Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
BeKidsBeWomen

Síndrome de varicela congénita

Si una mujer embarazada contrae varicela, su bebé puede sufrir una forma conocida como síndrome de varicela congénita. Esto último puede causar graves daños al feto.

La varicela es una enfermedad que puede ocurrir en cualquier etapa de nuestras vidas, incluyendo el embarazo. Si una mujer embarazada contrae varicela, su bebé puede sufrir una forma conocida como síndrome de varicela congénita.

La varicela es generalmente más común durante la infancia. Es un proceso infeccioso altamente endémico, que también puede afectar a una mujer embarazada. Sin embargo, la infección causada por el virus Zoster no se produce con frecuencia durante la gestación. Sin embargo, cuando se produce, puede causar graves daños al feto.

El síndrome de varicela congénita puede ser muy peligroso para el feto. Además de la característica condición de la piel, pueden ocurrir problemas en los ojos, el sistema nervioso central e incluso puede ocurrir la muerte del feto.

Según la opinión de los expertos, al menos el 10% de las mujeres en edad fértil son susceptibles al virus de la varicela. También se sabe que la mayoría de las mujeres en esta etapa de sus vidas no tienen suficientes anticuerpos para combatir el virus.

¿Qué le pasa al feto en caso de varicela congénita?

El feto está en riesgo cuando la madre contrae varicela durante la gestación. La experiencia sugiere a los especialistas que cuanto más tiempo dure el embarazo, más graves serán los daños que sufrirá el feto.

Si la mujer contrae la varicela poco antes de dar a luz, el bebé nacerá sin las defensas inmunológicas necesarias para combatir el virus. Como ya se ha mencionado, la madre no tiene los anticuerpos contra el virus del herpes, por lo que su hijo tampoco los tendrá.

Del mismo modo, el síndrome de varicela congénita es igualmente peligroso durante el primer trimestre de gestación. En esta etapa el niño no nacido se está formando, por lo que su desarrollo puede ser alterado de diferentes maneras. Los problemas relacionados con la varicela congénita incluyen:

  • Lesiones de la piel
  • Defectos de la vista
  • Defectos del sistema nervioso central
  • Retraso del crecimiento
  • Microcefalia
  • Trastornos hepáticos
  • Problemas de riñón
  • Ceguera
  • Muerte fetal

Diagnóstico de la varicela congénita

Además de las precauciones necesarias que deben tomarse antes y durante el embarazo contra la varicela, es sumamente importante someterse a exámenes médicos periódicos. El problema se puede detectar durante cualquier revisión prenatal.

Si la mujer tiene el virus de la varicela, la mayor preocupación será el feto. En otras palabras, ante la enfermedad de la madre, hay que realizar una serie de exámenes para comprobar el estado de salud del bebé.

Las pistas que pueden apuntar a un caso de varicela congénita incluyen:

  • Hipoplasia de los miembros del feto. Esta condición se refiere al desarrollo incompleto de ciertos órganos o partes del cuerpo. Se puede diagnosticar durante una ecografía de rutina o especialmente programada.
  • El síndrome de varicela congénita se puede diagnosticar tras un análisis del líquido amniótico o de la sangre del feto mediante un cultivo viral o una reacción en cadena de la polimerasa.
  • Se puede observar mediante una prueba de cordocentesis, que consiste en tomar una muestra de sangre del cordón umbilical.

Recomendaciones para las mujeres embarazadas

La mujer que planea un embarazo debe asegurarse de que está vacunada contra la varicela. Si no está vacunada, debería vacunarse al menos seis meses antes de la concepción.

Si esto no es posible porque, por ejemplo, se ha quedado embarazada de forma inesperada, es aconsejable intensificar las medidas de precaución.

No es aconsejable que una mujer embarazada se exponga al virus, por lo que debe evitar el contacto con personas infectadas, por ejemplo, acudiendo a un hospital o a lugares con poca ventilación.

La mujer embarazada no debe entrar en contacto con la piel o la saliva de una persona con varicela. Para prevenir el contagio en la medida de lo posible, es aconsejable evitar el contacto con personas enfermas en general.

Mostrar más

Redacción BeHealth

Grupo multimedios especializado en promover la preservación de la salud física, mental y emocional.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba