Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
Bienestar GeneralSalud Mental

¿Qué es la fatiga por compasión y cómo afecta a los profesionales de la salud?

Por: Carmen Ana Reyes Ramos
Terapeuta Ocupacional en Salud Mental y Adicciones

Los profesionales de la salud utilizan el recurso personal de la empatía para poder conectar con el paciente, entender su situación y brindar un servicio sensible y humano, dirigido a mejorar su condición. Pero ¿Qué factores pueden afectar la empatía con el tiempo? Cuando el profesional ha estado excesivamente expuesto al sufrimiento del paciente; siente que quisiera hacer más y no puede, y se ha traspasado los límites de la objetividad, ocurre una alteración en la salud que se conoce como Fatiga por Compasión (FC).

La Fatiga por Compasión es un síndrome que incluye agotamiento emocional y físico, que experimentan los profesionales de ayuda y de la salud debido al uso crónico de la empatía con pacientes que sufren de algún modo.

Se presenta como un proceso complejo que incluye el deterioro de los recursos personales, afectando las áreas profesionales y personales e impactando las experiencias y habilidades de seguridad, confianza, poder, autoestima, intimidad, independencia y control (Marn, 2016; Cunningham, 2003).

Esto puede ocurrir debido a una combinación de factores, entre estos: el deseo de querer hacer más por ese paciente sin poder, periodos largos de exposición al sufrimiento de ese paciente sin poder ver mejoría, eventos críticos del paciente y su familiar que el profesional absorbe, así como el fuerte lazo emocional que ha desarrollado el profesional hacia el paciente y familia.

El profesional puede experimentar síntomas como insomnio, ansiedad, mal humor y cinismo. También se pueden presentar diversos dolores y problemas digestivos, pensamientos intrusivos, incapacidad para concentrarse, preocupación constante, bajo rendimiento laboral, deseos de renunciar, entre otros.

Recomendaciones

Existen estrategias efectivas para prevenir y afrontar este síndrome. Es necesario que el profesional que brinda ayuda se eduque en el tema para que pueda reconocer y asumir responsabilidad por sus limitaciones, a la vez que desarrolle una sana conciencia de sus momentos vulnerables. Se recomienda mantener consistentemente sus rutinas de autocuidado, saber referir y delegar cuando la carga emocional comienza a interferir con sus actividades cotidianas, hacer un alto y buscar ayuda cuando el profesional lo estime necesario.

Dentro del entorno laboral se aplican diversas medidas de apoyo para facilitar la labor y reducir niveles de estrés y tensión laboral como los descansos entre tareas, la respiración profunda, el auto masaje o masajes en sillas ergonómicas, la aromaterapia, ejercicios de meditación, entre otras prácticas de alivio físico y emocional. De igual forma incluye el identificar recursos de apoyo al empleado como lo son el consejero o un capellán, así como hacer sesiones de desahogo, análisis y reflexión luego de algún acontecimiento de impacto significativo en su área de trabajo.  

Para solicitar información pueden enviar un mensaje a través de la página de Facebook @Colegio de Profesionales de Terapia Ocupacional de Puerto Rico.

Mostrar más

Redacción BeHealth

Grupo multimedios especializado en promover la preservación de la salud física, mental y emocional.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba