Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
Condiciones Crónicas

Más allá del dolor: entendiendo la fatiga en las enfermedades articulares

Sentirse cansado de vez en cuando es normal, pero cuando la fatiga interfiere con tu vida diaria y no mejora después de una buena noche de sueño, tiene su propio término médico: fatiga. Este cansancio extremo puede afectar significativamente la calidad de vida de las personas que viven con diversas formas de enfermedades relacionadas con la artritis, incluyendo la artritis reumatoide, la artritis psoriásica, la espondiloartritis, el lupus, la fibromialgia y la osteoartritis. La falta de energía puede ser causada por la enfermedad inflamatoria, otras condiciones de salud que tengas, así como los efectos secundarios de los medicamentos y los hábitos de vida.

Actividad de la enfermedad y sueño

La fatiga y los problemas de sueño van de la mano para muchas personas con artritis. Los principales culpables son el proceso inflamatorio de la enfermedad y el dolor crónico.

  • Inflamación: Si tienes una enfermedad autoinmune, tu sistema inmunológico ataca tu cuerpo y la inflamación es el resultado. El cuerpo experimenta estrés mientras intenta lidiar con la liberación de citocinas inflamatorias en la sangre, lo que puede causar fatiga, especialmente cuando la actividad de la enfermedad es alta o la inflamación de bajo grado persiste durante mucho tiempo.
  • Dolor crónico: La conexión entre el dolor y la fatiga puede ser un círculo vicioso. Lidiar con el dolor artrítico durante meses a lo largo de muchos años puede agotarte. Esto puede afectar tus hábitos de sueño, lo que se suma a tu agotamiento. Estar fatigado, a su vez, puede empeorar el dolor y hacer más difícil su manejo.
Te puede interesar: De la dieta a las articulaciones: cómo cuidar tu intestino puede aliviar la artritis

Otras fuentes de fatiga

Tu fatiga no siempre está directamente relacionada con la actividad de tu enfermedad artrítica, la inflamación o el dolor. De hecho, según un estudio publicado en 2017 en Current Rheumatology Reports, es probable que tu nivel de fatiga tenga más que ver con otros factores contribuyentes, como la obesidad, la inactividad física, los trastornos del sueño y la depresión. Varios de estos factores pueden trabajar juntos para causar tu cansancio extremo, pero identificar y tratar incluso uno de estos factores puede proporcionar alivio.

  • Efectos secundarios de los medicamentos: Varios medicamentos, incluidos algunos que puedes tomar para la artritis, pueden causar somnolencia o fatiga.
  • Inactividad: Cuanto más te quedes quieto, más agotado te sentirás.
  • Anemia: La fatiga en la artritis puede ser causada por la anemia, una escasez de glóbulos rojos.
  • Falta de sueño: La fatiga puede ser desencadenada por el insomnio y el sueño no reparador.
  • Obesidad: Estar muy sobrepeso puede causar apnea del sueño u otros problemas de sueño.
  • Mala nutrición: No obtener alimentos y líquidos adecuados puede ser una causa de fatiga.
  • Depresión: El dolor artrítico puede alejarte de hacer las cosas que disfrutas, por lo que no es sorprendente que la depresión a menudo vaya de la mano con la enfermedad.

Es importante abordar la fatiga en la artritis desde múltiples ángulos, ya que puede tener diversas causas. Habla con tu médico si experimentas fatiga severa para identificar las posibles causas y desarrollar un plan de tratamiento adecuado que pueda mejorar tu calidad de vida.

Lee más: Conoce las enfermedades autoinmunes relacionadas con la alopecia areata
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba