facebook_image
*Apoyado por Reduce el Riesgo CardiovascularCardiovasculares

Anticoagulados: tips para pacientes y cuidadores

 Si sufriste un accidente cerebrovascular puede que necesites empezar a tomar anticoagulantes. Algunos de los pacientes con este tratamiento, en ocasiones, suelen requerir a un cuidador que les ayude a realizar múltiples de las actividades que, hasta antes de la enfermedad, podían desarrollar con normalidad.

Desafortunadamente, cada vez es más común conocer casos de cuidadores o familiares que se encargan de sus cercanos que, a su vez, enfrentan problemas de coagulación. Por ello, en BeHealth contactamos a una de las personas que vive esta situación, quien contó su experiencia, narró los retos que ha enfrentado y dejó una serie de recomendaciones en favor de esta población.

“Para mí tener que cuidar estos pacientes es sobre todo una cuestión de amor, de entrega, de dedicación, porque son pacientes que están en una condición muy difícil y que necesitan, aparte de los cuidados físicos, mucho cariño y mucha comprensión”, contó a este medio Aracelis Rodríguez, cuidadora de pacientes anticoagulados.

Esta puertorriqueña ya es casi una experta en manejar a pacientes con estas patologías debido a que su madre y su esposo las han enfrentado. Por ello, aseguró que, aunque ha sido un proceso complejo, su amor por ellos la ha ayudado a salir avante en medio de la dificultad.

“Yo tengo la experiencia de haber sido cuidadora de mi esposo y actualmente de mi madre. Los dos son pacientes  anticoagulados, así que sobre la marcha fui aprendiendo sobre los cuidados que hay que tener, sobre sus estados de ánimo y sobre sus procesos”, reconoció.

Así le ha ido cuidando a su esposo y madre

Además, aseguró que su madre, como ha sufrido cinco derrames cerebrales, ella es más que consciente de lo que viven quienes se enfrentan a esas condiciones. “Un paciente anticoagulado tiene diferentes estados de ánimo, su salud se ve afectada y en principio para ellos es muy difícil estar en esta etapa: tienen cambios en sus estados de ánimo y su vida cambia por completo”, reflexionó.

Aracelis, además, dice que con el caso de su mamá ella se convirtió en su aliada número uno porque, luego de sufrir uno de los ataques cerebrales, su progenitora perdió la movilidad de más de la mitad del cuerpo. Así que ella empezó a ayudarle con todo: a comer, a limpiarse, entre otras actividades del día a día.

Las exhortaciones

En primera instancia, Aracelis le recomendó a quienes, como ella, enfrentan esta situación que hagan el servicio con amor porque sin él será muy difícil. Además, exhortó a tener paciencia y a llenarse de valor para la nueva experiencia que se avecina.

“Lo primero es que tengan mucha paciencia, que tengan mucho amor, que sepan que esto es un proceso, que hay que aceptarlo y entenderlo. Al principio no es fácil porque cambia tanto la vida del paciente como del cuidador; sepan que esto es una decisión y que si por alguna razón nos toca estar en este proceso, pues a los que son creyentes, que le pidamos a Dios la fortaleza para poder hacerlo y que pongamos en eso todo el amor de que somos capaz para con los nuestros”, aconsejó.

Tips

Aracelis, además, dijo que dentro de los cuidados que deben tener los encargados de estos pacientes están su comida, el tipo de tratamiento que es prescrito, entre otros. Según ella, todo eso incide en el avance o retroceso del enfermo.

“Generalmente nosotros tendemos a que si tiene un dolor le voy a dar cualquier cosa. A los pacientes no se les puede dar cualquier cosa porque ya su condición no es la misma y cualquier cosa puede complicarle. Se debe vigilar la alimentación, la respiración y hasta el sueño”, dijo.

Finalmente, la cuidadora le pidió a sus homólogos que saquen tiempo para sí mismos y no se descuiden por atender únicamente a esta población. 

“Se descuida uno mismo porque estás tan pendiente del paciente que uno cree que siempre está bien. De hecho, en el caso que tenía la situación de mi esposo y de mi madre conjuntamente en un momento, los médicos me recomendaban que debía cuidarme, ir a terapia, inclusive, que si podía, alimentarme bien. Yo sé que es difícil y se lo digo por experiencia, pero es recomendable sacarse, como me recomendaron a mí muchas veces, aunque sea una hora diaria para las personas, para el cuidador de estos pacientes, en el que ese tiempo tú te lo dediques a ti mismo”, comentó.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba