facebook_image
BeKids

Los 10 errores más comunes en la lactancia materna

La lactancia es la cosa más natural del mundo para una nueva madre. Pero no siempre es fácil al principio. La lactancia es un proceso, y las técnicas y trucos correctos para amamantar tienen que ser aprendidos por la madre y el bebé.

Para ayudarla a usted y a su bebé en el camino correcto, aquí están los diez errores de lactancia más comunes en la lactancia materna

No buscar ayuda cuando la necesitas

La lactancia materna puede ser algo sencillo para algunas mujeres, mientras que para otras es difícil y frustrante. Por eso, si tiene dificultades y se siente estresado por ello, debe pedir ayuda a madres como usted, amigos o parientes o ponerse en contacto con un consejero para que le aconseje. Algunas preguntas recurrentes pueden ser sobre cómo atacar al bebé, aumentar la leche, resolver el problema de los pezones doloridos o cualquier otra duda.

Siéntese libre si la lactancia no es perfecta

Recuerda, la lactancia es una habilidad que debes aprender. No seas demasiado duro contigo mismo si no es fácil al principio. Por cierto, el bebé corre el riesgo de sentirse estresado y de sentir su ansiedad. Lo mejor que puedes hacer es mantener la calma y aprender con el tiempo.

No te convenzas de que no puedes amamantar

La lactancia puede ser tan frustrante que puede tener la tentación de tirar la toalla porque piensa que su cuerpo no está produciendo suficiente leche, o que no es adecuado para la lactancia. Fortalécete pensando que el cuerpo de las mujeres está hecho exactamente para amamantar y criar a un bebé.

Preocuparse por los sentimientos de los demás

No te avergüences si necesitas amamantar en público. Siempre habrá gente que intente imponer su creencia, diciendo que «es inapropiado que una mujer amamante en un lugar público». La lactancia materna, por otro lado, es algo perfectamente natural. Si se siente incómoda, traiga una manta para cubrirse en público y así poder amamantar entre los pliegues.

Creer que hay una postura ideal para la lactancia materna

Los niños nacen con hambre y no hay una posición mágica que funcione si todos los demás tienen problemas. La posición en la que acuna a su bebé debe ser cómoda tanto para ti como para tu bebé. Eso es todo lo que importa.

No amamantar a causa del trabajo

Muchas mujeres piensan que no podrán amamantar cuando vuelvan al trabajo, pero no es así. Muchas mujeres siguen produciendo leche incluso después de volver al trabajo durante unos años. Así que no te detengas solo porque crees que te impedirá hacer tu trabajo.

Excluir al papá

Por supuesto, los hombres no pueden dar el pecho por un aspecto obvio. Esto no significa, sin embargo, que no puedas compartir la experiencia con tu pareja. El papá puede soportar el peso del bebé mientras comes y también puede hacer turnos para darle la oportunidad de amamantar con la leche que ha sido extraída previamente, para que él también pueda formar un vínculo con el bebé.

Ceder a los comentarios de otros

Cualquier madre o persona sin madre tendrá su propia opinión personal sobre si debe amamantar o usar leche de fórmula, cuándo debe dejar de dar leche y cuáles son las mejores técnicas para amamantar con éxito. No confíes en el juicio de los demás. Toma tus propias decisiones sobre tu salud y la de tu bebé.

No te ciñas al horario preestablecido

Muchas madres amamantan a horas fijas, o intentan forzar al bebé a comer según un horario fijo. Créeme, el bebé decidirá cuándo está listo y te hará saber cuándo es la hora de la cena. Así que no te sientas obligado a vigilar el reloj o a cumplir con horarios estrictos.

Ceder a los comentarios de otros

Cualquier madre o persona sin madre tendrá su propia opinión personal sobre si debe amamantar o usar leche de fórmula, cuándo debe dejar de dar leche y cuáles son las mejores técnicas para amamantar con éxito. No confíes en el juicio de los demás. Toma tus propias decisiones sobre tu salud y la de tu bebé.

No te ciñas al horario preestablecido

Muchas madres amamantan a horas fijas, o intentan forzar al bebé a comer según un horario fijo. Créeme, el bebé decidirá cuándo está listo y te hará saber cuándo es la hora de la cena. Así que no te sientas obligado a vigilar el reloj o a cumplir con horarios estrictos.

Renunciar y cambiar a la leche artificial

Una vez que decidas usar la leche de fórmula, la tuya disminuirá. Así que no te rindas y no seas duro contigo mismo. Puedes empezar con la leche de fórmula en cualquier momento, así que no dejes de amamantar hasta que estés completamente segura de que quieres hacer este cambio.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba