Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
BeHealth NewsBeNutrición

¿Es más saludable el pan congelado? La evidencia científica detrás del enfriamiento y sus efectos

En medio del flujo interminable de consejos de salud y tendencias alimentarias en las redes sociales, surge una pregunta intrigante: ¿Es el pan congelado realmente más saludable? Detrás de esta cuestión aparentemente simple se esconde un complejo entramado de procesos bioquímicos y efectos fisiológicos que vale la pena explorar.

El pan, ese alimento básico en la dieta de muchas culturas, experimenta una transformación notable durante su proceso de elaboración. Cuando se cocina, la combinación de calor y humedad en el horno convierte la masa en una hogaza suave y esponjosa. Este proceso, conocido como gelatinización del almidón, hace que los almidones presentes en la harina sean más fáciles de digerir y absorber para nuestro organismo, facilitando la liberación de glucosa en el torrente sanguíneo.

Sin embargo, una vez que el pan se enfría, estos almidones vuelven a adoptar una estructura más compacta, convirtiéndose en lo que se conoce como almidón resistente. Este tipo de almidón es más difícil de descomponer por las enzimas en nuestro tracto digestivo, lo que resulta en una absorción más lenta de glucosa y una respuesta menor de insulina después de su consumo.

Aquí es donde entra en juego el proceso de congelación. Al someter el pan al frío extremo del congelador, se acelera significativamente la formación de almidón resistente. Estudios han demostrado que el pan congelado y luego tostado puede reducir los niveles de azúcar en sangre en comparación con el pan fresco, especialmente cuando se trata de pan casero.

Te puede interesar: Importancia de la alimentación sana para la salud cardiovascular

Por ejemplo, un estudio realizado con pan casero reveló que congelar y descongelar el pan antes de tostarlo redujo los niveles de azúcar en sangre en un impresionante 31% en un lapso de dos horas. Este efecto se potenció aún más al tostar el pan congelado, con una reducción del 39% en la respuesta de azúcar en sangre. Sin embargo, los resultados no fueron tan prometedores con el pan comercial, lo que sugiere que los procesos de elaboración y los ingredientes pueden influir en la formación de almidón resistente.

A pesar de estos hallazgos alentadores, es importante tener en cuenta que los efectos del pan congelado en la salud son predominantemente de corto plazo. Aunque puede ofrecer beneficios en términos de control de azúcar en sangre y niveles de insulina después de su consumo, su impacto a largo plazo en el apetito, el peso y el riesgo de enfermedades metabólicas aún no están claros.

Además, el almidón resistente presente en el pan congelado también se encuentra en otros alimentos ricos en almidón cocidos y refrigerados, como las patatas y la pasta. Este tipo de almidón no solo puede beneficiar la salud intestinal al alimentar a las bacterias beneficiosas en nuestro colon, sino que también se ha asociado con una mayor sensibilidad a la insulina y niveles reducidos de colesterol, lo que podría disminuir el riesgo de enfermedades cardíacas.

En resumen, congelar el pan puede ser una estrategia para reducir el desperdicio de alimentos y obtener algunos beneficios adicionales para la salud, aunque sean modestos. Sin embargo, es fundamental reconocer que estos efectos son principalmente a corto plazo y que se necesita más investigación para comprender completamente su impacto a largo plazo en la salud humana.

Lee más: 7 consejos de alimentación para prevenir la obesidad
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba