facebook_image
BeKids

Alergias más comunes en los niños y cómo prevenirlas

Muchos niños sufren algún tipo de alergia. Y la incidencia de las alergias ha aumentado considerablemente en los últimos años debido a numerosos factores. ¿Pero cómo se puede saber si un niño es alérgico desde una edad temprana? ¿Cuáles son los tipos de alergias más comunes en los niños, cuáles son las pruebas más eficaces para diagnosticarlas y los tratamientos para tratarlas?

Alergia de la piel en los niños

La dermatitis atópica (o eccema) es una enfermedad inflamatoria de la piel que puede empeorar y mejorar cíclicamente. Se presenta con picor intenso, vesículas y pápulas con secreción de suero y luego, en la fase crónica, con sequedad y engrosamiento de la piel. La dermatitis atópica no sólo es causada por un alérgico, sino que puede estar relacionada con diversos factores como:

  • familiaridad con las enfermedades alérgicas
  • altos niveles de IgE
  • presencia de anticuerpos IgE dirigidos contra varios alérgenos
  • la coexistencia de otras enfermedades alérgicas como la rinitis y el asma bronquial
  • hipersensibilidad de la piel

Si se produce una dermatitis atópica en el niño, es importante cuidar la piel todos los días con productos específicos prescritos por el dermatólogo o el pediatra. Esto sirve principalmente para prevenir un empeoramiento de los síntomas.

El pediatra indicará si y cuándo eliminar ciertos alimentos, como tarde, y cuándo hacer pruebas de alergia. En muchos casos la dermatitis atópica se resuelve espontáneamente en los primeros años de vida.

Alergias respiratorias

Las alergias respiratorias son causadas por una respuesta exagerada del sistema inmunológico a sustancias inofensivas, como los ácaros del polvo o el polen, pero se identifican como peligrosas. En este caso el sistema inmunológico desencadena una reacción de defensa que lleva a la producción de anticuerpos específicos de tipo E (IgE). Las alergias respiratorias afectan al sistema respiratorio y se manifiestan con asma y rinitis.

El moho, el polen, los ácaros del polvo, el pelo de los animales son las principales causas de las alergias respiratorias que causan síntomas como:

  • toser
  • asma
  • estornudos
  • nariz que moquea
  • picazón en la boca y la nariz

Tos alérgica en niños

Hay diferentes tipos de tos y no siempre es fácil distinguirlos. En el caso de la tos alérgica, suele ir acompañada de asma y rinitis alérgica. Los principales síntomas de una tos relacionada con el asma alérgica son:

  • tos seca y persistente
  • ausencia de moco
  • dificultad para tragar debido a la irritación de la garganta

En la mayoría de los casos la tos alérgica va acompañada de:

  • nariz que gotea y rinitis
  • irritación de los ojos
  • falta de aliento y el asma

Alergias alimentarias en los niños

Las alergias alimentarias más comunes en los niños son las del huevo, la leche, los cacahuetes.

Los padres de un niño con alergia alimentaria deben ser conscientes de la posibilidad de anafilaxia, una reacción potencialmente mortal que altera la respiración, provoca una caída repentina de la presión sanguínea y puede llevar al cuerpo a un estado de shock.

Por este motivo, a la mayoría de los niños con alergias alimentarias se les receta epinefrina (adrenalina), que puede administrarse rápidamente con un autoinyector en cuanto aparecen los primeros síntomas de una reacción alérgica.

La alergia alimentaria se manifiesta generalmente inmediatamente después de la comida que contiene el alérgeno o, a más tardar, dentro de unas horas, con:

  • vómitos
  • náuseas
  • somnolencia
  • dermatitis;
  • dolor abdominal
  • diarrea
  • falta de aliento

La terapia contra las alergias alimentarias consiste, en primer lugar, en evitar la exposición a los alimentos incriminados (dieta de exclusión) para hacer un diagnóstico correcto, mantener la adrenalina a mano en todo momento, ponerse en contacto con un alergólogo que le proporcionará un protocolo de intervención en caso de exposición accidental incluso sólo a productos contaminados.

En algunos casos es posible proceder a un proceso de desensibilización de los alimentos infractores, que sólo debe hacerse en hospitales equipados.

Alergia al huevo

La alergia al huevo se desarrolla cuando el sistema inmunológico del cuerpo reacciona de forma exagerada a las proteínas de la clara o la yema del huevo. Los expertos estiman que el 2% de los niños son alérgicos a los huevos, pero algunos estudios muestran que alrededor del 70% de los niños superarán este problema a los 16 años.

¿Qué le pasa al niño alérgico al huevo? Después de la exposición a los alimentos, pueden presentarse diversos síntomas: desde eccema hasta somnolencia, vómitos y diarrea y un choque anafiláctico potencialmente mortal. Por este motivo, en presencia de los síntomas y el diagnóstico, es importante involucrar al niño en el manejo de su alergia, haciéndolo responsable de los riesgos y manteniendo siempre a mano la epinefrina autoinyectada.

Alergia e intolerancia a la leche

Los síntomas de la alergia a la leche son:

  • sarpullido
  • dolor de estómago
  • vómito
  • anafilaxia

Es bueno reiterar que la alergia es una patología real muy diferente de la simple intolerancia. En el primer caso, el cuerpo reconoce a las proteínas de la leche como el enemigo y, por lo tanto, desencadena una reacción que puede ser muy grave; en el caso de la intolerancia, sin embargo, hay una dificultad para digerir la lactosa.

La terapia consiste en eliminar la leche de vaca de la dieta. En algunos casos se puede pedir al alergólogo que estudie un camino de desensibilización que se lleve a cabo sólo en el hospital. La buena noticia es que la alergia a la proteína de la leche de vaca en el 80% de los casos desaparece a los 3-4 años de edad del niño.

Alergia al polen

El polen es una de las principales causas de alergias.

La alergia al polen (fiebre del heno) puede ocurrir principalmente con:

  • rinitis alérgica
  • conjuntivitis
  • asma

La vigilancia aerobiológica permite, hoy en día, actualizar los calendarios de polen que permiten al paciente alérgico manejar mejor su condición y evitar o limitar la exposición a los alérgenos.

Rinitis alérgica en niños qué hacer

La rinitis es una inflamación de la mucosa nasal causada por la exposición a sustancias alergénicas como el polen o los ácaros del polvo o incluso el pelo de las mascotas. Porque..:

  • estornudos
  • nariz tapada
  • nariz que moquea
  • picazón
  • El niño generalmente tiene una tendencia a frotarse la punta de la nariz continuamente

¿Cómo intervenir?

Lo primero que hay que hacer es evitar la exposición a los alérgenos: por lo tanto, eliminar en la medida de lo posible la presencia de animales de peluche, alfombras y objetos que puedan ser receptáculo de polvo en la casa. Es preferible mantener las ventanas cerradas durante el día y abrirlas por la noche, cuando la concentración de polen en el aire es menor;
si el niño es alérgico al polen, es mejor consultar el calendario del polen y evitar llevar al niño a espacios verdes, como parques o bosques, durante los períodos más críticos.

La terapia será prescrita solo por el alergólogo y generalmente se basa en antihistamínicos orales y corticoesteroides nasales tópicos.

Cómo prevenir la alergia en los niños

Un plan de control de las alergias es esencial para prevenir las reacciones alérgicas. A continuación se presentan algunas formas de prevenir las reacciones alérgicas en los niños:

  • Evitar los alérgenos: No siempre es fácil porque algunos alérgenos son más fáciles de evitar que otros. Cuando se puede evitar un alérgeno, se puede intentar reducir el contacto;
  • Tomar la medicación prescrita por el alergólogo
  • Siempre mantenga la adrenalina a mano, que es el único tratamiento para una reacción alérgica severa.
  • Lleve un diario para registrar lo que come el niño, lo que hizo y la reacción que tuvo. Esto ayudará a identificar las causas de la alergia.
  • Saber qué hacer durante una reacción alérgica.

¿Pero es posible prevenir la aparición de la alergia en los niños?

Se confirma que el componente hereditario desempeña un papel decisivo: si los padres sufren de una alergia, es más probable que su hijo sea también alérgico (aunque no necesariamente al propio alérgeno). Sin embargo, es posible tratar de prevenir la aparición de alergias:

La lactancia materna durante al menos 4-6 meses fortalece el sistema inmunológico del niño. Sigue un destete gradual y controlado, insertando un nuevo alimento a la vez y posponiendo los más alergénicos como el huevo y la leche de vaca al primer año. Sin embargo, los estudios más recientes han demostrado que retrasar aún más la introducción de estos alimentos no sólo no ayuda a evitar las alergias, sino que incluso puede promoverlas.

Dado que algunas sustancias en el aire pueden desencadenar alergia y asma, es bueno reducir el contacto con estas sustancias en las primeras etapas de la vida. Así que es una buena idea usar almohadas y colchones anti-ácaros; lavar las sábanas con frecuencia; mantener la humedad dentro de la casa por debajo del 50%; retirar las alfombras y los juguetes de peluche del dormitorio del bebé.

Es muy importante no exponer a los niños al humo del tabaco antes o después del nacimiento. La exposición al humo de segunda mano aumenta el riesgo de desarrollar asma y otras enfermedades respiratorias crónicas.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba