Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
BeMen

Genitales masculinos, importancia de la higiene

Ocho de cada diez hombres nunca se han hecho un examen urológico en su vida. A diferencia de las mujeres, que están acostumbradas a que su ginecólogo les haga revisiones periódicas, la población masculina parece reacia a que se les examinen los genitales.

La vergüenza, la falta de cultura de la prevención y los tabúes culturales a menudo mantienen a los hombres alejados de los especialistas. Por eso el diagnóstico de cáncer de pene y testículo es muy a menudo tardío y se produce después de que los hombres deciden someterse a una revisión del pene y los testículos para detectar infertilidad o disfunción eréctil.

Hay otra cosa que los hombres a menudo y de buena gana ignoran: la importancia de la higiene, que es la base para la correcta prevención de muchas enfermedades del sistema sexual masculino.

La higiene, una cuestión de educación

La educación de los hombres desde una edad temprana para una cuidadosa higiene y autocontrol de los genitales y el pene es un principio importante para salvar vidas. A los niños se les debe enseñar a limpiar adecuadamente sus partes privadas antes del comienzo de su vida sexual.

A partir de los diez años de edad, los jóvenes varones deben acostumbrarse a la autolimpieza y al autocontrol de sus genitales. En las poblaciones masculinas donde esta práctica está presente, de hecho, el riesgo de cáncer de pene es muy bajo y la detección temprana de cáncer de pene o de testículo es muy frecuente.

Las reglas de la higiene correcta

No fumar, utilizar preservativos (para los momentos sexuales), vacunarse contra el virus de la hepatitis B y proteger los genitales de los rayos ultravioleta son normas fundamentales para la prevención de las enfermedades que afectan a los genitales masculinos.

En cambio, se subestima mucho la importancia de la práctica de la limpieza con cuidado y atención incluso en la zona bajo el glande. Esto ayuda, entre otras cosas, a prevenir la fimosis, el principal factor de riesgo de cáncer de pene. Se trata de la formación de tejido cicatrizante como resultado de una condición inflamatoria crónica, que impide que se descubra el glande.

También debe prestarse la máxima atención, en los pacientes no circuncidados, a la preservación del prepucio, es decir, el pliegue de la piel que cubre el glande, donde pueden formarse fácilmente secreciones. A largo plazo, de hecho, se puede crear un estado de irritación crónica que representa un factor de riesgo para el desarrollo de la enfermedad oncológica.

Control testicular

Es precisamente al tocar los testículos en el momento de la higiene diaria, como debe hacerse desde la pubertad, que pueden detectarse las diferencias de forma o consistencia, lo que podría ser un signo temprano de enfermedad. De la misma manera, al observar y palpar el pene, puede encontrar manchas, hinchazón o algo diferente, que debe informar a su médico.

Cáncer de testículos, ¿con qué hay que tener cuidado para prevenirlo?

La criptorquidia, es decir, el hecho de que uno de los dos testículos no descienda, puede aumentar el riesgo de cáncer hasta diez veces. Pero las posibilidades se reducen si la anomalía se corrige farmacológica o quirúrgicamente a una edad temprana. Afortunadamente, el cáncer de testículo se trata con éxito en nueve de cada diez casos cuando el diagnóstico es temprano.

La cirugía es la herramienta más efectiva. En cuanto al cáncer de pene, sin embargo, si se detecta a tiempo, es posible intervenir con una mezcla de láser y quimioterapia, con la preservación del órgano en más de seis de cada diez casos.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba