Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
*Apoyado por BeKidsBTSBeKidsBienestar GeneralSalud Mental

Trastorno de ansiedad social en niños y adolescentes 

Si tu niño o adolescente empieza a sentirse triste, desesperanzado o irritable la mayor parte del tiempo, o no quiere hacer cosas divertidas ni disfrutarlas como antes, son síntomas de que podría estar enfrentando ansiedad.

No solo el estrés de las clases en las escuelas, sino también la presión social, podrían incidir en que el paciente pediátrico no esté del todo bien en las escuelas. Por eso hoy te dejamos una guía sobre este tema de la mano del psicólogo Gilvic Carmona.

Lo que pueden enfrentar

Próximamente, los estudiantes volverán a clases en Puerto Rico. En esta etapa suele presentarse, según explicó el experto, un tipo de ansiedad llamado “de separación”. ¿En qué consiste y cómo se maneja?

De acuerdo con Carmona, la ansiedad por separación ocurre cuando el pequeño pasa mucho tiempo con sus padres y familiares y ahora debe desprenderse de ellos para regresar a las aulas o emprender algún viaje.

“Tienden a sentirse un poco desprotegidos, a sentir que ese espacio de seguridad que le proporcionan muchas veces los padres o responsables se ve afectado”, dijo.

Las estrategias

Para ello, el psicólogo exhortó a los padres para que dialoguen con sus hijos y les hagan entender que “esa experiencia que van a tener en la escuela es una experiencia necesaria y que va a ser divertida, que le va a ayudar a crecer como persona”, dijo.

Aunque en ocasiones la ansiedad por separación también pueden vivirla quienes traen al mundo a ese pequeño, el entrevistado dejó un tip adicional: “Los padres son los primeros que tienen que tener una actitud positiva para demostrarle a sus hijos que esto es parte de una experiencia de vida y que es necesaria en muchas ocasiones”, aconsejó.

Y agregó: “En la medida que los adultos le podamos demostrar a los niños que el entorno donde está es adecuado y seguro, es en esa misma medida que ellos se van a sentir de una manera más adecuada para vivir esa experiencia”.

Más del tema: Regreso a clases en Puerto Rico: ¿cómo encontrar apoyo en la escuela?

Factores de alerta

Carmona advirtió que si los padres evidencian cambios en los patrones de alimentación: comer mucho más o mucho menos de lo habitual. Cambios en los patrones del sueño: dormir mucho más o mucho menos de lo normal, deben tomar cartas en el asunto porque, igualmente, podrían ser síntomas de ansiedad.

“Los niños con ansiedad tienden a no estar quietos en un lugar, sienten mucho miedo y estupor”, dijo. Sin embargo, en algunos casos, la ansiedad podría “confundirse en cierta medida con el trastorno de déficit de atención con hiperactividad”, dijo el psicólogo, quien invitó a evaluar con ayuda profesional el trastorno que podría estar incidiendo en el más pequeño de la casa.

Otro tipo de ansiedad que podrían vivir los pequeños y al que se le debe prestar suma atención es el de mutismo. ¿Cómo se manifiesta?

“Es una fobia en la cual el niño teme hablar y solamente habla en espacios donde están específicamente sus familiares. Así que señales que nosotros podemos ver: niños intranquilos, que han cambiado sus hábitos alimenticios, que tengan problemas de sueño, o que quieran evitar participar en los eventos que antes le gustaban, son algunas de las señales que nosotros podemos ver”, señaló.

En esa línea, el psicólogo le recomendó a los padres que, tan pronto evidencian algunos de esos factores en sus pequeños, busquen ayuda psicológica o psiquiátrica para mejorar la calidad de vida de sus niños.

Mostrar más

Redacción BeHealth

Grupo multimedios especializado en promover la preservación de la salud física, mental y emocional.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba