facebook_image
*Apoyado por Salud MentalSalud Mental

¿Qué es la esquizofrenia y por qué afecta?

La esquizofrenia es una enfermedad crónica e incapacitante que afecta al cerebro. El individuo que sufre de esquizofrenia puede oír voces que los demás no oyen, está convencido de que los demás son capaces de leer sus pensamientos o incluso de tramar para hacerle daño; esto puede asustar gravemente al sujeto y puede hacerlo particularmente agitado.

El individuo esquizofrénico puede hacer discursos sin sentido, puede sentarse durante horas sin moverse o hablar y más. Por lo general, muchas personas con esquizofrenia tienen dificultades para encontrar trabajo y cuidarse a sí mismas, tanto que tienen que depender de otros.

Incidencia

La esquizofrenia es una de las condiciones psiquiátricas más comunes. Es una enfermedad furtiva porque la mayoría de las personas con esquizofrenia no muestran síntomas hasta el final de la adolescencia o la juventud.

La Organización Mundial de la Salud estima que hay alrededor de 24 millones de personas en todo el mundo que sufren de esta enfermedad. Se trata de una enfermedad que afecta a hombres y mujeres de todas las profesiones y condiciones sociales sin distinción, aunque se ha demostrado que los hombres presentan un mayor riesgo.

Puede ser muy difícil diagnosticar la enfermedad en los adolescentes, esto debido a que los primeros síntomas pueden incluir un cambio en las amistades, problemas para dormir, irritabilidad, un comportamiento típico incluso de los adolescentes sanos.

Una combinación de factores puede sugerir la existencia de esquizofrenia en aproximadamente el 80% de los jóvenes que corren un alto riesgo de desarrollarla. Estos factores incluyen el aislamiento social, el aumento de pensamientos extraños, inusuales y sospechosos y una historia familiar de psicosis detrás de ellos.

Causas

Actualmente, existen varias hipótesis sobre el desarrollo de la enfermedad. De hecho, se habla de la llamada etiopatogenia multifactorial, en la que varios factores contribuyen a crear un terreno favorable para el desarrollo de la esquizofrenia. Estos factores incluyen la herencia, los acontecimientos que ocurren durante el período de gestación, el estrés ambiental (por ejemplo, la exposición a agentes tóxicos o contaminantes), el estrés psicológico y otros.

Según algunos investigadores, hay una alteración en los procesos de desarrollo neurológico que se completan durante el período de la adolescencia.

También se ha observado que las partes difíciles aumentan dos o tres veces el riesgo de desarrollar la enfermedad. Se cree que esto puede deberse al hecho de que el cerebro sufre daños durante su desarrollo. Por ejemplo, la hipoxia perinatal parece ser un factor importante.

Otro factor que puede aumentar el riesgo de desarrollar la enfermedad parece ser el de los agentes infecciosos. Si, por ejemplo, el virus de la gripe se contrae durante el primer trimestre de la gestación, el riesgo de esquizofrenia aumenta unas siete veces. Aunque los estudios parecen ser más unánimes al decir que puede ser la respuesta de los anticuerpos, más que la infección, lo que causa el daño cerebral.

Entre las posibles causas, no se puede descartar la composición genética. Algunos estudios han demostrado que la probabilidad de desarrollar la enfermedad es diez veces mayor entre los parientes que entre la población general. A pesar de todo, la esquizofrenia no sigue la clásica regla mendeliana del gen único.

De hecho, parece que hay varios genes implicados, cada uno de los cuales ejerce un pequeño efecto que actúa junto con los factores epigenéticos y ambientales. Al menos siete parecen ser los genes implicados en la esquizofrenia.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba