facebook_image
*Apoyado por Colitis UlcerosaColitis ulcerosaEnfermedad de Crohn

Objetivos del tratamiento de las EII: ¿Cura o remisión?

La esperanza de los pacientes diagnosticados con enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa es que pueden someterse a varias opciones terapéuticas que les mejora la calidad de vida y, en buena parte de los casos, los ayuda a estar en remisión, que es cuando no hay brotes o sintomatología característica de esas enfermedades.

De acuerdo con la ciencia médica, dentro de los principales objetivos del tratamiento para estas enfermedades está lograr reducir la inflamación que ambas patologías desencadenan en los pacientes, así como atacar otros de los síntomas como diarrea, dolor abdominal, sangrado el defecar, entre otros.

Sin embargo, la ciencia médica ha avanzado tanto, que inclusive varios de los tratamientos prescritos podría hacer que el paciente esté en remisión que, como ya se mencionó, es una etapa en la que, pese a que la condición sigue en la persona, no desencadena varios de los síntomas, que es una de las metas de los gastroenterólogos tratantes.

Además, los tratamientos para la colitis y el Crohn también buscan mantener controladas las enfermedades y evitan nuevos brotes, lo que representa óptimos beneficios para quienes padecen esas enfermedades del intestino.

Incluso, dentro de los objetivos de estas opciones prescritas por los expertos, también se incluye una alimentación balanceada, que contribuye con un óptimo estado del sistema inmune y ayuda a los pacientes en crecimiento a tener mayores defensas.

Dentro de las opciones terapéuticas para estas enfermedades hay medicamentos que controlan la inflamación hasta inhibidores del sistema inmunitario, pasando por fármacos biológicos, antibióticos y, en caso más graves, incluso cirugías.

“Se toman muchos factores en consideración para hacer la terapia médica. Uno de los más relevantes es el factor del paciente, su capacidad de cumplimiento con el tratamiento recomendado, el historial de efectos adversos desarrollados y la respuesta a terapias anteriores. Todo eso se tendrá en cuenta para orientar el tratamiento que será de mayor beneficio”,  aseveró el gastroenterólogo Víctor L. Carlo a BeHealth.

Existen también terapias adyuvantes que permiten aliviar síntomas para mejorar la calidad de vida. En ese grupo se ubican los antidiarreicos como el Imodium y antiespasmódicos como el Levsin.

Cuando se presentan estas enfermedades pueden surgir otras complicaciones asociadas tales como litiasis renal o artritis que necesitan manejo del dolor; por lo que los analgésicos son parte de los fármacos a utilizar.

Por su parte, el estrés, la ansiedad y la depresión son factores emocionales comúnmente asociados a las EII y pueden afectar no solo la calidad de vida, sino también la capacidad para cumplir el tratamiento de manera óptima. Sobre ello, el especialista subrayó la necesidad de incluir los fármacos usados para el manejo de estas condiciones en el régimen total o comprensivo de los pacientes.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba