Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
BeKidsTodos por tu Salud

Preguntas clave para comprender la pubertad precoz

La pubertad precoz es un fenómeno que preocupa a padres y profesionales de la salud debido a su impacto en el desarrollo físico, emocional y social de los niños. Se define como la aparición de signos de pubertad antes de los 8 años en las niñas y antes de los 9 años en los niños.

La doctora Sheila Pérez Colón, endocrinóloga pediátrica, compartió con BeHealth que «la pubertad precoz se refiere a la aparición de características sexuales secundarias antes de los 8 años en las niñas y antes de los 9 años en los niños».

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Además, subrayó que existen factores de riesgo significativos que predisponen a los niños a desarrollar pubertad precoz, siendo el historial familiar uno de los más importantes. La doctora menciona que «si en la familia, la madre, abuela o padre han tenido antecedentes de pubertad precoz, el niño tiene un alto riesgo de desarrollarla también».

Además, señala que «la obesidad es una condición que se asocia con la pubertad precoz, aumentando el riesgo en los niños afectados». Destacó también que la «exposición a químicos disruptivos del sistema endocrino, como el uso excesivo de aceite de lavanda, aceite de árbol o productos con ftalatos, también está relacionada con la pubertad precoz».

Por otra parte, la doctora Pérez Colón advierte que «la ingesta excesiva de soya también se asocia con la pubertad precoz». Estos factores de riesgo aumentan la posibilidad de que los niños desarrollen esta condición.

¿Cuáles son los signos de pubertad precoz?

Los signos de pubertad precoz varían entre las niñas y los niños. En las niñas, estos signos incluyen el desarrollo de las glándulas mamarias, mientras que en los varones, se observa el agrandamiento de los testículos.

Es crucial que los padres y cuidadores reconozcan estos signos o síntomas para poder diagnosticar esta condición a tiempo. La doctora Pérez Colón enfatiza que «es importante seguir con regularidad las consultas con el pediatra, ya que a veces los cambios sutiles, como el agrandamiento de los testículos en los varones, pueden pasar desapercibidos».

¿Cómo impacta la pubertad precoz?

La evaluación y tratamiento de la pubertad precoz es esencial debido a las posibles consecuencias que puede tener en los niños. La doctora Pérez Colón comenta que «primero, consideramos los efectos emocionales, ya que la pubertad temprana puede provocar cambios en el cuerpo y afectar cómo se sienten, aumentando el riesgo de ansiedad, depresión e incluso el acoso escolar debido a las diferencias con sus compañeros». También menciona que «el exceso temprano de hormonas de desarrollo puede acelerar el crecimiento, lo que se refleja en una curva de crecimiento más alta de lo normal en las visitas médicas».

«Es esencial estar atentos a estos aspectos para garantizar un diagnóstico temprano y un manejo adecuado de la pubertad precoz en nuestros niños», destaca la doctora Pérez Colón. «El problema no es necesariamente que el niño o la niña sean altos durante la pubertad precoz, sino que el exceso de hormonas puede afectar negativamente los huesos, lo que podría llevar a problemas de talla baja una vez que haya pasado la adolescencia», añade.

La edad de presentación de la pubertad precoz ha disminuido con los años, pero mantener el criterio de diagnóstico basado en los 8 años en las niñas y 9 años en los niños sigue siendo fundamental. Es importante descartar otras causas subyacentes de la pubertad precoz, como quistes, tumores u otras enfermedades inflamatorias, a través de historial médico, exámenes físicos y pruebas de laboratorio. Además, se debe considerar la nutrición y la exposición a hormonas a través de los alimentos, ya que esto puede influir en el desarrollo puberal temprano.

En el proceso de evaluación de pubertad precoz en los niños, es crucial considerar varios aspectos. La doctora Pérez Colón menciona que «si hay algún tratamiento hormonal en casa, ya sea para padres, abuelos u otros familiares, debemos asegurarnos de que no esté al alcance de nuestros hijos, ya que esto podría influir en el desarrollo de la pubertad precoz». Después de revisar el historial médico, se procede al examen físico, que incluye una evaluación detallada desde la cabeza hasta los pies, prestando especial atención a la parte genital.

«Es importante destacar que el diagnóstico de pubertad precoz no se realiza únicamente mediante la inspección visual», enfatiza la doctora Pérez Colón. «En el caso de las niñas, la presencia de tejido mamario no siempre indica pubertad precoz; es necesario palpar y evaluar adecuadamente», agrega. Para los varones, es esencial inspeccionar los testículos y determinar su volumen, lo que ayuda a confirmar o descartar la pubertad precoz. Posteriormente, se realizan pruebas de laboratorio que incluyen análisis hormonales por la mañana temprano para obtener resultados precisos.

Además, se compara la edad cronológica del niño con su edad ósea, ya que en la pubertad precoz, la edad ósea tiende a estar acelerada. En algunos casos, podría ser necesario realizar un sonograma para una evaluación más detallada. Es fundamental seguir un proceso exhaustivo y completo en la evaluación de la pubertad precoz para garantizar un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado.

¿Cuál el el tratamiento?

En términos de tratamiento para la pubertad precoz, es crucial determinar la causa subyacente. Si la pubertad precoz se origina en el cerebro, conocida como pubertad temprana central, existen opciones de tratamiento como inyecciones hormonales que se administran cada cierto período de tiempo, que pueden ser mensuales, trimestrales, semestrales o incluso implantes que se cambian anualmente. Sin embargo, no todos los casos de pubertad precoz requieren tratamiento inmediato; esto depende de los resultados de los laboratorios y las imágenes, así como de la progresión de los cambios físicos y la velocidad de crecimiento.

La comunicación abierta y el apoyo son fundamentales para entender y manejar adecuadamente esta condición. La doctora Pérez Colón concluye que «es importante que los padres estén presentes y busquen ayuda profesional si notan cambios físicos en sus hijos e hijas que podrían indicar pubertad precoz». La pediatra general puede realizar una evaluación inicial y luego derivar al paciente a un endocrinólogo pediátrico para una evaluación más especializada.

Para obtener más información sobre la pubertad precoz y cómo manejarla, se recomienda consultar las plataformas de salud disponibles. Es fundamental estar informado y buscar el apoyo necesario para garantizar el bienestar de los niños y niñas que enfrentan esta condición.

Te puede interesar: Pubertad precoz: ¿Cómo identificar el desarrollo temprano en los niños?
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba