Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
BeWomen

Inseminación artificial: lo que necesitas saber

La inseminación artificial es una de las técnicas de reproducción asistida más utilizadas. Puedes leer este artículo para descubrir todo lo relacionado.

La inseminación artificial es una terapia de reproducción asistida que permite a las parejas con problemas de concepción tener hijos. ¿Te gustaría saber todo sobre este procedimiento médico? Intentaremos responder a las preguntas más comunes sobre el tema.

¿Qué es la inseminación artificial?

Es un tratamiento asistido que consiste en la introducción en el útero de espermatozoides previamente seleccionados en el laboratorio. Esto puede venir de la pareja o pertenecer a un banco de esperma.

Una vez obtenida la muestra, los especialistas del laboratorio separan los espermatozoides móviles del plasma seminal. Paralelamente, se realiza una estimulación de los ovarios para aumentar las posibilidades de concepción. Pero veamos paso a paso en qué consiste la inseminación artificial.

Fases

A diferencia de la fertilización in vitro (FIV), la concepción por inseminación artificial tiene lugar dentro del útero. Por esta razón, los médicos toman ciertas precauciones para aumentar las posibilidades de fecundación:

  1. El mejor esperma se elige de una muestra, que puede pertenecer a la pareja o a un banco de esperma.
  2. El médico estimula la ovulación para aumentar las posibilidades de concepción.
  3. La fase de ovulación se controla para elegir el mejor momento para realizar la inseminación.
  4. Se insemina unas horas antes de la ovulación. De esta manera, el esperma está dentro del cuerpo femenino cuando se libera el óvulo.
  5. La evolución es monitoreada paso a paso para confirmar el embarazo.

También puedes leer: Tenacidad y resiliencia, definen la lucha de Emeralys contra la endometriosis

¿Diferencias con el embarazo natural?

¿Hay diferencias entre un embarazo natural y un embarazo inducido por inseminación artificial? No, no hay diferencias, excepto por la forma en que se realiza la fecundación. En otras palabras, una vez completado el procedimiento de inseminación descrito anteriormente, el embarazo es el mismo.

Para calcular la fecha de inicio de la gestación, hay que restar 14 días a la fecha en que se realizó la inseminación artificial. El desarrollo embrionario corresponderá así a las mismas semanas que se calculan para el embarazo natural.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba