facebook_image
Bienestar GeneralJuntos Somos Más

Recomendaciones para mantener el agua y alimentos seguros luego del huracán

Para evitar el riesgo de infecciones alimentarias, más o menos graves, es necesario respetar unas sencillas normas de higiene. Los consejos pueden ser una ayuda válida para reducir o incluso eliminar el riesgo de contraer enfermedades posterior a un desastre natural.

Después de un desastre:

Alimentos: Bote los alimentos que puedan haber estado en contacto con el agua de inundación o de tormenta, los alimentos perecederos que no hayan sido refrigerados adecuadamente debido a cortes de electricidad y los que tengan un olor, un color o una textura que no sea habitual. Los alimentos no seguros pueden enfermarlo aunque se vean, huelan y sepan normales. Si tiene dudas, bótelos.

Agua: No use agua que usted sospeche o le hayan dicho que está contaminada para lavar platos, cepillarse los dientes, lavar o preparar comida, lavarse las manos, hacer hielo ni preparar fórmulas para bebés. El agua que es segura para beber, cocinar y la higiene personal es la que está embotellada, hervida o tratada. Su departamento de salud estatal, local o tribal puede hacer recomendaciones específicas para hervir o tratar el agua en su zona.

Identifique y bote los alimentos que pueden ser no seguros de consumir

Haga lo siguiente con los alimentos o los recipientes que pudieran haber estado en contacto con el agua de la inundación o tormenta.

Bote los siguientes alimentos:

  • Los alimentos que tengan olor, color o textura que no sea habitual. Si tiene dudas, bótelos.
  • Los alimentos perecederos (incluidos la carne, las aves, el pescado, los huevos y las sobras) que estén en el refrigerador si el suministro eléctrico fue interrumpido por 4 horas o más.
  • Los alimentos que no estén en paquetes o latas.
  • Los alimentos enlatados o envases que estén hinchados, abiertos o dañados. Bote el alimento si el envase chorrea líquido o espuma al abrirlo o el alimento en el interior está descolorado, enmohecido o huele mal.
  • Alimentos envasados: Bote los recipientes de alimentos con tapas de rosca, tapas a presión, tapas endentadas, tapas de media rosca, tapas abatibles y otros tipos de tapas que se abren manualmente y las conservas caseras, porque no se pueden desinfectar. Bote los alimentos que estén en envases de cartón, incluidos el jugo, la leche y la fórmula para bebés.

Almacene los alimentos en forma segura

  • Mientras no haya electricidad, mantenga las puertas del refrigerador y del congelador cerradas tanto como sea posible.

Alimentación de los bebés y de los niños pequeños cuando el agua del grifo no es segura

  • Si los bebés están siendo amamantados deben seguir siendo amamantados.* Para los bebés que toman fórmulas, se les debe dar las fórmulas que vienen preparadas, si es posible. Si no es posible utilizar fórmulas ya preparadas, lo mejor es usar agua embotellada para preparar las fórmulas en polvo o concentradas, cuando el agua del grifo no sea segura. Si no hay agua embotellada disponible, consulte con las autoridades locales para conocer el estado del agua potable y saber si al hervirla sería segura para beber. Use agua tratada (lea las instrucciones para el tratamiento del agua más abajo) para preparar las fórmulas solamente si no tiene agua embotellada o hervida.
  • Si el agua está contaminada con una sustancia química, hervirla no eliminará esa sustancia ni hará que el agua sea segura para el consumo.
  • Si prepara las fórmulas con agua hervida, deje que la fórmula se enfríe lo suficiente antes de dársela al bebé. Ponga un par de gotas de fórmula en el dorso de su mano para ver si está demasiado caliente.
  • Limpie los biberones con agua embotellada, hervida o tratada antes de usarlos cada vez. Bote las tetinas de los biberones o los chupetes que hayan estado en contacto con las aguas de inundación: no se pueden desinfectar.
  • Lávese las manos antes de preparar la fórmula y antes de alimentar al bebé. Puede usar desinfectante de manos a base de alcohol si el agua no es suficiente o segura.

Limpie y desinfecte las superficies de contacto con los alimentos en sitios que se inundaron

Bote las tablas de cortar de madera, las tetinas de los biberones y los chupetes si han entrado en contacto con las aguas de inundación, porque no se pueden desinfectar de forma adecuada. Limpie y desinfecte en un proceso de cuatro pasos las superficies de contacto con los alimentos:

  • Lávelas con agua caliente limpia y jabón.
  • Enjuáguelas con agua limpia.
  • Desinféctelas al sumergirlas durante un minuto en una solución de 1 taza (8 oz o 240 ml) de blanqueador de cloro (al 5.25 %, sin aroma) en 5 galones de agua limpia.
  • Deje que se sequen al aire.

Fuente: CDC

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba