facebook_image
BeKidsTodos por tu Salud

Infecciones respiratorias en niños: COVID-19, influenza y micoplasma

Las infecciones respiratorias son comunes en los niños, especialmente durante los meses de invierno. Estas pueden variar desde resfriados comunes hasta enfermedades más graves como la bronquiolitis o la neumonía.

El Dr. Jesús Antonio García, médico residente de pediatría en el Centro Médico Episcopal San Lucas, ofreció un análisis exhaustivo sobre tres infecciones respiratorias de importancia: COVID-19, influenza y micoplasma. En un esfuerzo por comprender mejor estas enfermedades y sus implicaciones para la salud infantil, exploramos los aspectos clave de cada una bajo la guía del Dr. García.

Covid-19

«Comencemos con el COVID-19. Esta enfermedad, causada por el virus SARS-CoV-2, surgió y se propagó por todo el mundo a principios de 2020», dijo.

El COVID-19 es verdaderamente un desafío global sin precedentes, impactando a personas de todas las edades, incluidos los niños. Con síntomas que van desde leves hasta graves, la fiebre y las dificultades respiratorias son preocupaciones principales. La orientación médica es fundamental si se sospecha una infección, dado su potencial de propagación a través de gotas en el aire.

Lee más: Preocupación de expertos por ley que busca eliminar vacunación obligatoria

Influenza

Por otro lado, la influenza, una infección estacional recurrente, comparte similitudes sintomáticas con el COVID-19. Sin embargo, su impacto en los niños puede ser igualmente grave, con el riesgo de desarrollar neumonía. La consulta con un pediatra es esencial para evaluar y manejar adecuadamente los síntomas de la gripe, especialmente durante los meses de mayor prevalencia.

Micoplasma

«Por último, el micoplasma es una bacteria que puede causar síntomas más leves, como tos persistente, fiebre baja y dolores corporales«.

Aunque menos reconocido que el COVID-19 y la gripe, el micoplasma puede desencadenar síntomas persistentes y, en algunos casos, complicaciones graves como la neumonía. El tratamiento con antibióticos es crucial para controlar esta infección bacteriana y prevenir su progresión a formas más graves.

«Lo más importante en estas tres condiciones es garantizar la hidratación adecuada y una ingesta adecuada de alimentos por parte del niño», resaltó.

Independientemente de la enfermedad específica, mantener la hidratación y la nutrición adecuadas es vital para apoyar la recuperación del niño. La vigilancia constante de la ingesta de líquidos y alimentos es esencial, y cualquier signo de deterioro debe abordarse de inmediato con el pediatra para evitar complicaciones.

¿Podemos prevenirlas?

«Las medidas de prevención para estas infecciones son similares e incluyen el lavado frecuente de manos, el uso de mascarillas y el distanciamiento social».

La prevención juega un papel fundamental en la mitigación del riesgo de estas infecciones respiratorias. El lavado frecuente de manos, el uso adecuado de mascarillas y el distanciamiento social son prácticas efectivas para reducir la transmisión de virus y bacterias. Además, el aislamiento de los niños enfermos es necesario para prevenir la propagación de la enfermedad en entornos comunitarios y familiares.

«Recuerda que tu pediatra es tu mejor aliado para responder cualquier pregunta o inquietud que puedas tener sobre la salud de tu hijo», resaltó el especialista.

De esta manera, la relación con el pediatra de confianza desempeña un papel crucial en la atención de la salud infantil. Ante cualquier síntoma preocupante o duda sobre la salud del niño, buscar orientación médica oportuna es esencial para garantizar un manejo adecuado y promover la recuperación. La colaboración entre padres y profesionales de la salud es fundamental para mantener la salud y el bienestar de los niños en todo momento.

Te puede interesar: Gastroenteritis infantil: causas, síntomas y estrategias de tratamiento

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba