la nariz o erupción en el resto del cuerpo
  • Lesiones que aparecen en la piel o que empeoran con la exposición al sol
  • Dedos de los pies y de las manos que se vuelven blancos o azules cuando se exponen al frío o durante situaciones de estrés
  • Falta de aire
  • Dolor en el pecho
  • Ojos secos
  • Dolor de cabeza, desorientación y pérdida de memoria

¿Cuáles son las causas de su aparición?

Como enfermedad autoinmunitaria, el lupus aparece cuando el sistema inmunitario ataca el tejido sano del cuerpo. Es probable que el lupus derive de una combinación de la genética y del entorno.

Aparentemente, las personas que tienen una predisposición hereditaria para contraer lupus podrían desarrollar esa enfermedad al entrar en contacto con algo en el entorno que pueda desencadenar el lupus. Sin embargo, en la mayoría de los casos, se desconoce la causa del lupus. Algunos posibles desencadenantes son los siguientes:

  • Luz solar. La exposición al sol podría ocasionar lesiones de lupus en la piel o desencadenar una respuesta interna en las personas propensas.
  • Infecciones. La existencia de una infección puede iniciar el lupus o provocar una recaída en algunas personas.
  • Medicamentos. El lupus puede desencadenarse por determinados tipos de medicamentos para la presión arterial, medicamentos para las convulsiones y antibióticos. Las personas que tienen lupus inducido por medicamentos generalmente mejoran cuando los suspenden. En casos poco frecuentes, los síntomas persisten incluso después de suspender los medicamentos.

¿Cómo se diagnostica el lupus?

No existe una prueba específica para el lupus, ya que a menudo se confunde con otras enfermedades. Pueden pasar meses o años hasta que un médico lo diagnostique. Su médico puede usar muchas herramientas para hacer un diagnóstico, como:

  • Historia clínica
  • Examen completo
  • Análisis de sangre
  • Biopsia de piel
  • Biopsia de riñón

¿Cuáles son las posibles complicaciones?

La inflamación causada por el lupus puede afectar diversas partes del cuerpo, como las siguientes:

  • Los riñones. El lupus puede causar daño renal grave, y la insuficiencia renal es una de las principales causas de muerte en personas que padecen lupus.
  • El cerebro y el sistema nervioso central. Si el lupus afecta el cerebro, puedes tener dolores de cabeza, mareos, cambios en el comportamiento, problemas de la vista, e incluso accidentes cerebrovasculares o convulsiones. Muchas personas que padecen lupus experimentan problemas de memoria y pueden tener dificultad para expresar sus pensamientos.
  • La sangre y los vasos sanguíneos. El lupus puede provocar problemas en la sangre, incluida una cantidad reducida de glóbulos rojos sanos (anemia), y un mayor riesgo de sangrado o coagulación de la sangre. También puede causar inflamación de los vasos sanguíneos.
  • Pulmones. Tener lupus aumenta las probabilidades de que desarrolles una inflamación en el recubrimiento de la cavidad torácica, la cual puede dificultar la respiración. También es posible que tengas sangrado en los pulmones y neumonía.
  • Corazón. El lupus puede causar la inflamación del músculo cardíaco, las arterias o la membrana del corazón. También aumenta mucho el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular y de tener ataques cardíacos.

Otros tipos de complicaciones

Tener lupus también aumenta el riesgo de padecer lo siguiente:

  • Infección. Las personas que padecen lupus son más propensas a las infecciones porque tanto la enfermedad como sus tratamientos pueden debilitar el sistema inmunitario.
  • Cáncer. Al parecer, tener lupus aumenta el riesgo de padecer cáncer. Sin embargo, el riesgo es mínimo.
  • Muerte del tejido óseo. Esto se produce cuando el suministro de sangre a un hueso decae, lo que, en general, provoca fracturas diminutas en el hueso y, tarde o temprano, su colapso.
  • Complicaciones en el embarazo. Las mujeres que padecen lupus tienen un mayor riesgo de sufrir un aborto espontáneo. El lupus aumenta el riesgo de tener presión arterial alta durante el embarazo y un parto prematuro. Para reducir el riesgo de estas complicaciones, por lo general, los médicos recomiendan retrasar el embarazo hasta que la enfermedad esté controlada durante, al menos, seis meses.

¿Cuáles son los tratamientos para el lupus?

No existe una cura para el lupus, pero medicamentos y cambios en el estilo de vida pueden ayudar a controlarlo.

Las personas con lupus a menudo tienen que ver varios médicos. En principio, usted tendrá un médico de atención primaria y un reumatólogo (un médico que se especializa en las enfermedades de las articulaciones y los músculos). Dependiendo de cómo el lupus afecte a su cuerpo, quizás deba ir a otros especialistas. Por ejemplo, si el lupus causa problemas al corazón o vasos sanguíneos, usted podría ver un cardiólogo.

Su médico de atención primaria debe coordinar la atención entre los diferentes proveedores de salud y tratar otros problemas a medida que aparezcan. Su médico va a desarrollar un plan de tratamiento para satisfacer sus necesidades. Usted y su médico deben revisar el plan para asegurarse que está funcionando. Debe informar de inmediato si aparecen nuevos síntomas para cambiar el tratamiento si es necesario.

Los objetivos del plan de tratamiento son:

  • Evitar los brotes
  • Tratar los síntomas cuando se produzcan
  • Reducir el daño a los órganos y otros problemas

Los tratamientos pueden incluir medicamentos para:

  • Reducir la inflamación y el dolor
  • Evitar o reducir los brotes
  • Ayudar al sistema inmunitario
  • Reducir o prevenir el daño a las articulaciones
  • Equilibrar las hormonas

Fuentes: Mayo Clinic, Medlineplus, Lupus Foundation of America

Te invitamos a conocer la Red de Apoyo Lupus Puerto Rico. Para más información sobre el grupo de apoyo puedes escribir a [email protected], visitar su página web: www.lupuspr.org o búscalo en sus redes sociales:
Facebook: Red de Apoyo Lupus Puerto Rico
Twitter: @LupusPR
Instagram: lupuspuertorico, #LupusPR

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba