facebook_image
BeKidsBienestar GeneralJuntos Somos MásSalud Mental

Cómo ayudar a tu hijo a sobrellevar un desastre natural

El impacto de una catástrofe natural suele medirse por un puñado de cifras: el número de muertos y heridos, el número de casas y edificios destruidos, el coste de la limpieza y la reparación. No se suelen tener en cuenta las heridas emocionales infligidas a los supervivientes.

Las catástrofes y la salud mental están relacionadas en gran medida; los efectos de las catástrofes pueden tener un impacto negativo en la población afectada. Junto con las pérdidas sociales y económicas, los individuos y las comunidades experimentan una inestabilidad mental que puede precipitar el Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT), la Ansiedad y la Depresión en la población, y los niños no están fuera de esta lista. Asimismo, los desastres afectan a los niños de manera distinta que a los adultos.

Los niños experimentan los acontecimientos traumáticos de forma diferente. Experimentar una catástrofe puede hacer que los niños se sientan asustados, confusos e inseguros, sobre todo si esta experiencia no es la primera.

Como no siempre pueden hablar de sus preocupaciones, a veces estas se manifiestan en el comportamiento del niño. Algunos pueden reaccionar inmediatamente; otros pueden estar bien durante semanas o meses y luego mostrar un comportamiento preocupante. Conocer los signos más comunes a distintas edades puede ayudar a los padres a reconocer los problemas y responder en consecuencia.

  • Pueden estar más agitados o comportarse mal
  • Pueden ser más pegajosos o llorar con frecuencia
  • Pueden necesitar más atención o tranquilidad de los adultos en los que confían.

Los recuerdos de los sustos se vinculan a los sonidos, las imágenes y los olores que se producen en el momento de la experiencia. Es importante recordar a los niños que están recordando lo que les dio miedo y que no está ocurriendo ahora.

Cómo ayudar a los niños a sobrellevar las emergencias

Tenga la edad que tenga, tu hijo podría sentirse alterado o tener otras emociones fuertes después de una emergencia. Algunos niños reaccionan de inmediato, mientras que otros podrían mostrar signos de dificultades mucho después. 

Es fundamental que los padres y cuidadores sean un buen ejemplo para los niños al manejar su propio estrés mediante decisiones de estilo de vida saludables (como comer alimentos saludables, hacer ejercicio con regularidad, dormir lo suficiente, y evitar las drogas y el alcohol). Cuando usted está preparado, descansado y relajado puede reaccionar mejor ante acontecimientos inesperados, y puede tomar decisiones que le convendrán más a su familia y a sus seres queridos.

Los siguientes consejos pueden ayudar a reducir el estrés antes, durante y después de un desastre o un acontecimiento traumático.

Antes

  • Hable con sus hijos para que ellos sepan que usted está preparado para mantenerlos a salvo.
  • Repasen los planes de seguridad antes de que suceda un desastre o una emergencia. Tener un plan aumentará la confianza de los niños y los ayudará a tener la sensación de estar en control.

Durante

  • Manténgase calmado y tranquilice a los niños.
  • Hábleles a los niños sobre lo que está pasando de una manera que puedan entender. Hágalo de una forma simple y adecuada para la edad de cada niño.

Después

  • Ofrézcales a los niños la oportunidad de hablar sobre lo que les pasó o qué piensan de eso. Anímelos a que digan lo que les preocupa y hagan preguntas.
  • Usted puede ayudar a sus hijos a tener la sensación de estar en control, y a manejar sus sentimientos, alentándolos a tomar medidas directamente relacionadas con el desastre. Por ejemplo, los niños pueden ayudar a otros después del desastre, incluso ofrecerse como voluntarios para ayudar a la comunidad o a miembros de la familia en un ambiente seguro. Los niños NO deben participar en las tareas de limpieza después de un desastre por razones de salud y seguridad.
  • Es difícil predecir cómo algunos niños responderán a los desastres y a los acontecimientos traumáticos. Debido a que los padres, maestros y otros adultos ven a los niños en diferentes situaciones, es importante que colaboren y compartan información sobre cómo el niño está sobrellevando la situación después de un acontecimiento traumático.

Fuentes: CDC y American Red Cross

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba