Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
Bienestar General

Disnea: Causas comunes de la falta de aliento

Sentirse incapaz de recuperar el aliento es algo que casi todo el mundo experimenta en algún momento, a menudo debido a que el cuerpo se ha esforzado demasiado físicamente. Esto se conoce como disnea temporal, porque la falta de aliento se disipa rápidamente.

Sin embargo, no siempre es así, ya que la disnea suele producirse debido a otros problemas de salud. Tanto si se produce de forma repentina (lo que se denomina disnea aguda) como si se experimenta durante un período prolongado (lo que se conoce como disnea crónica), la disnea no debe descartarse. A continuación se enumeran ocho posibles razones para experimentar la falta de aliento.

Ansiedad (aguda)

Cuando una persona experimenta ansiedad, la disnea suele producirse como resultado de la hiperventilación. También conocida como «sobrerespiración»; la hiperventilación ocurre cuando el cuerpo recibe demasiado oxígeno y expulsa demasiado dióxido de carbono.

Esta sobrecarga de oxígeno y la liberación de demasiado dióxido de carbono puede hacer que el cuerpo sienta que le falta el aliento. La hiperventilación se produce más a menudo por la respiración rápida durante un ataque de ansiedad, o si una persona está pensando activamente en su respiración.

Neumonía (aguda)

Cuando una persona contrae neumonía, ya sea bacteriana o viral, las vías respiratorias se hinchan, haciendo que el pulmón o pulmones infectados se llenen de moco y otros fluidos.

Esta inflamación y acumulación de líquido dificulta el acceso del oxígeno a la sangre, así como el paso del aire a través de las vías respiratorias del cuerpo. De acuerdo con los expertos, esto puede llevar a síntomas como falta de aliento, dificultad para respirar y sentirse más cansado de lo normal.

Exposición al monóxido de carbono ( aguda)

MedlinePlus define el monóxido de carbono como una sustancia química producida por la combustión incompleta de gas natural u otros productos que contienen carbono. Las fuentes comunes de monóxido de carbono incluyen los motores de los coches, ciertos calentadores de agua y los incendios.

Cuando una persona inhala monóxido de carbono, éste reemplaza el oxígeno del torrente sanguíneo, lo que hace que el cuerpo se quede sin el oxígeno que necesita para funcionar correctamente. Los problemas respiratorios, como la disnea, la falta de respiración o la respiración rápida son síntomas comunes de la intoxicación por monóxido de carbono.

Insuficiencia cardíaca (aguda/crónica)

La insuficiencia cardíaca se produce cuando el corazón no bombea tanta sangre como la que necesita el cuerpo. WebMD explica que aunque el corazón a menudo puede compensar esto al principio, ya sea bombeando más rápido o bombeando más sangre con cada latido, los síntomas de la enfermedad empeorarán a medida que el corazón se esfuerce cada vez más.

En las primeras etapas de la insuficiencia cardíaca, la disnea sólo puede ocurrir cuando el cuerpo ha hecho un esfuerzo físico. Sin embargo, a medida que la insuficiencia empeora, la falta de aliento se suele experimentar incluso en reposo y a menudo puede convertirse en una preocupación crónica.

Asma (aguda/crónica)

Causada por la inflamación de las vías respiratorias, el asma es una de las principales causas de la disnea. Según MedlinePlus, durante un ataque de asma el revestimiento de las vías respiratorias se hincha y los músculos que rodean las vías respiratorias se tensan. Esto reduce la cantidad de aire que puede pasar a través de las vías respiratorias, lo que resulta en la falta de aliento (entre otros síntomas).

Si bien en muchos casos el asma es sólo una preocupación a corto plazo -como durante un ataque cuando se dispone de un inhalador-, dependiendo de la gravedad de la condición de la persona, la disnea puede persistir durante varias semanas, lo que la convierte en un problema crónico.

EPOC (Crónica)

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es un término usado para describir una variedad de enfermedades pulmonares, incluyendo enfisema, bronquitis crónica, asma refractaria y algunas formas de bronquiectasias.

La disnea es el principal síntoma de la EPOC, y se produce como resultado de que los pulmones se dañan, impidiendo que funcionen correctamente. Junto con la falta de aire, alguien con EPOC también puede experimentar tos frecuente, sibilancias u opresión en el pecho.

Obesidad (crónica)

En el 2016, la Organización Mundial de la Salud informó de que el 13% de la población mundial se considera obesa, lo que la convierte en una causa creciente de disnea. Debido a que las personas con sobrepeso u obesas llevan un peso extra en el pecho y el abdomen, los músculos que controlan la respiración se ponen a prueba, lo que provoca falta de aliento.

El peso adicional de la grasa en la pared torácica también deja menos espacio para los pulmones, lo que hace más difícil que se expandan al respirar. Health.com añade que también empuja hacia arriba el diafragma, restringiendo su movimiento, particularmente cuando se agacha o se acuesta.

Enfermedad pulmonar intersticial (crónica)

Enfermedad pulmonar intersticial es un término que se utiliza para describir una amplia variedad de enfermedades, muchas de las cuales causan cicatrices en el tejido pulmonar. De acuerdo con la Clínica Mayo, esta cicatrización eventualmente afecta su habilidad para respirar y obtener suficiente oxígeno en su torrente sanguíneo.

Se considera que la disnea es uno de los principales síntomas de la enfermedad pulmonar intersticial, junto con una tos seca.

Aunque a menudo se desconoce la causa de la enfermedad pulmonar intersticial, entre los desencadenantes comunes se encuentran la exposición a largo plazo a materiales peligrosos (como el amianto) o ciertas enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba