facebook_image
*Apoyado por Crohns & ColitisColitis ulcerosaCondiciones AutoinmunesEnfermedad de Crohn

Manifestaciones cutáneas de las enfermedades inflamatorias del intestino

La Dra. Alma Cruz, dermatóloga catedrática asociada en el RCM, compartió recientemente las manifestaciones dermatológicas vinculadas a las enfermedades del intestino, destacando la complejidad de la enfermedad inflamatoria del intestino (EII), que abarca el Crohn y la colitis ulcerosa en el evento realizado por FEAT.

Según la especialista, «la prevalencia de la condición inflamatoria del intestino ha ido en aumento, y esto se debe a diversas razones, entre las cuales se encuentra el hecho de que los pacientes están viviendo más tiempo, contamos con múltiples y mejores alternativas terapéuticas que nos ayudan a lograr un control más efectivo de la enfermedad.»

La Dra. Cruz subraya que esta condición afecta a hombres y mujeres por igual, manifestándose principalmente entre los 20 y 30 años, una fase crucial en la vida de los pacientes que están «dando inicio a una vida productiva, ingresando al ámbito laboral y persiguiendo metas económicas y profesionales».

Aunque las estadísticas sugieren una mayor prevalencia en pacientes de raza blanca, la Dra. Cruz destaca que cualquier individuo, independientemente de su etnicidad, enfrentará un significativo impacto en su calidad de vida si padece una forma severa de esta condición inflamatoria del intestino.

Por otro lado, la interacción compleja entre factores genéticos, inmunológicos y exógenos, como la microbiota intestinal, contribuye al surgimiento de la enfermedad inflamatoria del intestino. La doctora enfatiza que «hasta un 40% de todos los pacientes con enfermedad inflamatoria del intestino experimentarán, en algún momento, manifestaciones fuera del tracto gastrointestinal.» Este porcentaje abarca alrededor del 15% que experimentará manifestaciones cutáneas en algún momento de su curso clínico.

Manifestaciones cutáneas en pacientes con EII

Las manifestaciones cutáneas específicas, más frecuentes en pacientes con Crohn, son presentadas como una extensión de la enfermedad del tracto gastrointestinal. La Dra. Cruz ilustra esto diciendo: «La enfermedad de Crohn oral, por ejemplo, se ha descrito en la literatura como afectando alrededor del 20 al 25% de todos los pacientes con Crohn, aunque personalmente creo que es una manifestación más común de lo que se informa con frecuencia».

Lee más: ¿Cómo influyen las enfermedades inflamatorias del intestino en el bienestar mental?

Además, compartió respecto al Crohn perianal, con fisuras, fístulas, abscesos y contracturas, y el Crohn metastático, manifestándose en áreas como las piernas, la cara y el área genital con lesiones que recuerdan a un «corte de tipo navaja». Estas manifestaciones no solo afectan físicamente al paciente, sino que también tienen un profundo impacto en su vida cotidiana.

¿Cómo se manifiesta?

En cuanto al tratamiento, la Dra. Cruz enfatiza que abordar la condición gastrointestinal subyacente es esencial, ya que las manifestaciones cutáneas específicas suelen requerir un enfoque individualizado, y la introducción de agentes biológicos ha revolucionado el manejo tanto de la enfermedad gastrointestinal como de las manifestaciones cutáneas.

Al explorar manifestaciones reactivas como el pioderma gangrenoso y el síndrome de Sweet, la Dra. Cruz destaca la imprevisibilidad del pioderma gangrenoso y su resistencia al tratamiento, subrayando que «es muy frecuente, y en su inicio, comienza con una pequeña pero dolorosa bolita roja». Describiendo cómo estas lesiones evolucionan, hace hincapié en que las úlceras resultantes pueden resistir los tratamientos convencionales, con posibles consecuencias graves para la calidad de vida del paciente.

En el caso del síndrome de Sweet, la dermatóloga señala su asociación con la EII y cómo su manejo implica el uso de esteroides sistémicos, enfatizando la necesidad de abordar simultáneamente la condición del tracto gastrointestinal.

La Dra. Cruz también aborda manifestaciones asociadas, como el eritema nodoso y las aftas orales. Destaca que el eritema nodoso, afectando hasta el 15% de los pacientes, puede preceder al diagnóstico de la enfermedad intestinal y se asocia con la actividad de la enfermedad gastrointestinal.

En cuanto a las aftas orales, revela que su prevalencia es del 33% en pacientes con enfermedad inflamatoria del intestino, a menudo presentes antes del diagnóstico. «Resulta interesante notar que al hablar con estos pacientes, muchos de ellos revelan que antes de recibir el diagnóstico, ya experimentaban úlceras bucales», dijo.

Finalmente, la Dra. Cruz enfatiza la importancia de la prevención y la autoevaluación de la piel, destacando que «el mejor vigilante de su piel es usted mismo». Alentando a la autoexploración, insta a los pacientes a examinar su piel regularmente y a estar atentos a cualquier cambio inusual.

«La prevención es clave, y siempre digo que la prevención es el mejor tratamiento que podemos tener. Si nota cualquier lesión nueva en su cuerpo, pida que lo remitan a un dermatólogo», finalizó.

Te puede interesar: Investigación y estadísticas sobre las enfermedades del intestino (EII) en Puerto Rico
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba