facebook_image
BeWomen

Dispareunia, cuando el sexo se torna doloroso

Vivimos en una sociedad que, aunque ha avanzado significativamente, aún en temas de salud ginecológica femenina existen mitos y conceptos erróneos. Por muchos años el dolor en la mujer se ha normalizado y hablar de temas de sexualidad para muchos también podría ser un tabú.

Hay dos temas esenciales en este sentido que han afectado la calidad de vida de muchas mujeres, dos condiciones poco tratadas y quizás para algunos también desconocidas: la dispareunia y la dismenorrea.

Para ahondar más en estas dos condiciones normalizadas BeHealth realizó una entrevista con la ginecológica obstetra Alexandra Ortiz del Centro Médico Episcopal San Lucas, quien explicó aspectos importantes sobre estas dos.

¿Qué es la dispareunia?

La dispareunia, también llamada coitalgia, es la denominación que se da al dolor que se produce en el transcurso del coito, lo que se produce con mayor frecuencia en las mujeres que en los hombres. Además del dolor también se puede ampliar la sintomatología a la sensación de escozor, ardor o picor.

La primera razón de la galena fue afirmar que estos son temas que han de ser discutidos con su médico primario para después remitirse a un profesional de la salud donde se realizarán exámenes y un estudio del historial médico del paciente.

“El examen físico comenzaría con la inspección del área genital exterior para validar que todas esas áreas sean normales y descartar que la paciente tenga un problema de nacimiento que sería una agenesia mulleriana, donde la mujer puede tener el himen de forma anormal o que tenga una estrechez o algún otro defecto anatómico con el cual la paciente haya nacido”, precisó la doctora.


Posterior a ello se hacen análisis para ver si el dolor es superficial o es profundo. Si se trata del primero se hace una prueba para ver si es algo externo:

“Chequeamos por dentro, palpamos la matriz, los ovarios y ahí podemos definir exactamente dónde está el dolor. Ahí vamos viendo cuáles son las posibles causas, pero lo primero el examen físico y un buen historial”.

Luego se realizan los exámenes en dependencia de lo que se encuentran. Se puede orientar la realización de sonogramas endovaginales y otros estudios que pueden ir hasta la cistoscopia.

Posterior a la determinación de la condición, se avanza al tratamiento que varía en dependencia de la necesidad:

“Por ejemplo, si el paciente tiene un defecto en el área vaginal como tal, puede ir desde hacer una incisión o hasta algo más complicado como entrar a una sala de operaciones para corregir el defecto. Si la paciente tiene endometriosis hay que hacer un diagnóstico y un tratamiento para la condición, porque ya la endometriosis es una condición más común que puede causar este dolor en las relaciones y hay tratamiento para esto”.

La doctora Ortiz enfatiza además que, si se trata de una persona ya mayor y está presentando estas molestias debido a la menopausia entonces se orientan hormonas vaginales en cremas o tabletas vaginales para mejorar.

Finalmente, la doctora precisó la importancia de no normalizar esta condición, debemos aprender a buscar ayuda médica con su proveedor de salud.

“Si en realidad no tienes buena comunicación con tu proveedor de salud y no te atreves a hablar de estos temas que son tan importantes, debes cambiar de proveedor y buscar la forma, porque hay que resolver el problema. Esto es algo serio que puede afectar desde nuestras relaciones sexuales, el matrimonio y la calidad de vida. El aspecto sexual es muy natural y normal así que tenemos que trabajarlo tan seriamente como cualquier otra condición. La dispareunia no es prevenible pero es importante que la paciente busque ayuda rápido, porque si la paciente no tiene relaciones por el mismo dolor, entonces el cuadro se agrava porque se estrecha más. O sea que no se recomienda parar las relaciones inmediatamente sino buscar ayuda”.

Si desea conocer sobre la dismenorrea siga este enlace

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba