facebook_image
Bienestar General

Pacientes con gangrena requieren cuidado especializado para evitar amputaciones

El doctor Jorge Martínez Trabal, un cirujano vascular certificado por el American Board of Medical Specialties con práctica en el Hospital San Lucas, en Ponce, alertó sobre la importancia de que sea un médico con las competencias necesarias, quien ofrezca cuidado y tratamiento a pacientes con gangrena, con el fin de reducir los riesgos de amputación.  

Martínez Trabal explicó en entrevista con BeHealth, las cuatro condiciones circulatorias que afectan a los pacientes y cuáles de ellas los colocan en riesgo de amputación, siendo una de ellas la gangrena.  

El galeno, graduado de Medicina de la Universidad Autónoma de Guadalajara, explicó que el paciente que padece gangrena requiere una revascularización porque de lo contrario, se arriesga a que más adelante, requiera la amputación de la extremidad (pierna). El médico lamentó que en lugar de referir a estos pacientes al subespecialista adecuado, algunos cirujanos optan por realizar la amputación como primera opción. 

“De nuestras grandes luchas en Puerto Rico, es que pacientes con estas patologías no nos están llegando (a los consultorios u hospitales). Los cirujanos están acostumbrados a que esos pacientes se amputan, y ya. Fue como los entrenaron hace 40 años y todavía piensan que es la forma de hacerlo, porque como allí (en ese hospital) no hay cirujano vascular. Es la forma en la que ellos lo hacen”, lamentó.

La realidad es que en Puerto Rico hay muchos subespecialistas en cirugía vascular que pueden ayudar con estas patologías para evitar amputaciones, destacó. Y enfatizó que ninguna persona a la que le ofrezcan una amputación debe permitirlo, sin ser evaluada antes por un cirujano vascular. 

Y dio como ejemplo que, si una persona llega a un hospital tras sufrir un infarto y no hay un cardiólogo, debe ser trasladada a un centro hospitalario donde haya un cardiólogo intervencional que pueda operarlo. 

Y dijo que eso, todo el mundo lo entiende. Pero en Puerto Rico, no han podido lograr que se entienda que lo mismo pasa cuando una persona tiene cangrena en un dedo. Lo admiten en un hospital donde no tienen servicio vascular, cuando no debiera ser así. 

El médico indicó que en Puerto Rico hay bastantes cirujanos vasculares. En la institución donde labora hay un Programa con cirujanos disponibles 24/7 y aceptan pacientes cualquier día de la semana. 

“Esto es una cuestión de mentalidad. No entiendo cómo es que, si usted no tiene un servicio de cardiología, verdad, usted transfiere al paciente. Si usted no tiene cirujano para sacar una vesícula, usted transfiere al paciente. Pero entonces, usted tiene un problema vascular y llega a sala de emergencias, dejan al paciente. Y, qué van a hacer allí? Van a amputarle la pierna. No entiendo la disparidad en el manejo del paciente. Hay unas patologías que se tratan con el ‘standard of care’ y hay otras que se trata con el standard que le da la gana. Eso no debe ser así”.  

Martínez Trabal, quien es graduado de bachillerato del Recinto Universitario de Mayagüez -de donde es oriundo- y realizó la residencia en Cirugía General en el Centro Médico de Mayagüez,  destacó que no hay ningún profesional de la salud tan preparado para atender aneurismas y otras patologías vasculares como el cirujano vascular.  

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba