Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
*Apoyado por AsmaAsmaCondiciones Crónicas

Explorando la conexión entre el estrés y los ataques de asma

El asma es una enfermedad crónica que afecta a millones de personas en todo el mundo, caracterizada por la inflamación y estrechamiento de las vías respiratorias, lo que dificulta la respiración. Si bien los desencadenantes del asma son diversos, como alérgenos, irritantes ambientales y ejercicio físico, cada vez más evidencia sugiere que el estrés también puede desempeñar un papel significativo en el desarrollo y la exacerbación de los ataques de asma.

El estrés como desencadenante del asma

El estrés es un desencadenante común de los síntomas del asma. Según Asthma UK, el 43 por ciento de las personas con asma informan que el estrés puede desencadenar sus síntomas. Los períodos de estrés pueden aumentar la gravedad, frecuencia y duración de los síntomas de asma, y pueden hacer que una persona sea más sensible a sus desencadenantes de asma, como la caspa de las mascotas, la humedad y el aire frío y seco.

Además, el estrés puede causar indirectamente ataques de asma. Las emociones fuertes, como el enojo y la irritación, pueden desencadenar los síntomas del asma. Asimismo, la ansiedad provocada por el estrés puede desencadenar ataques de pánico, que a su vez pueden causar un ataque de asma. Además, el estrés puede llevar a hábitos poco saludables, como fumar o consumir alcohol, los cuales pueden desencadenar síntomas de asma.

Te puede interesar: ¿Por qué es importante la adherencia al tratamiento si tienes asma?

Síntomas del asma inducido por el estrés

Los síntomas del asma inducido por el estrés son similares a los del asma causado por otros desencadenantes y pueden incluir opresión en el pecho, sibilancias, dificultad para respirar, respiración acelerada y tos. Es importante que las personas con asma aprendan a reconocer cómo el estrés afecta sus síntomas y desarrollen estrategias para manejarlo de manera efectiva.

Estrategias para controlar el estrés y el asma

Controlar el estrés y la ansiedad puede ayudar a minimizar los ataques de asma. Estrategias como descansar lo suficiente, seguir una dieta saludable, hacer ejercicio regularmente, evitar situaciones estresantes y practicar técnicas de relajación como yoga, meditación y respiración consciente pueden ser útiles para reducir el estrés y, en consecuencia, los síntomas del asma.

Es importante que las personas con asma trabajen en estrecha colaboración con su médico para desarrollar un plan de tratamiento integral que aborde tanto el control del asma como el manejo del estrés. Siguiendo un plan de tratamiento adecuado y adoptando medidas para reducir el estrés, las personas con asma pueden mejorar su calidad de vida y reducir la frecuencia y gravedad de los ataques de asma.

Lee más: Impacto del cigarrillo en el asma: Efectos en fumadores activos y pasivos
Mostrar más

Redacción BeHealth

Grupo multimedios especializado en promover la preservación de la salud física, mental y emocional.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba