facebook_image
BeKidsDermatitis Atópica

Todo lo que necesitas saber sobre la dermatitis atópica

¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica (o eccema atópico) es una enfermedad crónica y autoinmune caracterizada por la piel seca, el enrojecimiento de algunas zonas y un picor intenso. Este picor es tan intenso que los niños se rascan las áreas afectadas, causando la formación de costras.

Normalmente las áreas afectadas por esta enfermedad son la cara, el cuello y todos los pliegues del cuerpo como la parte trasera de las rodillas, el interior de los codos, las axilas…

¿Qué causa la dermatitis atópica?

Como dijimos, la dermatitis atópica es una enfermedad que no es causada por un agente externo, es autoinmune, lo que significa que no hay nada que tú o tu hijo puedan hacer para prevenirla. Por supuesto, hay escenarios que pueden llevar a su aparición, pero el cuerpo por sí solo es «responsable» de esta enfermedad. Los remedios y tratamientos disponibles hoy en día tienen como objetivo aliviar las consecuencias de esta complicada enfermedad, pero de ninguna manera atacan la causa. 

¿Cuándo aparece la dermatitis?

La mayoría de los pacientes con esta enfermedad comienzan a desarrollarla durante las primeras semanas de vida. En más del 90% de los casos diagnosticados, la enfermedad se diagnostica antes del primer año.   Aunque esta enfermedad aparece sin causa, la buena noticia es que también puede desaparecer sin motivo: casi el 50% de los casos de dermatitis atópica se curan antes del final de la adolescencia.

¿Se puede prevenir?

Es cierto, y también se lo hemos dicho en este artículo, que la dermatitis atópica es una enfermedad que aparece y desaparece espontáneamente, tu hijo puede sufrir dos brotes en una semana y no padecerla durante años…

Muchos estudios han demostrado que ciertos escenarios pueden minimizar la aparición de este eczema:

Controla la temperatura

Mantén una temperatura constante en casa, no cubras demasiado a tus hijos, los cambios bruscos de temperatura y la sudoración excesiva favorecen su aparición. Es aconsejable mantener una temperatura estable en casa, en invierno y en verano.

Controlar la humedad y la sequedad. Si tu casa es demasiado seca, puedes usar un humidificador o rodearte de plantas para ayudar a mantener el ambiente húmedo. Usa remedios caseros no químicos tan pronto como sea posible, serán más beneficiosos para sus hijos.

Tu mejor aliado: el sol

El sol es tu mejor aliado. Saca a tus hijos a tomar el sol (siempre con protección). El suelo seca el eczema de forma natural, sin productos químicos.

Evita las fibras sintéticas

Elige ropa natural lo antes posible. Evita las fibras sintéticas, las etiquetas «100% algodón» serán tus mejores aliadas durante la infancia de tus hijos, especialmente para la ropa interior.

Utiliza detergentes hipoalergénicos y, en el mejor de los casos, sin perfume. En cuanto al suavizante de telas, úsalo lo menos posible.

Haz conciencia

Concientiza a tus hijos y explícales que evitar rascarse puede ser complicado, así que intenta minimizar sus posibilidades asegurándose de que siempre mantienen las uñas cortas, las manos limpias. Esto ayudará a reducir el daño que solo ellos pueden hacerse a sí mismos.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba