facebook_image
Bienestar GeneralCondiciones Autoinmunes

Contractura de Dupuytren: cuando la mano queda como una “garra”

¿Has visto a personas que tienen los dedos flexionados involuntariamente? Puede ser una rara enfermedad conocida como contractura de Dupuytren que causa una deformidad en las manos y que, si no se trata a tiempo, puede agravarse con el paso de los años.

Esta condición, por lo general, afecta con más frecuencia a los hombres y, en buena parte de los casos, es  hereditaria, lo que quiere decir que si uno de tus progenitores tuvo la condición, es probable que tu también la desarrolles.

La edad donde suele aparecer es a los 45 años; sin embargo, podría presentarse en otros momentos de la vida con menos frecuencia. Aunque tus padres hayan tenido la condición y tu seas portador del gen anómalo, no quiere decir que, obligatoriamente, la desarrollaras; sin embargo, el riesgo es mayor.

Cuando la enfermedad aparece, los nudos de las manos se tornan como forma de un cordón grueso y hace que varios de los dedos se flexionen y permanezcan de esa manera. Esto evitará que los dedos vuelvan a su estado natural y ocasione dificultades para hacer actividades normales.

Los síntomas

Por lo general, la  contractura de Dupuytren afecta principalmente los dos dedos más alejados del pulgar y suele manifestarse, como sus primeros síntomas, mediante el engrosamiento de la palma de la mano. Sin embargo, aunque en primera instancia ese bulto no duele, sí se le debe prestar suma atención.

Cuando la patología empieza a agravarse, los dedos empieza a encorvarse hacia el centro de la mano y, en casos más graves, logra que la mano se curve por completo dejándola en forma de garra.

Así mismo, hay pacientes que podrían desarrollar inflamación en los tendones y las articulaciones. Aunque es menos frecuente, se podría presentar dolor e, inclusive, picazón, presión, ardor o tensión.

Causantes

Como ya te mencionamos, la genética podría incidir en esta enfermedad. Sin embargo, la ciencia médica no ha definido una causa exacta de esta condición que podría ser más común en los varones provenientes de Europa.

Eso sí, se han descrito algunos factores que aumentan la probabilidad de desarrollar no solo la contractura de Dupuytren, sino también otras enfermedades. Algunos de los más comunes suelen ser el consumo de tabaco y sustancias alcohólicas en exceso, así como tener diabetes.

Cómo se diagnostica y cuáles son los tratamientos

Con la simple apariencia de las manos los médicos tendrán pistas de que pudiste desarrollar esa condición, por lo que el reumatólogo, que suele ser quien trate esta anomalía, evaluará, mediante una prueba física de los dedos, si en efecto tienes la condición. Por lo general, no se requieren otros exámenes para determinar la gravedad de la enfermedad.

Una vez tienes el diagnóstico, el tratamiento dependerá, principalmente, de ejercicio de estiramiento de las manos y la aplicación de compresas frías y calientes o, en casos donde es más notaria la contractura, puede que necesites una férula.

Inclusive, el tratamiento podría incluir algunos fármacos que contribuirán a disminuir la inflamación, controlar las afectaciones de los tejidos cicatrices y fibrosos de la mano, y la infección, en ciertos casos, de colagenasa, que descompone el tejido que se ha formado en la palma de la mano.

Cuando la enfermedad es incapacitante, puede que el paciente deba someterse a procedimientos quirúrgicos que ayudarán a retirar el tejido afectado. Estas operaciones deberán contar, a posteriori, con el acompañamiento de la fisioterapia.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba