facebook_image
Bienestar General

Dejar de fumar es posible: conoce 9 consejos útiles

Prácticamente todos los fumadores que se respetan a sí mismos tienen al menos un abuelo que ha vivido hasta los 100 años fumando dos cajetillas al día. Los fumadores más afortunados también tienen un amigo que tenía un conocido que tenía al menos un primo sano y vegetariano que murió repentinamente el mes pasado con solo 40 años de edad sin haber fumado un cigarrillo en su vida.

Sin embargo, más allá del fatalismo de la fachada, todo fumador sabe, en el fondo, que fumar duele mucho, cuesta mucho dinero y borra otros placeres de la vida, como los sabores y los olores.

La verdad es que dejar de fumar es muy, muy difícil. Tan difícil que, según las estadísticas, el 90% de los intentos en todo el mundo fracasan. Aquí hay diez consejos para los que decidan proponérselo.

Lo que debes saber

Recuerda que las primeras 24 horas después del último cigarrillo son las más difíciles de superar, y en los primeros 4 días los síntomas de abstinencia son más intensos. Sin embargo, la necesidad de un cigarrillo solo dura unos pocos minutos y puedes adoptar diferentes estrategias para distraerte.

También es bueno recordar que puede suceder que se vuelva a fumar: las recaídas forman parte del camino del cambio y no deben desalentar, pero pueden ser útiles para conocer y afrontar mejor los momentos críticos.

Consejos y trucos para dejar de fumar

Un buen momento

Elige el momento adecuado para tener más posibilidades de éxito; elige una condición de estrés emocional reducido, teniendo en cuenta los compromisos laborales y sociales. Las vacaciones, por ejemplo, son un gran momento para decidir dejar de fumar.

Motivación

Intenta comprender las razones por las que quieres dejar de fumar y haz una lista escrita; ponerla a la vista y releerla en los momentos más difíciles te ayudará a no perder la motivación.

Aprende a gestionar situaciones de riesgo

Identifica las razones por las que quieres dejar de fumar; el deseo de encender un cigarrillo no es constante, y puede ser causado por personas, lugares, cosas o situaciones. Por lo tanto, es importante tratar de predecir las situaciones que te inducen a fumar y pensar en cómo superarlas: al principio es mejor evitarlas por completo, pero con algún tiempo sin cigarrillos, podrás encontrar otras formas de gestionar las situaciones de riesgo.

Cuidado con los síntomas de abstinencia

Contrarresta la abstinencia; evita los sabores fuertes: los sabores muy fuertes, como el alcohol, el café y los alimentos picantes y condimentados estimulan el deseo del fumador.

Mejores hábitos

Cambia los hábitos; cada fumador tiene momentos estrechamente relacionados con el fumar durante el día, como el clásico cigarrillo después del café. Elimina estos momentos, tratando de interrumpir esos mecanismos que inconscientemente traen tus manos el cigarrillo y el encendedor. Además, el deseo de fumar suele durar entre 5 y 10 minutos: dar un paseo, charlar con alguien, mascar chicle o caramelos sin azúcar, puede funcionar para distraerse y no correr el riesgo de caer en la tentación.

¿Afecta nuestro peso?

La nicotina es un anorexígeno, por lo que si dejas de fumar, no puedes aumentar más de dos o tres kilos de peso. No todo el mundo aumenta de peso, pero si no quieres arriesgarte será suficiente con cambiar gradualmente sus hábitos alimenticios, reduciendo la cantidad de comida, comiendo 3 comidas ligeras y dos tentempiés saludables al día, aumentando la actividad física y bebiendo muchos líquidos.

Lee también: Conoce los tipos de cáncer pulmonar

Adiós al cigarro

Limpia la casa; elimina todos los objetos que puedan recordarte de alguna manera el hecho de fumar, comenzando por los ceniceros y los paquetes que puedan haber quedado disponibles. Luego, refresca el aire de la casa con un perfumador, una esencia ardiente o un lindo ramo de flores.

Comparte la experiencia

Habla con los que te rodean; dejar de fumar es tan importante para tu salud como para la de sus seres queridos. Comparte con tus amigos y parientes la meta que te has propuesto, las dificultades a las que te enfrentas, y pide ayuda cuando te sientas inseguro: te ayudarán a superar los momentos difíciles y te mantendrán en la dirección correcta.

Recompensas

Recompénsate cuando alcances una meta; dejar de fumar no es fácil, ¡así que enorgullécete de lo que has logrado! Celebrar el primer día sin fumar, la primera semana y el primer mes. Planifica con antelación los logros y premios, como una agradable velada en el cine (¡donde está prohibido fumar!).

Ahora ya sabes cómo. ¿Te sientes capaz de afrontar el reto y dejar de fumar?

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba