Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
*Apoyado por Artritis ReumatoideArtritis reumatoideCondiciones Autoinmunes

Síntomas de la artritis reumatoide que no debes ignorar

La artritis reumatoide (AR) puede presentar muchos síntomas, siendo los más comunes la rigidez, el dolor en las articulaciones y la fatiga. Sin embargo, esta enfermedad causa inflamación en muchas partes del cuerpo, por lo que podrías tener síntomas que no asocias con la AR. Algunos de estos síntomas son señales de complicaciones graves que ponen en riesgo tus órganos e incluso tu vida.

Si experimentas alguno de estos síntomas, no intentes manejarlos por tu cuenta. Llama a tu médico de inmediato.

Fracturas óseas

Tanto la AR como los medicamentos para tratarla, como los esteroides, pueden debilitar tus huesos, lo que aumenta la probabilidad de sufrir fracturas si te caes. El ejercicio, especialmente las actividades que soportan peso como caminar, ayuda a mantener tus huesos fuertes.

Dolor en el pecho

La AR te hace más propenso a desarrollar enfermedades cardíacas. Con el tiempo, la placa se acumula en tus arterias, lo que se conoce como aterosclerosis y puede conducir a un ataque cardíaco. El dolor en el pecho es un síntoma común.

La AR también puede causar un problema cardíaco doloroso llamado pericarditis, que es la inflamación de las capas delgadas de tejido alrededor del corazón. Esto puede causar un dolor severo en el pecho que se puede confundir fácilmente con un ataque cardíaco.

Aunque el dolor en el pecho no siempre indica un ataque cardíaco, si lo sientes, llama al 911 o acude a la sala de emergencias de inmediato.

Te puede interesar: Anotaciones sobre la artritis reumatoide: Impacto y manejo integral

Sequedad

La AR a veces causa sequedad en los ojos, lo que te hace más propenso a sufrir infecciones oculares.

Las personas con AR podrían desarrollar otra condición autoinmune llamada síndrome de Sjögren, que a menudo conduce a sequedad en la boca, la nariz, los ojos, la vagina o la piel. Tus labios o lengua pueden secarse, agrietarse e infectarse.

Problemas oculares

Aunque es raro, la AR puede causar inflamación en la parte blanca del ojo, llamada esclerótica. Los síntomas suelen ser enrojecimiento y dolor ocular, y podrías tener visión borrosa. Si notas estos signos, consulta a tu médico.

Fiebre

La fiebre puede ser un signo de infección. Los medicamentos para la AR, como los biológicos y los esteroides, ralentizan tu sistema inmunológico. Mientras alivian el dolor y la hinchazón de las articulaciones, hacen más difícil que combatas infecciones como la gripe. La AR también te hace más propenso a las infecciones debido al desgaste de tu sistema inmunológico.

Una fiebre leve también puede ser una señal de un brote de AR, cuando la inflamación se sale de control. Si la fiebre es muy alta, tu médico buscará una infección.

Pérdida de audición

Puede haber un riesgo ligeramente mayor de pérdida de audición con la AR. El tinnitus, o zumbido en los oídos, puede ser un efecto secundario de tratamientos como los antiinflamatorios no esteroides (AINE) y los medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (DMARD).

Cambios en el estado de ánimo

La AR está vinculada a la depresión, la ansiedad y otros problemas de estado de ánimo debido al dolor, la fatiga y la rigidez que dificultan la realización de actividades placenteras. La depresión y la ansiedad también pueden surgir de la inflamación.

Algunas personas con AR desarrollan fibromialgia, una enfermedad que causa dolor muscular y a menudo conduce a depresión y ansiedad. El estrés agrava todos tus síntomas. Si los cambios de humor parecen dominar tu vida, habla con tu médico.

Entumecimiento u hormigueo

La AR a veces afecta los pequeños nervios en tus manos o pies, causando sensaciones de entumecimiento o de ser pinchado con agujas.

Si los pequeños vasos sanguíneos en tus manos o pies se cierran, tus dedos o pies pueden sentirse fríos o entumecidos, e incluso cambiar de color cuando hace frío.

La vasculitis reumatoide, que afecta los vasos sanguíneos, también puede causar entumecimiento, hormigueo, ardor o dolor en tus manos o pies debido a daños en los nervios. Si tus manos o pies están tan entumecidos que se caen o quedan flácidos cuando intentas levantarlos, consulta a tu médico de inmediato.

Dolor de estómago o indigestión

La AR y los medicamentos utilizados para tratarla están relacionados con úlceras bucales y estomacales, sangrado estomacal, reflujo ácido, diarrea y estreñimiento. La diverticulitis dolorosa (bolsas inflamadas en tu tracto gastrointestinal) y la colitis (colon inflamado) también son posibles si tienes AR.

Los AINE frecuentemente causan úlceras o malestar estomacal. El dolor abdominal también puede ser un signo de una complicación rara de la AR llamada vasculitis reumatoide, cuando la inflamación se extiende a tus vasos sanguíneos. La pérdida de peso y la falta de apetito son otros síntomas. La vasculitis es grave, así que consulta a un médico de inmediato.

Dificultad para respirar

Si tienes dificultad para respirar y no sabes por qué, puede que la AR sea la causa. Algunas personas con esta enfermedad, especialmente los hombres que fuman o solían fumar, son más propensas a tener problemas pulmonares graves. Cuando la inflamación de la AR causa tejido cicatricial en tus pulmones, podrías notar tos crónica, falta de aliento, fatiga y debilidad.

La AR puede inflamar el tejido que recubre tus pulmones, lo que puede llevar a dificultad para respirar o dolor o incomodidad al respirar.

Consulta a tu médico de inmediato si tienes problemas respiratorios inusuales o una tos que no desaparece. Es crucial estar atento a estos síntomas y buscar atención médica para prevenir complicaciones serias. Mantente informado y consulta regularmente con tu médico para manejar adecuadamente la artritis reumatoide.

Lee más: Ergonomía para trabajadores con artritis reumatoide
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba