facebook_image
BeKids

Este grupo de niños tiene hasta 10 veces más probabilidades de ahogarse que otros, según un informe

El ahogamiento es una de las principales causas de muerte por lesiones no intencionadas en niños de 1 a 19 años en Estados Unidos, pero algunos niños tienen una probabilidad significativamente mayor de ahogarse que otros.

Los adolescentes de 15 a 19 años tienen 10 veces más probabilidades de ahogarse que las chicas, según un informe publicado en julio por la Academia Americana de Pediatría.
El informe señala que esto podría deberse a múltiples factores, como que los chicos sobrestiman más que las chicas sus habilidades para nadar o un mayor consumo de alcohol entre los chicos en comparación con las chicas.

Alrededor del 75% de todos los niños y adolescentes víctimas de ahogamiento son varones, según el informe.
El informe también reveló que los niños afroamericanos e indios americanos/nativos de Alaska de 19 años o menos tenían muchas más probabilidades de ahogarse que los de otras razas.

En cuanto a las muertes en piscinas, los niños negros de 5 a 19 años tenían cinco veces y media más probabilidades de ahogarse que los niños blancos.

«Sabemos que los barrios de bajo nivel socioeconómico tienen menos recursos», dijo Quan, que también es profesor emérito de pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en Seattle. «Hay que abordarlo como un problema de la comunidad».

Todas las comunidades deberían tener acceso a oportunidades recreativas acuáticas y los niños en edad escolar deberían pasar una prueba de natación, añadió.

Los niños pequeños son las víctimas más comunes

Para los niños de 1 a 4 años, el ahogamiento es la principal causa de muerte relacionada con lesiones no intencionadas, según el informe.

En el caso de los bebés, la mayoría de los ahogamientos se producen en bañeras o cubos grandes, según el informe.
Según el informe de la AAP, hasta el 30% de los cuidadores admitió haber dejado a los niños menores de 2 años sin supervisión en la bañera durante un tiempo que oscila entre uno y poco más de cinco minutos.

Los niños deben ser supervisados en todo momento, subrayó Quan, porque no tienen los medios para evitar ahogarse.

En el caso de los ahogamientos, la hora lo es todo

Según el informe, alrededor del 70% de las muertes por ahogamiento de niños de 15 años o menos en Estados Unidos se producen entre mayo y agosto. Esto coincide con algunos de los meses más cálidos del año, cuando muchos niños están de vacaciones escolares.

Las horas entre las 16 y las 18 horas son las más peligrosas para los ahogamientos. Alrededor de la mitad de los ahogamientos se producen durante este periodo, el más concurrido para nadar, según otro estudio citado por el informe.

También es el momento en el que los adultos suelen hacer varias cosas a la vez, intentando cocinar la cena y ayudar a sus hijos con los deberes, dijo Quan.

Recomienda a los padres que utilicen las vallas de las piscinas y otras intervenciones pasivas, que son herramientas de prevención de lesiones que no requieren ningún trabajo por parte de los padres.

Cómo mantener la seguridad de sus hijos

La Academia Americana de Pediatría anima a los padres a poner en práctica múltiples pautas de seguridad en el agua para evitar ahogamientos.

En el caso de las piscinas domésticas, la academia recomienda instalar una valla de al menos 4 pies de altura, con puertas de cierre automático que rodeen la piscina.

Los niños deben ser supervisados en todo momento y llevar chalecos salvavidas mientras nadan, según la AAP.
Para una mayor protección, los padres deberían inscribir a sus hijos en clases de natación a partir del primer año de edad. Hable con su pediatra para obtener recomendaciones más específicas.

Los bebés nunca deben ser dejados sin supervisión en la bañera, ya que los asientos de baño pueden volcarse. Una vez que el niño haya terminado de bañarse, vierta inmediatamente el agua.

Si alguien se está ahogando, la AAP recomienda los siguientes pasos:

  • Reconocer los signos de alguien en apuros y gritar pidiendo ayuda.
  • Rescata y saca a la persona del agua sin ponerte en peligro.
  • Llame a los servicios médicos de emergencia.
  • Inicie la respiración artificial y la reanimación cardiopulmonar y utilice un DEA (o desfibrilador externo automático) si está disponible.
  • Transfiera la atención a un soporte vital avanzado, si es necesario.

Fuente: CNN

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba