Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
Bienestar General

Sueño: ¿Qué significa dormir bien?

Nos damos cuenta de lo importante que es dormir bien (y lo difícil que es hacerlo) solo cuando ya no podemos hacerlo. El sueño, de hecho, es un mecanismo natural, tan misterioso como delicado. Está fácilmente sujeto a perturbaciones por factores orgánicos, psicológicos o ambientales, y representa para los organismos vivos un momento fundamental de pausa y regeneración, tanto física como mental.

Durante el sueño, de hecho, los ritmos biológicos se ralentizan, el organismo recupera las energías gastadas durante el día y el cerebro reduce su actividad al mínimo, ocupándose principalmente de reelaborar las experiencias realizadas durante la vigilia.

¿Cuántas horas tienes que dormir?

En promedio, los adultos necesitan de 7 a 8 horas por noche, mientras que los niños pueden dormir hasta 10 a 12 horas por día. Dicho esto, también es cierto que la necesidad de descanso es una característica individual. La transición de la vigilia al sueño está regulada por un tiempo que cambia de un individuo a otro; e incluso en la misma persona puede variar según la edad y el momento de la vida.

La primera regla para dormir bien consiste precisamente en identificar las propias necesidades a este respecto. Posteriormente, hacer todo lo posible por respetarlas, porque las variaciones (despertares tempranos o largas noches de insomnio) constituyen una alteración del equilibrio natural y pueden provocar, a la larga, trastornos del sueño e insomnio.

Seguir las reglas de higiene del sueño es esencial para evitar encontrarse despierto, cansado y somnoliento por la mañana temprano. Ya que se arriesga la vida al volante y en el trabajo y comprometiendo el estado de ánimo y las relaciones sociales.

Lo que sucede durante el sueño

Durante el sueño, el cuerpo frena sus funciones fisiológicas. La temperatura baja, el metabolismo se desacelera, la presión sanguínea se estabiliza y los tejidos se regeneran. Las buenas horas de sueño también le dan a nuestra memoria una nueva vida y nos hacen estar más alerta. Si es cierto que las siestas de la tarde pueden ser un apoyo valioso, es esencial dormir bien por la noche.

Nuestro cuerpo, de hecho, está programado para dormir durante la noche, por lo que cuando llegamos tarde por diversas razones y creemos que podemos recuperar el sueño «perdido» tal vez en el fin de semana, esto no sucede realmente. Al contrario, según algunas investigaciones, dormir demasiado el fin de semana pondría en peligro nuestra salud.

Insomnio y depresión

El insomnio y los trastornos del sueño tienen graves consecuencias tanto personales como sociales, que contribuyen a reducir la calidad de vida de quienes los padecen que se pueden medir en días de trabajo perdidos, menor productividad y mayores costos de bienestar. Basta pensar en la combinación mortal de insomnio-Depresión: la persona deprimida que no trata su trastorno del sueño tiene 40 veces más probabilidades de volver a enfermar.

Lo mismo ocurre con los que sufren de hipertensión: el despertar y el sueño continuos que caracterizan el resto de la insomnio-Depresión provocan cambios anormales de presión, con un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares; la falta de sueño también tiene efectos negativos en el metabolismo, lo que provoca un envejecimiento prematuro del cuerpo.

Calidad del sueño

Según numerosos estudios científicos, además del número de horas de sueño, la calidad del mismo también es importante. Dormir muchas horas no es el único parámetro útil para decir que se ha «dormido bien» porque si el sueño se intercala con frecuentes despertares inconscientes (llamados microdespertares, de los que el paciente no es consciente) el descanso nocturno no será lo suficientemente reparador.

Por todas estas razones es bueno tratar el trastorno del sueño a tiempo, acudiendo al médico de cabecera y, si persiste, también al especialista; de hecho, es útil decir que muchos insomnes no son conscientes de sus molestias, porque no recuerdan el curso de la noche, y por lo tanto no pueden entender por qué están cansados e irritables aunque piensen que han tenido un largo descanso nocturno.

Mostrar más

Redacción BeHealth

Grupo multimedios especializado en promover la preservación de la salud física, mental y emocional.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba