facebook_image
*Apoyado por Cuida tus LatidosCardiovasculares

¿Conoces qué es el síndrome de corazón roto?

El síndrome de corazón roto es una miocardiopatía temporal no isquémica, que resulta de una situación muy estresante o emocional.

Este síndrome imita los síntomas del infarto de miocardio, hasta el punto de que se necesitan varias investigaciones (historia clínica, examen objetivo, electrocardiograma, ecocardiograma, coronarografía, etc.) para distinguirlo de este último y diagnosticarlo.

Más frecuente en las mujeres menopáusicas, el síndrome de corazón roto requiere hospitalización y una serie de tratamientos destinados a aligerar la carga de trabajo del corazón y mejorar los síntomas.

En raras ocasiones provoca complicaciones; de hecho, las personas afectadas suelen ser capaces de recuperarse plenamente en el plazo de un mes.

Para prevenir el síndrome de Corazón roto, el control del estrés puede ser crucial.

¿En qué consiste?

El síndrome de corazón roto es un sufrimiento generalmente temporal del corazón, que imita los síntomas de un ataque cardíaco y es el resultado de una situación estresante o emocional muy importante.

Este síndrome es un ejemplo de miocardiopatía no isquémica: miocardiopatía, porque se caracteriza por una modificación anatómica del miocardio acompañada de una alteración del funcionamiento del corazón; no isquémica, porque no hay interrupciones del flujo sanguíneo dirigido al miocardio.

Causas

La causa precisa aún no está clara.

Los estudios a este respecto han demostrado que, en muchos casos (más de 2/3), el sufrimiento del corazón en cuestión es temporalmente posterior a un acontecimiento particularmente estresante o a una emoción fuerte, como si estas situaciones comprometieran de alguna manera la función cardíaca.

La teoría que mejor explicaría la asociación entre el síndrome de corazón roto y las situaciones particularmente estresantes o emocionales considera que la adrenalina y las hormonas noradrenalinas (catecolaminas) son los principales actores.

La abundante liberación de estas hormonas, inducida por las grandes tensiones y las emociones intensas, es capaz, en las personas que por alguna razón están predispuestas, de «aturdir» el tejido muscular que constituye el ventrículo izquierdo del corazón y alterar su función como bomba de sangre.

Es importante señalar que el síndrome de Corazón roto solo afecta a las personas que están de alguna manera predispuestas: esta es la razón por la que no todas las personas que experimentan una emoción profunda o un fuerte estrés desarrollan el sufrimiento del corazón en cuestión. 

Principales desencadenantes

Si observamos los distintos casos clínicos, las situaciones más estresantes o emocionales más asociadas con el síndrome de corazón roto son:

  • La muerte de un ser querido
  • El diagnóstico de una enfermedad muy grave
  • Violencia doméstica
  • La pérdida o ganancia de grandes sumas de dinero
  • Fiestas sorpresa
  • Los discursos públicos
  • Pérdida de trabajo y problemas financieros
  • Separación o divorcio
  • Estrés físico como ataques de asma, fracturas de huesos o cirugía mayor

Otros desencadenantes

Cabe señalar que la lista de posibles factores desencadenantes del síndrome de Corazón roto incluye también la toma de drogas como la epinefrina, la duloxetina, la venlafaxina y la levotiroxina, cuyo efecto es elevar los niveles de adrenalina y/o norepinefrina en el cuerpo; esto es, sin embargo, una especie de confirmación del papel causal que desempeñan las catecolaminas en la aparición del síndrome del corazón roto.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas del síndrome de corazón roto pueden aparecer a los pocos minutos del evento desencadenante estresante/emocional o después de unas pocas horas.

En general, las manifestaciones se superponen a las típicas de un infarto de miocardio; de hecho, incluyen:

  • Dolor torácico agudo y repentino
  • Falta de aliento (disnea)
  • Sensación de desmayo

Diagnóstico

El síndrome de Corazón roto es una afección cuyo diagnóstico requiere varias investigaciones; por regla general, su identificación requiere varias investigaciones:

  • Historial médico y examen objetivo
  • Electrocardiograma (ECG)
  • Ecocardiograma
  • Coronografía (angiografía coronaria)
  • Resonancia magnética del corazón
  • Análisis de sangre

Un diagnóstico tan preciso es fundamental para distinguir el síndrome de Corazón roto del infarto de miocardio, una afección, esta última, con consecuencias mucho más graves para la salud humana.

¿Cómo se previene?

Saber cómo manejar el estrés puede ser crucial para prevenirlo.

Entre las diversas estrategias de manejo del estrés, recordamos las técnicas de relajación y meditación (por ejemplo, el yoga), las actividades deportivas y la práctica de un hobby alternativo a la vida laboral.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba