Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
Condiciones AutoinmunesLupus

Lupus: prevalencia en Puerto Rico y sintomatología

La Dra. Vanessa Rodríguez, reconocida reumatóloga de Puerto Rico y perteneciente al Recinto de Ciencias Médicas, conversó con BeHealth sobre el lupus, una condición autoinmune, crónica, que afecta a un gran porcentaje de la población que habita en la isla. 

“A la mayoría de los pacientes se les inflama mayormente la piel y las articulaciones pero hay muchos que presentan afectación en el riñón, el pulmón, el corazón y el cerebro”, señaló la reumatóloga.

Además, aseguró que en cada paciente, los síntomas y las reacciones pueden ser diferentes y esto depende de los órganos que se ven afectados por la inflamación.

Entre los signos más comunes que presentan los pacientes están:

  • Enrojecimiento en la piel (en la cara en forma de mariposa)
  • Ronchas en el cuerpo, mayormente en las áreas expuestas al sol (cara, pecho y brazos)
  • Hinchazón de las coyunturas de las manos, muñecas y rodillas (o cualquier otra articulación del cuerpo)

“Por eso al principio suele confundirse también con otra condición autoinmune que es la artritis reumatoide. Sin embargo, la artritis reumatoide ataca principalmente las articulaciones, mientras que la enfermedad del lupus es sistémica y afecta órganos como la piel, el pulmón, el corazón, el cerebro y el riñón”, afirmó.

Prevalencia en Puerto Rico 

En Puerto Rico se han adelantado diferentes estudios que han demostrado que la prevalencia es bastante alta.

“Es de 150 a 100 mil que es de las más altas reportadas. En Brasil también se registran entre 80 – 90 pacientes por 100 mil. Se sabe además, que en el Caribe tiene una prevalencia más alta y se cree que es por la luz ultravioleta. Los rayos del sol impactan de manera más fuerte y por más tiempo que a las personas que viven en Norteamérica o Sudamérica”, afirmó la especialista.

Además de esto, se cree que la genética es responsable de cerca del 50 % de los factores de riesgo de que el paciente desarrolle lupus. A su vez, los factores ambientales y otros aspectos como ser mujer, las hormonas, la luz ultravioleta y algunos virus aportan el otro 50 %.

“El cigarrillo puede hacer que los pacientes tengan más incidencia que aquellas personas que no fuman”, destacó la Dra. Rodríguez.

Alternativas de tratamiento

En la actualidad, en Puerto Rico están disponibles varias alternativas de terapia para el control de los signos del lupus.

El lupus no tiene cura pero sí tiene tratamiento que puede llevar al paciente a una remisión, es decir que el paciente no tenga síntomas. “A veces se le pueden quitar los medicamentos aunque la mayoría siempre se queda con un medicamento de mantenimiento”.

La Dra. Rodríguez señaló que se utiliza mucho la hidroxicloroquina, que es un medicamento efectivo para la afectación en la piel, dolor articular y cansancio. 

“Se ha visto que tienen menos recurrencia o exacerbación de la enfermedad a pesar de que es una condición que ondula, el paciente puede estar activo, después se desactiva, está en remisión y vuelve y se activa”, expuso.

Otras alternativas como  los esteroides, tales como prednisona o medrol (potentes antiinflamatorios) se emplean en casos más extremos y por cortos periodos de tiempo ya que pueden ocasionar efectos secundarios.

Los inmunosupresores son otra opción que se emplea incluso de por vida en muchos pacientes que buscan mantener la remisión de la enfermedad.

“Si estos medicamentos no controlan la enfermedad, existen otras alternativas como una quimioterapia que es la ciclofosfamida o medicamentos monoclonales que se usan mucho para el cáncer como rituximab”, aseguró.

¿Cuál es la mayor necesidad que enfrentan los pacientes?

En Puerto Rico tanto los planes privados como los de reforma ofrecen a los pacientes acceso a los tratamientos para la condición. Sin embargo, la mayor necesidad se centra en el acceso a las citas médicas con especialistas en reumatología, debido al bajo número de profesionales en esta área.

”Se estima que usualmente los pacientes con lupus se diagnostican de 3 a 12 meses después de que empiezan con los síntomas”, señaló la Dra. Rodríguez.

De acuerdo con la profesional, los signos son diferentes de un paciente a otro y aunque algunos inician con cansancio y dolor en las coyunturas, otros pueden presentar inflamación en el corazón, tos, falta de aire o líquido en el pulmón (pleuritis).

“Todo el mundo no comienza por articulaciones y piel, aunque la mayoría sí”, manifestó.

Recomendaciones

  • Buscar atención de un reumatólogo y seguir sus indicaciones.
  • Cumplir sus citas médicas.
  • Tomar los  medicamentos y dosis recomendadas.
  • Tener comunicación efectiva con los profesionales de la salud.
  • Evitar la exposición al sol por horas prolongadas.
  • Utilizar protector solar y ropa que cubra la mayor parte del cuerpo.
  • Cuidar los niveles de estrés.
  • Dormir mínimo 8 horas diarias.
  • Consumir vitamina D.

Par el cierre, la Dra. Rodríguez destacó la importancia de tratar a los pacientes desde diferentes áreas de la medicina, en donde se involucre un dermatólogo, especialista en el cuidado de las lesiones de la  piel, un nefrólogo, que apoye al paciente en el cuidado del riñón y un cardiólogo que vigile de cerca la salud cardiovascular. 

“Aunque somos los médicos primarios de lupus, necesitamos el apoyo de otros médicos para esta condición que es muy compleja”. concluyó.

La entrevista completa aquí:

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba