facebook_image
Simposio ARSports

Ejercicios para combatir el dolor articular

La artritis reumatoide es una enfermedad crónica (de larga duración) que sobre todo causa dolor, hinchazón, rigidez y pérdida de la función articular, provocando dolor y dificultando el movimiento debido a la fuerte sensación de rigidez. 

Sin embargo, precisamente por estas características, la AR puede y debe tratarse también con ejercicio físico , siempre y cuando esté específicamente diseñado para mejorar el estado articular, y no para empeorarlo. Inicialmente, especialmente en aquellos con síntomas agudos de la enfermedad, puede parecer casi inaceptable, si no cruel, la idea de tener que mover las mismas partes del cuerpo que duelen, que están «cansadas» y débiles. De hecho, el movimiento y el ejercicio son capaces de producir excelentes efectos terapéuticos y analgésicos. Por ejemplo es posible:

  • Reducir la hinchazón de las articulaciones involucradas.
  • Reducir la sensación de rigidez y recuperar algo de elasticidad en el movimiento
  • Fortalecer los músculos que sostienen y estabilizan las articulaciones
  • Aliviar y prevenir la sensación dolorosa

En el reciente evento realizado por BeHealth “Cuida Tu Artritis Reumatoide, sentirse mejor es posible” nos acompañó la doctora Yamilka Padilla, quien compartió algunos ejercicios de bajo impacto que puede realizar las personas con artritis reumatoide para un mejor manejo de su condición a través de una sesión en vivo de ejercicios para combatir el dolor articular.

«La intención es activar las articulaciones de menor a mayor e impactar articulaciones de las extremidades superior e inferior», precisó.

¿Cuáles son los ejercicios recomendados?

Estos son muy sencillos pero con un gran potencial para el paciente con AR. Con el balón suizo, pots de equilibrio, bandas elásticas, rollers o bolitas medicinales son diversos los ejercicios que se pueden realizar. Veamos.

Los roller de diferentes tamaños permiten liberar la tensión de la afasia plantar, activar la articulación del tobillo y los músculos de la pierna baja.

Se utilizan retirando el calzado y colocando el pie sobre el roller realziando movimientos hacia el frente con flexión plantar durante 10 veces, tres repeticiones.

Este es un ejercicio que permite estimular la musculatura de la pierna baja que, puede usarse también, con objetos que tenemos en casa como una botella de agua.

El pack terapéutico es otro elemento que nos puede ayudar al balance, la propiocepción y el control neuromuscular.

Se coloca el pack y se eleva el pie, diez repeticiones sosteniendo durante 1 segundo cuando elevamos. Se pueden alternar los pies o hacerlo con ambos al tiempo.

«De esta manera se estimula la articulación del tobillo y los músculos en la zona posterior como el gastrocnemio y el talón de Aquiles», mencionó.

Relacionado con la propiocepción que nos permite mantener nuestro balance, se usa la balita medicinal que se coloca debajo del pie del paciente, el cual hace presión hacia abajo, que permite activar también las caderas.

Se deben realizar 10 repeticiones tres veces sin que la bolita se mueva hacia los lados.

Otro estímulo terapéutico se puede realizar para el aumento de la circulación en el cuerpo con la bola medicinal con movimientos hacia el frente, hacia atrás, circulares, «que activa la articulación del tobillo, rodilla sin impacto, sin peso y sin presión».

«Otra de las dinámicas que usamos son las bandas terapéuticas de resistencia que se usan de forma responsable. Si vamos a iniciar los ejercicios terapéuticos se debe probar la fuerza real del paciente. Le pedimos al paciente que haga los movimientos de flexión plantar y plantiflexión que no es otra cosa que mover el pie hacia arriba y hacia abajo».

Si no tenemos bandas, se pueden utilizar toallas.

Otras bandas se pueden usar para trabajar brazos o rodillas. Una vez alineado, podemos hacer una abducción de cadera al abrir y cerrar las piernas. De esta manera, se activan las caderas y los músculos abductores.

Esta misma zona también se puede trabajar con el el balón medicinal sosteniendo este entre las piernas y realizando una resistencia en contracción isométrica sin dejar caer el balón.

«Con el balón medicinal podemos hacer las mismas contracciones con los brazos. Puede ser con brazo en extensión o con flexión de codo».

Hay también bolitas medicinales de terapia de mano que el paciente puede usar para realizar contracciones isométricas al apretar la bolita. También se puede agregar al ejercicio la realización de movimientos escapulares al levantar y bajar los hombros, o la rotación de hombros, extensión de tríceps hacia atrás, durante 10 repeticiones con 3 sets.

Los balones suizos nos permiten trabajar nuestro centro al sentarnos encima de él.

«Es importante mantenernos activos con artritis reumatoide. Mediante el ejercicio terapéutico podemos actuar y trabajar en la sociedad como seres funcionales. Es una excelente herramienta para el manejo de la condición».

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba