facebook_image
BeHealth NewsBeWomenBienestar GeneralCondiciones Crónicas

Ácido glioxílico: ¿Un sustituto peligroso del formaldehído en productos capilares?

Un equipo de investigadores franceses ha revelado que el uso de productos a base de ácido glioxílico, comúnmente utilizados en tratamientos para alisar el cabello, podría estar asociado con un riesgo aumentado de insuficiencia renal aguda.

La investigación surgió después de varios episodios de daño renal en una mujer joven, que se sospechaba estaban vinculados al uso de un producto suavizante para el cabello. Los científicos llevaron a cabo pruebas en animales y descubrieron que la aplicación de este producto resultaba en la acumulación de cristales de oxalato de calcio en los riñones, lo que podría conducir a la insuficiencia renal aguda.

Lee: Insuficiencia pancreática exocrina: desde el diagnóstico hasta los avances médicos

Uno de los investigadores, el profesor Emmanuel Letavernier (Hospital Tenon, AP-HP, París), contactado por la edición francesa de Medscape, comentó: «Los resultados en ratones son espectaculares. Desarrollan insuficiencia renal aguda extremadamente grave dentro de las 24 horas posteriores a la aplicación de la crema suavizante. Las muestras muestran la presencia de cristales de oxalato de calcio en todos los túbulos renales (…) Dada la potencial nefrotoxicidad del ácido glioxílico por aplicación tópica, los productos que contienen este compuesto deben evitarse e, idealmente, retirarse del mercado”.

Formaldehído 

El ácido glioxílico, emergiendo como una alternativa al formaldehído en la industria cosmética, se ha integrado recientemente en varios productos para el cuidado del cabello, como champús, lociones para peinar y productos suavizantes. Esta sustancia ha ganado popularidad gracias a su capacidad para suavizar el cabello, sirviendo como un reemplazo al formaldehído, que se ha asociado con irritación y posibles riesgos cancerígenos. 

Estudios anteriores, como uno realizado por un equipo israelí, han documentado casos similares de lesiones renales agudas relacionadas con tratamientos capilares. Biopsias realizadas revelaron la presencia de cristales de oxalato cálcico en los riñones, lo que sugiere una posible conexión con el ácido glioxílico y otras sustancias presentes en productos cosméticos, como el ácido glicólico. Aunque las sospechas apuntan hacia estos compuestos, aún se necesita más investigación para confirmar su papel en estas cómplices

Más: VPH y su impacto en el cáncer de cabeza y cuello

Además, al realizar un segundo estudio sobre el animal, que debería publicarse pronto, Letavernier y su equipo pudieron descartar esta hipótesis. «El ácido glicólico no es un problema. A diferencia del ácido glioxílico, la aplicación de ácido glicólico a la piel de ratones no induce la formación de cristales de oxalato en los riñones, ni induce insuficiencia renal».

Riesgos

Tras cada episodio de insuficiencia renal aguda, se observó una rápida mejoría en la función renal. No obstante, los expertos advierten sobre el riesgo potencial de desarrollar enfermedad renal crónica a largo plazo debido a episodios recurrentes. Los investigadores recuperaron la crema utilizada en la peluquería para alisar el cabello y realizaron un análisis detallado. Se descubrió que la crema contenía una cantidad significativa ácido glioxílico, pero no ácido glicólico.

Para evaluar el posible efecto nefrotóxico del ácido glioxílico, se llevó a cabo un estudio en diez ratones. Los animales se dividieron en dos grupos: uno que recibió una aplicación tópica del producto y otro que recibió un gel sin el componente activo (grupo de control).

Los resultados del estudio revelaron que los ratones expuestos al producto presentaban cristales de oxalato en su orina, a diferencia de los ratones del grupo de control. Además, una tomografía computarizada confirmó la presencia de depósitos de oxalato de calcio en los riñones de los ratones expuestos al ácido glioxílico. Se observó un aumento significativo en los niveles plasmáticos de creatinina después de la exposición al ácido glioxílico, lo que indica un deterioro en la función renal.

«Después de pasar a través de la epidermis, el ácido glioxílico se convierte rápidamente en glioxilato en la sangre. En el hígado y probablemente en otros órganos, el glioxilato se metaboliza para convertirse en oxalato, que en contacto con el calcio de la orina forma cristales de oxalato cálcico», explica el especialista.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba