Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
Bienestar General

Todo lo que necesita saber sobre el estrés

El estrés es una situación que desencadena una respuesta biológica particular. Cuando siente una amenaza o un desafío importante, las sustancias químicas y las hormonas se elevan por todo el cuerpo.

El estrés desencadena su respuesta de lucha o huida para combatir el estrés o escapar de él. Normalmente, después de la respuesta, el cuerpo debería relajarse. Demasiado estrés constante puede tener efectos negativos para la salud a largo plazo.

1. El estrés afecta a todos.

Todo el mundo se siente estresado de vez en cuando. Hay diferentes tipos de estrés y todos originan riesgos para la salud física y mental. Un factor estresante puede ser un acontecimiento que suceda una sola vez o que dure poco tiempo, o puede ocurrir reiteradamente y durante un largo período de tiempo. Algunas personas pueden lidiar con el estrés más eficazmente o recuperarse de los acontecimientos estresantes más rápido que otras.

Algunos ejemplos de estrés incluyen:

  • El estrés de rutina relacionado con las presiones del trabajo, la escuela, la familia y otras responsabilidades diarias.
  • El estrés provocado por un cambio negativo repentino, como la pérdida del trabajo, el divorcio o una enfermedad.
  • El estrés traumático que se experimenta en un acontecimiento como un accidente grave, la guerra, un asalto o una catástrofe natural en el que las personas pueden estar en peligro de sufrir heridas graves o morir. Las personas que tienen estrés traumático pueden mostrar síntomas emocionales y físicos temporales muy angustiantes, pero la mayoría se recupera naturalmente poco después. Lea más en inglés sobre cómo afrontar eventos traumáticos.

No todo estrés es malo

El estrés no es necesariamente algo malo. Es lo que ayudó a nuestros antepasados ​​cazadores-recolectores a sobrevivir y es igualmente importante en el mundo actual. Puede ser saludable cuando te ayuda a evitar un accidente, cumplir con un plazo ajustado o mantenerte alerta en medio del caos.

A veces todos nos sentimos estresados, pero lo que una persona encuentra estresante puede ser muy diferente de lo que otra encuentra estresante. Un ejemplo de esto sería hablar en público. A algunos les encanta la emoción y a otros les paraliza el solo pensamiento.

El estrés tampoco siempre es malo. El día de su boda, por ejemplo, puede considerarse una buena forma de estrés.

El estrés a largo plazo puede perjudicar su salud

Pero el estrés debería ser temporal. Una vez que supere el momento de la lucha o la huida, su frecuencia cardíaca y su respiración deberían disminuir y sus músculos deberían relajarse. En poco tiempo, su cuerpo debería volver a su estado natural sin efectos negativos duraderos.

Por otro lado, el estrés severo, frecuente o prolongado puede ser dañino física y mentalmente.

Con el tiempo, la tensión continua que produce el estrés en el cuerpo puede contribuir a problemas graves de salud, como enfermedades cardíacas, presión arterial alta, diabetes y otras enfermedades incluidos trastornos mentales como la depresión o la ansiedad.

Hay maneras de manejar el estrés

Si bien el estrés es una parte normal de la vida, demasiado estrés es claramente perjudicial para su bienestar físico y mental.

Afortunadamente, existen muchas formas de controlar el estrés y existen tratamientos efectivos para la ansiedad y la depresión que pueden estar relacionados con él.

Si tomas medidas prácticas para controlar tu estrés, puedes reducir el riesgo de los efectos negativos para la salud. Los siguientes son algunos consejos que pueden ayudarte a sobrellevar el estrés:

  • Sé observador. Aprende a reconocer las señales sobre cómo respondes al estrés, como dificultad para dormir, aumento del consumo de alcohol y otras sustancias ilícitas, enfadarse fácilmente, sentirse deprimido y tener poca energía.
  • Habla con tu médico o con otro proveedor de atención médica. No esperes a que tu médico le pregunte si estás estresado. Inicia la conversación y obtenga una atención adecuada para los problemas de salud existentes o nuevos. Los tratamientos eficaces pueden ayudar si el estrés está afectando las relaciones o la capacidad para trabajar.
  • Haz ejercicio de manera regular. Una caminata diaria de tan solo 30 minutos pueden ayudar a mejorar tu estado de ánimo y tu salud.
  • Prueba una actividad relajante. Averigua sobre programas de relajación o bienestar que talvez incorporen meditación, relajación muscular o ejercicios de respiración. Programa horarios regulares para estas y otras actividades saludables y relajantes.
  • Establece objetivos y prioridades. Decide qué debes hacer y qué puede esperar hasta más tarde, y aprende a decir no a las tareas nuevas si te están imponiendo una sobrecarga de trabajo. Ten en cuenta lo que haz logrado al final del día, no lo que no has podido hacer.
  • Mantente conectado. No estás solo. Mantente en contacto con personas que pueden ofrecerte apoyo emocional y ayuda práctica. Para reducir el estrés, pide ayuda a amigos, familiares y organizaciones comunitarias o religiosas.
  • Considera participar en un ensayo clínico. Los investigadores del Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH, por sus siglas en inglés) y otros centros de investigación en todo el país están estudiando las causas y los efectos del estrés psicológico y las técnicas de manejo del estrés. Puede obtener más información en inglés sobre los estudios que están reclutando participantes en Join a Study o ClinicalTrials.gov (palabra clave: “stress”).

Si te sientes abrumado por el estrés, pide ayuda a un profesional de la salud.

Debes buscar ayuda de inmediato si tienes pensamientos suicidas, estás abrumado, sientes que no puedes lidiar con tus problemas o está usando drogas o alcohol con más frecuencia como resultado del estrés. Tu médico puede remitirlo a un especialista. 

Fuente: NIH

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba