facebook_image
BeWomenSemana 40Semanas de embarazo

40 semanas, ¿y nada?

¡Has llegado a la semana 40 de embarazo! Si el bebé aún no ha nacido, no tardará en venir al mundo. El maravilloso viaje al vientre de mamá ha terminado.  

La semana 40 marca oficialmente el final del embarazo. A medida que los nervios y la impaciencia continúan apoderándose de ti y de tu pareja, tu cuerpo continúa preparándose para el parto.

A las 40 semanas de embarazo, o a las 38 semanas después de la concepción, tu bebé podría tener una longitud de la coronilla a los glúteos de unas 14 pulgadas (360 milímetros) y pesar 7 1/2 libras (3400 gramos). Recuerde, sin embargo, que los bebés sanos vienen en diferentes tamaños.

No te alarmes si la fecha de parto llega y se va sin que empiece el trabajo de parto. La fecha de parto es simplemente un cálculo aproximado de cuándo el embarazo llegará a las 40 semanas. No estima cuándo nacerá el bebé. Es normal dar a luz antes o después de la fecha de parto prevista.

Cómo cambia tu cuerpo durante la semana 40 de embarazo

A las 40 semanas de embarazo, tu cuerpo está más que listo para dar a luz.

Tienes que prestar atención a todas las señales que te da y a los movimientos cada vez más limitados de tu bebé.

Pronto, cuando comience el parto, las membranas del saco amniótico se romperán y saldrá el líquido que hasta ahora protegía al bebé o, como dicen, romperás aguas.

Poco después del nacimiento, otras contracciones separarán la placenta de la pared del útero.

Debes tener en cuenta que aunque hay una fecha prevista de parto, solo el 5% de los bebés nacen alrededor de esa fecha. Del 95% restante, el 25% son tempranos y el 75% pueden llegar hasta dos semanas tarde.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba