facebook_image
Esclerosis múltiple

Cambios en la sexualidad que puedes experimentar si tienes esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad en la que el sistema inmunológico degrada la cubierta protectora de los nervios generando una interrupción en la adecuada comunicación entre el cerebro y el cuerpo.

Algunos de los síntomas característicos de esta condición son pérdida de la visión, dolor, fatiga y disminución en la coordinación, sin embargo, estos signos pueden variar en cada paciente.

Además de esto, la enfermedad también puede hacer que el paciente presente diferentes cambios en su parte emocional, lo que puede llegar a afectar la interacción en las relaciones personales y sexuales.

¿Por qué se presentan los cambios?

Los daños nerviosos ocasionados en el cerebro o en la médula espinal pueden afectar la función sexual de los pacientes, sin embargo, la falta de deseo o la disfunción de los órganos sexuales también puede presentarse como consecuencia de la pérdida de autoestima o por sentimientos como incomodidad, culpa, ira o resentimiento.

A su vez, entre los factores que pueden dificultar tener una adecuada sexualidad se encuentran el estrés, los hijos y la menopausia en el caso de las mujeres.

Si bien enfrentar los signos físicos de la condición de por sí ya resulta ser un desafío para los pacientes,  superar las barreras emocionales requiere del acompañamiento de las parejas y las familias, resaltando la necesidad de hacer frente a los conflictos y resolver la situación con mutuo apoyo.

Claves para resolver la situación 

La comunicación resulta ser el método más efectivo para que otras personas logren comprender las situaciones que está atravesando esa persona con esclerosis múltiple.

Dependiendo de las necesidades y dificultades de cada persona se deben buscar alternativas en pareja con el fin de mejorar la sexualidad.

Si es el caso y existen problemas para incrementar la libido, se recomienda prestar mayor atención a los actos preliminares como masajes, besos y caricias.

¿Cuáles son los problemas más comunes en las relaciones sexuales con esclerosis múltiple?

La esclerosis múltiple como tal puede generar algunos síntomas que afectan directamente la sexualidad, especialmente en el caso de las mujeres, ocasionando por ejemplo sequedad vaginal, que se presenta en algunos casos como efecto secundario de algunos medicamentos, aunque también puede ser producto de la menopausia.

Como hablábamos de buscar una solución, lo principal es aceptar la necesidad y, por ejemplo, se recomienda emplear lubricantes para superar el inconveniente.

Otra de las dificultades que tienen los pacientes es una menor capacidad para alcanzar el orgasmo, por lo que se recomienda una mayor estimulación previa, lo que ha demostrado efectividad para alcanzar el orgasmo. 

En el caso particular de los hombres, los principales problemas que relacionan son:

  •  Disfunción eréctil. Aunque no tiene una relación directa con la esclerosis múltiple como tal, otros factores como los efectos secundarios de la medicación o las alteraciones a nivel psicológico podrían ocasionar estas dificultades.

Puedes consultar con tu médico para buscar alternativas, algunas de ellas pueden ser pastillas para aumentar la erección como el viagra o bombas de vacío.

  • La falta de eyaculación y orgasmos son otras de las complicaciones que sí pueden verse alteradas por las modificaciones en la médula espinal y el cerebro, ya que si estas no están haciendo una buena conexión es imposible que exista una eyaculación o un orgasmo.

Signos de la esclerosis múltiple que pueden interferir en el encuentro sexual

Algunos de los signos característicos de la condición se deben tener en cuenta a la hora del encuentro, con el fin de buscar alternativas que no lleguen a afectar aún más al paciente.

  • Fatiga. Este es un signo característico de la enfermedad, así que, para no verte afectado, puedes tener el acto sexual en los momentos del día en los que tengas más energía o tomar una siesta antes y después del encuentro, asimismo, puedes optar por nuevas posturas que requieren menos esfuerzos y que no resulten extenuantes.
  • Debilidad muscular. Algunas posturas más allá de ser placenteras pueden llegar a ser incómodas especialmente si éstas son rígidas y provocan dolor, por lo que, se recomienda buscar nuevas alternativas o apoyarse en algún objeto como cojines para mantener la posición sin requerir mucho esfuerzo.

Si es de tu agrado y existe la confianza y el gusto entre la pareja, existen soportes,cuerdas o elementos diseñados específicamente para el entorno sexual que pueden apoyarte para no sentir dolor durante el encuentro.

  • Síntomas sensoriales y dolor.  Explorar tu cuerpo te permite conocerlo y saber que partes del cuerpo son más sensibles al tacto, esto puede ayudarte para prevenir situaciones que te generan mucho dolor en caso de que tu pareja llegue a tocar esa zona. La posición en la que estás frente a frente con tu pareja puede ser una buena alternativa para avisar en caso de que no puedas manejar el dolor.
  • Espasticidad. Durante el encuentro pueden aparecer algunos espasmos,por ello, recomendamos consultar con tu especialista un tipo de medicación que puedas tomar con antelación y que no afecte tu higiene del sueño. En otros casos, puedes apoyarte en masajes o probar posturas que no sean tan complicadas para tu condición.
  • Dificultades cognitivas. Pensar demasiado y sentir presión por la necesidad de buscar la excitación o llegar al orgasmo puede ser contraproducente, de igual forma distraerse durante el acto sexual puede hacer sentir a tu pareja que no tiene interés en ella. Es importante mantener una comunicación abierta para que entienda que estos son signos propios de la condición y que pueden aparecer durante el encuentro.
  • Estado de ánimo. El diagnóstico de la condición y los signos que se van presentando en algunas etapas de la vida pueden traer consigo cambios en los estados de ánimo e incluso llevar el paciente a estados de depresión.

Se recomienda hablar con la pareja sobre los sentimientos y cuando no tienes deseos sexuales debes aprender a decir no respetando las necesidades de tu cuerpo.

Los encuentros sexuales son una parte natural del ser humano, por lo que, no se debe sentir vergüenza o miedo de hablar abiertamente con los profesionales sanitarios, especialmente sobre las dificultades que más has encontrado en tu caso con el fin de buscar alternativas.

Recuerda que los profesionales de la salud atienden a un grupo amplio de pacientes por lo que tú caso puede no ser el único y contrario a ello, si puedes encontrar alternativas que te beneficien.

Conversa con tu pareja sobre tus miedos y necesidades, con el fin de evitar acusaciones, críticas y culpas que pueden empeorar mucho más la condición.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba