Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
Gastritis atrófica

Gastritis crónica: Qué comer

La gastritis crónica es un trastorno que afecta al estómago y al proceso digestivo. La nutrición puede prevenir la aparición de los síntomas y, en algunos casos, resolverlos. Por lo tanto, es muy importante saber qué comer y qué evitar.

Gastritis crónica: síntomas y causas

La gastritis es una inflamación de la mucosa gástrica. La función de la mucosa gástrica es proteger las paredes del estómago del ambiente ácido y agresivo creado durante la digestión.
Las causas de la gastritis pueden ser varias:

  • Dieta desequilibrada con la presencia de alimentos procesados de difícil digestión o incluso en cantidades excesivas
  • Uso y abuso del alcohol y el tabaco y sustancias irritantes como el café, bebidas excitantes y azucaradas, o demasiado calientes
  • Infección con la Helicobacter pylori
  • Estrés

La gastritis puede volverse crónica si persiste por mucho tiempo, especialmente si tienes la Helicobacter pylori. En este caso, la dieta debe ser particularmente cuidada, para calmar los síntomas y tratar de resolver las causas.

Gastritis crónica qué comer

Es muy importante seguir una dieta adaptada a las necesidades de un estómago afectado por una gastritis crónica, pero sin tomar medidas restrictivas drásticas. Cuando la gastritis crónica tiene su manifestación aguda, se puede y debe respetar una dieta lo más ligera posible: desayuno, almuerzo y cena con crema de arroz integral y verduras al vapor o fruta dulce y con almidón.

Después del peor momento, puede reintegrar gradualmente su dieta comiendo los siguientes alimentos:

  • Frutas y verduras de temporada, crudas o al vapor. Inicialmente, deben excluirse las frutas agrias, los cítricos y las hortalizas que pueden dar lugar a la formación de gases, como la col, la coliflor y el brócoli. Con el tiempo, estas verduras también pueden ser consumidas, incorporándolas gradualmente a las comidas
  • Leche vegetal y yogur, tofu natural
  • Cereales enteros como arroz, cebada, espelta, mijo, quinoa. Los granos enteros son ricos en fibra, muy útiles para el tránsito intestinal, pero pueden ser irritantes para la mucosa gástrica durante la gastritis aguda: por lo tanto deben ser suplementados, en grano, poco a poco y gradualmente, mientras que pasados en forma de crema siempre se pueden comer
  • Carne blanca y pescado, en pequeños cortes, con poca o ninguna grasa
  • Se permiten los condimentos en una medida limitada y en su mayoría fríos: poco aceite para sazonar las verduras cocidas, la stevia o la miel o el agave para endulzar, evitar la manteca de cerdo, la mantequilla y otros condimentos llevados a altas temperaturas; permitir las especias excepto el chile, la pimienta, el curry, la masala y las mezclas picantes o demasiado ácidas.

Consejos complementarios sobre qué comer

Porque la gastritis crónica tiene una gran influencia en el estilo de vida. El estrés, el tabaco, el alcohol, la dieta, la cantidad de ejercicio y la vida al aire libre, la calidad de la respiración y la forma de comer, así como lo que se come, pueden contribuir a resolver los síntomas de la gastritis.

Del mismo modo, la gastritis se asocia a la dificultad de digerir las experiencias: así como el estómago está sensibilizado a la acidez de lo que se introduce y a la agresividad con la que se aborda la experiencia, también lo está nuestra actitud ante la vida.

Según la medicina analógica, lo que la gastritis no nos permite hacer es ya una indicación importante de cómo y qué hay que ajustar en nuestra actitud, tanto ante la comida como ante las experiencias que nos nutren.

Aprender a respirar profundamente, comer lentamente y acoger la experiencia, no atacar lo que sucede para metabolizarlo inmediatamente, todo esto es motivo de reflexión para los que sufren de gastritis crónica.

Mostrar más

Redacción BeHealth

Grupo multimedios especializado en promover la preservación de la salud física, mental y emocional.
Botón volver arriba