facebook_image
*Apoyado por ¿Y Si Tengo Hepatitis C?Condiciones Autoinmunes

Complicaciones de la hepatitis B y C: todo lo que debes saber

Existen varios tipos de hepatitis y, con ellos, múltiples complicaciones que podrían convertirse en un verdadero dolor de cabeza parra quienes la padecen. Debes saber que dentro de las más conocidas está la inflamación del hígado y de otros importantes órganos del cuerpo humano. ¿Lo sabías? Te invitamos a conocer más al respecto.

Ten en cuenta que las complicaciones y característicos síntomas de la hepatitis no se presentan en todas los pacientes. Sin embargo, la ictericia suele ser uno de los más recurrentes, que es cuando hay una coloración amarilla en la piel, las membranas mucosas o los ojos.

Hepatitis C

Otros pacientes, por ejemplo, pueden desarrollar malestar general, anorexia, fatiga y malestar abdominal superior inespecífico. Además, en casos más graves, podría desencadenarse cirrosis y con ella varios de sus característicos síntomas: esplenomegalia, nevos aracniformes, eritema palmar, hipertensión portal, ascitis y encefalopatía. Otros comunes síntomas:

  • Agrandamiento del bazo
  • Capilares en forma de araña visibles en la piel (llamados angiomas aracnifoides)
  • Enrojecimiento de las palmas de las manos
  • Acumulación de líquido dentro del abdomen ( ascitis)
  • Tendencia a sangrar (coagulopatía)
  • Ictericia (erupción y coloración amarillenta de la piel y de la esclerótica de los ojos)
  • Deterioro de la funcionalidad cerebral debido a una disfunción hepática ( encefalopatía hepática)

Hepatitis B

Los pacientes con este tipo de hepatitis suelen experimentar líquen plano, vasculitis mucocutánea, glomerulonefritis, porfiria cutánea tardía, crioglobulinemia mixta y, en ocasiones, linfoma de células B no Hodgkin. Dentro de estos raros indicios también podrían presentarse fatiga, mialgias, artralgias, neuropatía, entre otros.

Otros indicios

Desafortunadamente, la hepatitis C también puede causar que la enfermedad sea crónica si se posterga por mucho tiempo, al punto que se convierte en silenciosa y desata un sinfín de efectos adversos como la temida y gravísima enfermedad hepática. Algunos de ellos podrían ser:

  • Aparición de hemorragias con facilidad
  • Propensión a hematomas
  • Fatiga
  • Falta de apetito
  • Coloración amarillenta de la piel y los ojos (ictericia)
  • Orina de color oscuro
  • Picazón en la piel
  • Acumulación de líquido en el abdomen (ascitis)
  • Hinchazón en las piernas
  • Pérdida de peso
  • Confusión, somnolencia y dificultad en el habla (encefalopatía hepática)
  • Vasos sanguíneos en forma de araña en la piel (araña vascular)

Aunque puedes presentar los citados síntomas que expone el portal MayoClinic, hay buenas noticias: no siempre la hepatitis C se convierte en crónica y buena parte de los pacientes eliminan el virus cuando superan la fase aguda.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba