facebook_image
BeWomenSemana 21Semanas de embarazo

Medicamentos, ¿prohibidos en el embarazo?

Es esencial que las mujeres embarazadas consulten siempre a su médico o matrona antes de tomar cualquier medicamento.

Muchos fármacos tienen efectos secundarios potencialmente perjudiciales durante el embarazo, pero sus beneficios superan sus riesgos, por lo que se recomiendan incluso durante el embarazo; otros son seguros, y se sabe poco sobre sus efectos en el embarazo y/o el feto.

Hay algunos medicamentos que realmente implican riesgos para el feto, pero también hay medicamentos que, cuando se utilizan en las dosis y tiempos correctos, no implican riesgos y otros que implican riesgos menores que los que provoca no ser tratados.

Medicamentos en el embarazo, ¿qué sabemos hasta ahora?

Hoy sabemos que la mayoría de los fármacos son capaces de atravesar la placenta y llegar al feto o al embrión, pero afortunadamente solo un pequeño porcentaje de ellos pueden provocar malformaciones o alterar el normal desarrollo del feto y, por lo general, se trata de medicamentos utilizados para enfermedades crónicas o terapias a largo plazo.

Más del 50% de las mujeres embarazadas toman medicamentos u otras drogas en algún momento del embarazo. Estos pueden ser medicamentos con o sin receta médica, drogas de tipo social, como el tabaco y el alcohol, o drogas ilegales. El uso de medicamentos o drogas en el embarazo va en aumento. Sin embargo no se deben tomar medicamentos durante el embarazo a no ser que sean necesarios porque muchos pueden causar lesiones al feto. Menos del 2 al 3% de todos los defectos congénitos son debidos al uso de medicamentos para tratar un trastorno o un síntoma.

A veces los medicamentos son esenciales para la salud de la mujer embarazada y para el feto. En estos casos, la mujer debe hablar con su médico u otro profesional de la salud sobre los riesgos y beneficios de tomar el medicamento. Antes de tomar algún medicamento (incluidos los que no necesitan receta) o suplemento dietético (incluso las hierbas medicinales), una mujer embarazada debe consultar con su médico. Un profesional de la salud puede recomendarle tomar vitaminas y minerales durante el embarazo.

Los medicamentos que toma una mujer embarazada llegan al feto principalmente atravesando la placenta, el mismo recorrido que siguen el oxígeno y los nutrientes necesarios para el crecimiento y desarrollo del feto. No obstante, los medicamentos que no atraviesan la placenta pueden dañar al feto cuando afectan el útero o la placenta.

Los medicamentos que se administran durante el embarazo pueden afectar el feto de varias formas:

  • Pueden actuar directamente sobre el feto, causándole lesiones, un desarrollo anormal (que lleva a defectos congénitos) o la muerte.
  • Pueden alterar la función de la placenta, generalmente haciendo que los vasos sanguíneos se estrechen (constricción), lo que reduce el suministro de oxígeno y nutrientes de la madre hacia el feto, lo que a veces da como resultado un recién nacido de bajo peso y con muy poco desarrollo.
  • Pueden hacer que los músculos del útero se contraigan enérgicamente, lo cual puede lesionar de forma indirecta al feto al reducir el suministro de sangre o al provocar un parto prematuro.
  • También pueden afectar al feto de manera indirecta, por ejemplo, los medicamentos que bajan la presión arterial de la madre pueden reducir el riego sanguíneo de la placenta y, por lo tanto, reducir el suministro de oxígeno y nutrientes al feto.

Necesito tomar un medicamento mientras estoy embarazada. ¿Qué debo hacer?

Si usted está embarazada, hable con un profesional de la salud acerca de cualquier medicamento que haya tomado o que esté pensando tomar. Debe hablar acerca de todos los medicamentos recetados, los que se venden sin receta, los suplementos alimenticios, herbarios y vitaminas.

Aunque ningún medicamento está completamente libre de riesgos, un profesional de la salud —como un médico o un farmacéutico— puede ayudarla a elegir la opción más segura y un plan de tratamiento que funcione para usted. No debe comenzar ningún medicamento nuevo ni dejar de tomar los que esté tomando sin consultar a un profesional de la salud.

Asegúrese de hablar sobre lo siguiente con sus proveedores de atención médica:

  1. Todos los medicamentos que toma, incluidos los recetados, los que se venden sin receta, los suplementos alimenticios, herbarios y vitaminas.
  2. Las mejores maneras de mantener bajo control cualquier afección que tenga.
  3. Sus metas y preferencias personales para su propia salud y la de su bebé.
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba