facebook_image
Bienestar General

Cervicalgia: síntomas, causas y diagnóstico

La cervicalgia es un trastorno bastante frecuente y se manifiesta con síntomas como dolor local y rigidez en el cuello.

Con la palabra cervical nos referimos a esa condición definida como cervicalgia, que es un dolor en el cuello. Es una afección generalmente común en la población en general, especialmente en las mujeres, y en la mayoría de los casos su origen está determinado por causas no graves.

Síntomas cervicales

En el caso de las cervicales, el dolor puede ser localizado o puede extenderse hacia abajo a los músculos del trapecio, o incluso provocar dolor o parestesias (hormigueo, cambios de sensibilidad, sensación de «choque eléctrico») en uno o ambos brazos.

A veces los síntomas dolorosos se asocian a otros trastornos, como náuseas, mareos, desequilibrio, entumecimiento, hormigueo, debilidad en el brazo y la mano, dolor de cabeza, zumbido en el oído y otros trastornos de la audición; en algunos casos pueden aparecer trastornos visuales. El tipo preciso de sintomatología depende del desencadenante.

También existe una condición exclusivamente muscular en la que los músculos alrededor del cuello se contraen excesivamente, lo que da lugar a un dolor característico que a menudo puede resolverse mediante la manipulación manual o la acupuntura.

La intensidad del dolor puede ser muy diferente: si se le pide a la persona que exprese su intensidad en una escala del 1 al 10, pueden estar presentes todas las gradaciones del mismo y, por lo tanto, es una condición que a veces sólo causa molestias, sin interferir en la vida cotidiana, mientras que otras veces puede llegar a ser incapacitante, llegando a limitar fuertemente las actividades de la vida normal.

Intentemos ahora entender por qué se manifiesta este trastorno y cuáles son las causas más comunes de la cervicalgia.

Causas de la cervicalgia

Entre las causas más comunes de la cervicalgia se encuentran el esfuerzo físico excesivo, una condición de artrosis cervical (recuerde que algunas alteraciones artrósicas a nivel de la columna vertebral es un hallazgo común en la población adulta y que a menudo su gravedad aumenta con la edad) o una o más protuberancias o hernias cervicales (es decir, una fuga del «núcleo pulposo», parte del disco intervertebral que normalmente se encuentra entre una vértebra y otra).

Entre las causas se encuentran posibles, raramente, afecciones graves, a menudo de interés quirúrgico, como la espondilolisis y la espondilolistesis o los tumores vertebrados-midólicos, en los que la sintomatología, si se presenta, a menudo no se correlaciona con el esfuerzo físico.

Por último, se debate la posible relación entre las situaciones de estrés cervical y las prolongadas, y la aparición de dolores cervicales – así como otros dolores estructurales, musculares y articulares – es posible en caso de obesidad y sedentarismo excesivo.

Diagnóstico cervical

Para un diagnóstico detallado, es necesario un examen médico y una lectura cuidadosa de la sintomatología, la historia y los hábitos de la persona. A menudo es necesario acompañar el examen con un examen instrumental para confirmar o eliminar posibles sospechas diagnósticas, en particular una radiografía del cuello.

En casos más complejos o graves, además de esto es posible pensar en la resonancia magnética de la columna cervical, la electromiografía de los miembros superiores o un examen ortopédico, fisiológico o de otorrinolaringología especializado, que no debe prescribirse de manera generalizada sin una justificación adecuada.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba