Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
Hipertensión

Los 10 mandamientos del paciente con hipertensión arterial

Cuando la presión arterial no es controlada, puede ocasionar enfermedades del corazón, insuficiencia cardíaca, ataque cerebral y otros problemas serios de salud.

En ese sentido, para los pacientes diagnosticados con hipertensión arterial es muy importante seguir ciertas pautas de manera rigurosa y realizar los cambios necesarios en su estilo de vida que le garantizarán mantener bajo control la enfermedad.

Sugerimos: Hipertensión: cómo reconocerla y prevenirla

1. Controla tu peso corporal

La frecuencia de aparición de hipertensión arterial en las personas obesas es entre dos y tres veces mayor que en las que se encuentren dentro de su peso ideal. Por eso bajar algunas libras es uno de los cambios en el estilo de vida más eficaces para controlar la tensión. Además, está demostrado científicamente que mientras más grasa se acumule alrededor de la cintura, mayor será el riesgo de padecer presión arterial alta.

2. Realiza actividad física regularmente

Para controlar la tensión basta con hacer actividad física de forma regular. Salir a caminar, trotar, andar en bicicleta, nadar o bailar entre 30 o 60 minutos al día puede reducir la presión arterial entre 4 y 9 mm Hg. Para las personas que sufren hipertensión, estos ejercicios aeróbicos conseguirán reducir los indicadores hasta un nivel seguro.

3. Lleva una dieta saludable

Una dieta basada en cereales integrales, frutas, verduras y productos lácteos sin grasa, contribuye a disminuir la presión arterial hasta 14 mm Hg, además de reducir los niveles de colesterol en sangre. Este plan de alimentación se conoce como dieta de enfoque alimentario para detener la hipertensión (Dietary Approaches to Stop Hypertension, DASH).

4. Reduce la sal en tus comidas

Reducir el consumo de sal, incluso en pequeñas cantidades, puede mejorar tu salud cardíaca y disminuir la presión arterial aproximadamente entre 5  y 6 mm Hg. Se aconseja no usar más de 2.300 miligramos por día, lo equivalente a una cucharada. Sin embargo, lo ideal para las personas mayores de 51 años y las que padecen de hipertensión cardiovascular, es restringir el consumo a 1.500 miligramos por día o menos.

5. Limita la cantidad de alcohol que bebes

En pequeñas cantidades, el alcohol puede reducir tu presión arterial en aproximadamente 4 mm Hg; sin embargo, ese efecto protector se pierde cuando se sobrepasan las dos bebidas alcohólicas diarias, en el caso de mujeres y hombres menores de 65 años, y en una en el caso de los ancianos.

Si normalmente no consumes alcohol, no debes comenzar a hacerlo como un medio para reducir la presión arterial, pues los posibles daños de esta sustancia superan los beneficios.

6. Deja de fumar

El cigarrillo puede aumentar la presión arterial en 10 mm Hg, incluso hasta una hora después de fumar. Eliminar su uso permanentemente disminuirá el riesgo de una enfermedad cardíaca y mejorará tu salud en general. Las personas que no fuman, pero que están expuestas al humo producido por otros, tendrán igualmente posibilidades de sufrir hipertensión y enfermedades cardíacas.

7. Reduce el consumo de cafeína

La cafeína puede provocar un aumento corto pero drástico de la presión arterial. Se desconocen exactamente las causas de este pico de tensión, pero algunos investigadores creen que podría deberse al bloqueo de una hormona que mantiene las arterias abiertas y otros optan por que las glándulas suprarrenales liberan más adrenalina. De cualquier modo, beber una taza de café o té podría incrementar la presión arterial entre 5 y 10  mm Hg en apenas 30 minutos.

8. Huye del estrés y la ansiedad

El estrés crónico puede contribuir a una presión arterial alta. Tómate un tiempo para pensar qué es lo que te hace sentir estresado, como el trabajo, problemas familiares, económicos o alguna enfermedad. Si no puedes eliminar todos tus factores estresantes, al menos afróntalos de forma más saludable. Una de las alternativas es practicar la relajación, tomar períodos de descanso para hacer ejercicios de respiración profunda, meditar o practicar yoga.

9. Chequéate la presión arterial

El monitoreo de la presión arterial en el hogar te ayudará a conocer si tus cambios en el estilo de vida están funcionando como deberían. Es importante que asistas a consultas regularles con el médico, y converses sobre cualquier síntoma. Él podría indicarte cambios en el tratamiento o recomendarte la mejor forma de controlar tu presión arterial.

10. Pide apoyo a tus familiares y amigos

Es fundamental buscar el apoyo de las personas que te rodean. Cambiar el estilo de vida en pos de una mejor salud no es tan duro cuando se tiene la compañía de familiares y amigos, quienes además de brindar un empujón moral, pueden jugar un papel decisivo a la hora de controlar la hipertensión cardiovascular.

Mostrar más

Redacción BeHealth

Grupo multimedios especializado en promover la preservación de la salud física, mental y emocional.

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

Botón volver arriba