Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
BeKidsCondiciones Autoinmunes

Artritis idiopática juvenil: consejos para los papás

Los niños que sufren de una inflamación de las articulaciones del tipo
crónicas tienen que crecer de la manera más normal posible:
ir a la escuela y practicar deportes, cultivar un hobby y pasar el tiempo con sus compañeros.

Conoce la enfermedad de tu hijo y las diversas opciones terapéuticas, que incluyen medicación y terapias de apoyo. Esto te ayudará a afrontar y vivir mejor la enfermedad como una familia poniéndola en su rutina diaria.

¿Cuál es la evolución a largo plazo de la inflamación de las articulaciones?

El pronóstico de la inflamación de las articulaciones depende de la forma y la gravedad de la enfermedad. Si se trata tempranamente con la terapia apropiada, es significativamente más favorable que en las enfermedades reumáticas que afectan a los adultos.

En la mayoría de los niños, la terapia medicinal es capaz de aliviar la enfermedad. En algunos pacientes es posible detener la enfermedad y detener el tratamiento, mientras que en otros la inflamación de las articulaciones también persiste en la edad adulta.

¿Es posible curar la enfermedad?

Hasta la fecha no existe todavía una cura para la artritis idiopática juvenil, pero es posible influir en el curso de la enfermedad y detener su progresión mediante una terapia médica apropiada.

El médico determinará una terapia específica para su hijo teniendo en cuenta varios aspectos, como la actividad de la enfermedad, la altura, el peso, etc.

Esto significa que cualquier cambio en la terapia debe ser siempre acordado con su médico. La terapia de medicamentos tiene como objetivo prevenir el daño permanente de las articulaciones y los órganos. Para el pronóstico, es esencial iniciar la terapia lo antes posible y detener la enfermedad lo antes posible.

La situación particular de un niño afectado por una enfermedad

El diagnóstico de una enfermedad crónica, como la artritis, puede perturbar la vida de un niño. También lo puede hacer toda la familia, porque de repente se presta demasiada atención a uno solo de sus miembros. La preocupación por la salud y el futuro de un niño puede hacer que se pierdan incluso los fundamentos de la educación.

El hecho de que se sientan diferentes de sus compañeros puede empujar al niño a hacer preguntas como «¿qué hice para merecer esto?» o «¿por qué yo?». Como nadie sabe la respuesta a estas preguntas, la única posibilidad es aprender a soportar la carga de una situación para la que no hay explicación.

Las entrevistas con los padres y los especialistas, así como las conversaciones con otros niños en la misma situación ayudan a los jóvenes con artritis a reconocer su situación y a aprender a aceptarla.

La escuela y la artritis idiopática

La asistencia regular a la escuela es esencial para todos los niños. Es precisamente aquí donde se sientan las bases para la educación y una futura profesión que pueda garantizar la independencia financiera. Y siempre es aquí donde se aprende a tratar con un grupo de compañeros y ganar reconocimiento.

Hay pocos factores que pueden hacer que la asistencia a la escuela sea problemática. Entre ellas se encuentran las dificultades para caminar, el cansancio, el dolor o la rigidez. Si los profesores están informados sobre el curso de la enfermedad y son conscientes de los posibles efectos secundarios de la medicación, pueden ser comprensivos con el niño y así evitar malentendidos innecesarios. Por lo tanto, es necesaria la máxima transparencia hacia los profesores y compañeros de clase.

Siempre es aconsejable explicar al profesor las peculiaridades y facilitar las actividades escolares del niño de cualquier manera, por ejemplo, pidiendo un pupitre adecuado o señalando las posibles dificultades para escribir.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba