facebook_image
BeKidsBienestar GeneralSalud Mental

Abecé de los tratamientos para mejorar la salud mental en los niños

Aunque suele ser un tema no tan conocido, los más pequeños del hogar, los niños y niñas, pueden enfrentar algunos problemas de salud mental como la ansiedad y la depresión. ¿Cómo se tratan? Te contamos.

Lo primero siempre será la educación: si ustedes, padres y madres, no conocen del tema, la ciencia psicológica y psiquiátrica ha recomendado que se formen y acudan a centros de capacitación que les permita entender cómo manejar a sus pequeños diagnosticados con enfermedades de la mente.

Si tu pequeño empieza a manifestar problemas para comer, dormir o estarse quieto, lo más probable es que tenga algún trastorno que requiere de atención inmediata. Sin embargo, no te preocupes, solamente en casos excepcionales se requieren medicaciones, que es uno de los temores más frecuentes de los responsables de ese paciente pediátrico.

Para conocer más de las opciones de tratamiento, BeHealth contactó al psicólogo Gilvic Carmona, quien describió algunos de los métodos que suelen utilizarse para mejorar, no solo los síntomas de esas condiciones, sino también la calidad de vida de los pequeños.

El tratamiento psicoeducativo

Este método consiste en educar e informar, tanto al menor con un trastorno en el desarrollo, así como a su familia, sobre las características específicas de su patología. Allí, se aprenderá cómo gestionarla para minimizar sus efectos y cómo intervenir para mejorar su calidad de vida.

“Es un tratamiento en el cual se le enseña a evaluar sus emociones, a definirlas correctamente y a tener un pensamiento distinto”, explicó.

Terapia cognitiva conductual

Este método, ampliamente utilizado en adultos, también funciona en pacientes pediátricos y se basa, de acuerdo con la psiquiatría, en enseñar a las personas cómo manejar sus emociones y poner las cosas en perspectiva. En el caso de los más pequeños, sus nuevas luchas en factores como el regreso a clases.

“Es una terapia en la cual se le dan a los niños unos ejercicios y unas herramientas para que ese pensamiento irracional de preocupación sea transformado por un pensamiento que sea más manejable por él”, dijo a BeHealth el psicólogo.

Te puede interesar: Trastorno de ansiedad social en niños y adolescentes 

Ansiolíticos

Como ya te explicamos, los fármacos solo se utilizan cuando los casos de ansiedad, estrés y depresión son muy severos en los más pequeños. Los ansiolíticos son medicamentos con receta que se utilizan para aliviar la ansiedad y/o ayudar a conciliar el sueño, cuando hay problemas para dormir.

“Hay ocasiones donde hay que recurrir a algún tipo de medicación como los ansiolíticos y las benzodiacepinas cuando el niño es muy afectado para poder trabajar con esa situación”, explicó el experto.

Mindfulness

Esta es una técnica de meditación que consiste en observar la realidad en el momento presente, sin intenciones de juzgar y con plena apertura y aceptación. ¿Cómo le ayuda a los más chiquitos de la casa?

“Se le enseña al niño a estar en el momento presente, a identificar en qué parte de su cuerpo siente las emociones a través de dibujos y de pinturas. Ese niño puede ir trabajando con algo que se llama terapia del arte, con expresar esas emociones y esos miedos que lo primero que hay que hacer es identificarlos y que el niño poco a poco vaya comprendiendo algo que se conoce como desensibilización sistemática, que es el temor, ansiedad o  preocupación que tiene en el fondo”, indicó.

Terapia del juego

La psicología ha destacado esta técnica porque busca un ambiente de confianza, comprensión, respeto y responsabilidad, donde los pequeños expresen sus problemas mientras juegan, creando una relación que atienda las carencias de sus circunstancias personales y familiares.

“Se le enseña a los niños diferentes situaciones sociales como si fueran simulaciones con una obrita o unos jueguitos en los cuales pueden insertarse en la comunidad”, dijo.

Otros métodos

Según Carmona, tienen que ver con lo que él llamó “la terapia individual”, así como las “terapias de grupo”, a las que calificó de “excelentes”. 

“Las terapias de grupo permiten que ese niño vea cómo otro pequeño maneja o lidia las situaciones y aprende a lidiar con sus situaciones emocionales”, explicó.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba