Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
Renal crónica

Cólicos renales: ¿podemos prevenirlos?

Los cálculos renales, es decir, la presencia de formaciones sólidas en las vías urinarias, causan cólicos, generalmente muy dolorosos, que desgraciadamente pueden repetirse en quienes ya los han padecido, al menos si no se han eliminado las causas. Por esta razón, muchas personas que no quieren experimentar por primera vez lo que significa sufrirlo están interesadas en saber cómo evitar su formación.

Conozcamos juntos cuáles son las buenas reglas generales para prevenir los cálculos renales, que también son útiles para aquellos que ya han sufrido este doloroso trastorno.

Posibles causas

En muchos casos, quienes han sufrido este trastorno no conocen las razones del mismo y no saben cómo tratarlo. Veamos, entonces, las principales causas de los cálculos renales que, según los expertos, pueden ser hereditarios, pero en la mayoría de los casos dependen de los hábitos alimenticios:

  • Exceso de carne
  • Refrescos endulzados con ácido fosfórico
  • Exceso de sal en los alimentos
  • Demasiado o poco calcio
  • Ingestión de líquidos en mal estado
  • Exceso de azúcar

¿Qué hacer?

En particular, una dieta hiperproteica y un bajo consumo de frutas y verduras promueven el cálculo. La mejor precaución, sin embargo, no es tanto la comida como el agua: para evitar los cálculos renales, hay que beber mucha agua. Además, es bueno especificar que hay diferentes tipos de cálculos renales, más o menos comunes, dependiendo del componente que se deposite en la orina.

Para comprender el tipo de cálculos que estamos tratando, basta con analizar los niveles de ácido úrico, calcio y fósforo en la orina.

Aunque no hay una dieta universal para prevenir los cálculos renales, puedes tener en cuenta algunas buenas reglas dietéticas. Veamos:

Sales minerales para los cálculos renales

Una dieta adecuada debe ser la principal medida para prevenir los cálculos renales, ya que la composición de la orina está directamente relacionada con la dieta. Como siempre, cada caso es distinto y debe tener en cuenta las instrucciones de su médico. Sin embargo, podemos decir que para prevenir los cálculos renales se debe limitar, en primer lugar, el consumo de alimentos ricos en oxalato:

  • espinacas
  • ruibarbo
  • remolacha roja
  • tomates verdes
  • perejil
  • té verde
  • semillas de sésamo
  • polvo de cacao
  • chocolate

De inmediato salta a la vista que se trata en su mayoría de vegetales, muy apreciados también por sus propiedades beneficiosas: por esta razón deben incluirse en una dieta equilibrada y solo deben eliminarse en pacientes con hiperoxaluria, una condición clínica en la que hay un exceso de oxalato de calcio en la orina.

Sodio y calcio

Aún más importante para prevenir la formación de cálculos renales es limitar la ingesta de sodio y, por lo tanto, de alimentos salados, mientras que, contrariamente a lo que se piensa, encontramos que un consumo moderado de alimentos que contengan calcio, como los productos lácteos, no solo no es perjudicial, sino que puede ayudar, ya que ayuda a limitar la absorción de oxalato.

Consejos generales

Además de limitar la sal, como hemos visto, estas son las recomendaciones:

  • Frutas y verduras todos los días porque son fuentes de agua, magnesio y potasio (pobre en sal).
  • Beber al menos 2 litros de agua al día (té moderado y bebidas azucaradas) ya que el agua reduce la concentración urinaria de calcio, oxalato y ácido úrico.
  • Las proteínas animales aumentan la concentración urinaria de las sustancias favorecedoras de los cálculos, por lo que deben ser limitadas.
  • El calcio intestinal reduce la absorción de oxalato y por lo tanto el riesgo de cálculos biliares
  • Revisar el azúcar en la sangre, la presión sanguínea, el colesterol
  • También el zumo de limón, sin exagerar, puede ser útil, ya que «es el fruto cítrico más rico en citrato, sustancia que impide la precipitación del calcio en la orina (en la base de la formación del oxalato)». La única precaución es beberlo diluido en agua, para no dañar el esmalte de los dientes.

Por último, de nuevo para prevenir los cálculos renales, recordamos la importancia de la actividad física, ya que aumenta el flujo de sangre al riñón y disminuye tanto la inflamación como la posibilidad de que se formen cálculos.

Mostrar más

Redacción BeHealth

Grupo multimedios especializado en promover la preservación de la salud física, mental y emocional.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba