Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
*Apoyado por Colitis UlcerosaHistorias BeHealth

Así enfrentó Krystal Rivera su diagnóstico de colitis ulcerosa

Krystal Rivera Vargas es la única paciente  con enteritis asociada a colitis ulcerosa en Puerto Rico, que son dos patologías que suelen alterar el sistema gastrointestinal de los pacientes. Además, lleva consigo una bolsa de colostomía que le permite llevar un vida casi que normal.

En BeHealth ya conocíamos su testimonio y esta vez de nuevo la contactamos para que le dejara algunos consejos a los pacientes que, como ella, fueron diagnosticados con alguna enfermedad inflamatoria del intestino (Eii), como la colitis ulcerosa.

El diagnóstico

Esta puertorriqueña de 23 años cuenta que no tuvo tiempo para lamentarse tan pronto se enteró de su condición debido a que “a mí me encontraron la enfermedad muy rápido y yo ya estaba demasiado elevado. A mí me empezaron los síntomas en diciembre: diarrea y de la diarrea pasó a sangrado y de sangrado a dolor abdominal y todo eso fue en un lapso de dos meses”, expresó, mientras dijo cómo fue el proceso en el médico.

“Yo no tuve un gran espacio para poder entender que era la condición, cómo se trataba o cómo era que me llegaba o cómo había que vivir con ella. Simplemente todo pasó tan y tan rápido que llegó un momento en que todo me chocó . Te voy a ser sincera, yo no quería buscar información sobre la colitis porque tenía miedo al saber que encontrar”, cuenta Krystal.

Krystal no solo se enfrentó al diagnóstico, sino que en pocas semanas se tuvo que someter a una colectomía, que es cuando se retira el colon y se reemplaza por una bolsa que recoge los residuos que expulsa el organismo. Dice la joven que el no querer de la condición es normal, pero podría traer sus consecuencias.

“Eso fue muy malo, porque a la hora de que me dijeron que me tenían que quitar el colon fue sumamente corto el tiempo, a mi me diagnosticaron en diciembre y en febrero me operaron para quitarme el colon. Yo no tuve tiempo de poder saber que a mi me podían quitar al colon y al quitarme el colon iba a tener dieta. Eso completamente cambia tu vida. En cuestión de que la manera en como tú vivías o como te veías al mundo, pues iba a ser completamente distinta, porque no todo el mundo sabrá sobre esta condición. Son muy pocas las personas que tienen conocimiento sobre esta condición y yo era una de ellas”, rememora.

¿Cómo fue la experiencia con la bolsa de colostomía?

De acuerdo con la American Cancer Society, una colostomía es una abertura en el vientre (pared abdominal) que se realiza durante una cirugía. Por lo general, acostumbrarse a este elementos suele ser complicado, pero Krystal estaba tan agradecida de haber sobrevivido a su enfermedad y la operación que, nos contó, se acopló rápidamente a la bolsa y ya vive con normalidad.

“Yo no tuve ningún reproche a la bolsita. A mí me dijeron mira, te tenemos que quitar el colon y te vamos a poner la bolsita. Y yo dije, gracias a Dios tengo una opción de vida. O sea, muchas otras personas que tienen otras condiciones, lamentablemente no tienen otra opción de vida para poder continuar. Y gracias a Dios yo la tuve porque si yo no tuviera esto habría muerto. Así que lo vi de esa manera y lo enfrenté de esa manera y desde el día uno la muestra al mundo entero. Yo voy a la playa con mi traje de baño de dos piezas. Cualquier persona que me pregunta sobre ella, hablo con ella como si fuese una persona que me acompaña porque gracias a la bolsita, pues tengo vida”, comentó.

Salir del hospital

La joven asegura que una de las razones por las que asimiló rápidamente la implantación de la bolsa de colostomía es porque “llegó un momento dado en que me aburría en el hospital, no por cómo iba a vivir con ella, sino porque realmente quería salir de ahí y no me importaba la manera como tuviera que hacerlo. Yo quería salir de ahí y por eso fue que me frustré y hasta llegué a un punto de depresión. Pero no fue ni por la bolsita, fue porque quería salir ya del hospital”, anotó.

Igualmente, asegura que, aunque ella no se acompleja por llevar ese dispositivo consigo, en ocasiones es incómodo porque los estigmas sociales no paran y en ocasiones la gente no piensa antes de actuar u opinar.

“Han sido fuertes las miradas, los comentarios, las preguntas frecuentes de qué hago, cómo tú puedes con eso o qué es eso, o te vas a quedar con eso toda tu vida. O como si fuese algún extraterrestre o algo completamente malo. Sin embargo, yo lo he tomado de una bonita manera y estoy agradecida no tan sólo con Dios, sino con con esa opción que tuve”, dijo.

La familia y la fe: pilares fundamentales

Krystal duró tres meses hospitalizada tras su recaída con la enfermedad, tuvo que abandonar sus estudios y su familia entró en crisis. Sin embargo, recuerda ella, se unieron y, gracias al favor de Dios, lograron salir adelante en medio de estas vicisitudes.

“Mi familia llegó a unirse tanto y yo sentí tanto el amor de cada uno, no tan solo de mi papá, sino de mi mamá, que no me dejó en ningún momento. Yo vi sufrimiento en la cara de cada uno de ellos que decía ‘tengo que salir de aquí porque ellos no pueden seguir así’. No tan solo era por mí sino también era más por ellos. Si yo antes tenía metas, ahora tengo el triple y el doble más porque uno no se da cuenta el valor que tiene la vida hasta que llega a momentos como este”, reflexiona.

Además, asegura que la fe fue “pilar en todo momento tanto en mí como en mi familia. Porque yo vi a mi familia muy derrotaba y esas fueron las fuerzas realmente, la esperanza”, expresa la paciente, mientras que revela cómo enfrenta actualmente su vida luego de vencer la condición e ingerir medicamentos para llevar una vida amena.

“Estoy terminando mi bachillerato por fin, porque  eso fue una de las cosas más fuertes que viví este año. Se supone que yo me hubiese graduado este año y todas mis amistades se graduaron y yo no me pude hablar con ellos porque perdí un semestre estando en el hospital y fue bien chocante. Es de las cosas más fuertes que me di contra la pared diciendo ‘si no me hubiese pasado lo que me pasó me hubiese graduado’ pero ya lo veo de otra manera para poder continuar. Gracias a Dios, si Dios lo permite termino ahora en diciembre el Bachillerato en Administración de empresas con concentración de recursos humanos para poder continuar con el negocio familiar”, concluyó con un mensaje de esperanza para que todos los pacientes con una situación similar puedan salir adelante.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba