facebook_image
*Apoyado por Crohns & ColitisColitis ulcerosaCondiciones AutoinmunesEnfermedad de Crohn

Vacunas y cuidados preventivos si tienes enfermedad inflamatoria del intestino

«La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) impone un desafío considerable a la salud, con muchos pacientes dependiendo de inmunosupresores, lo que incrementa significativamente el riesgo de complicaciones y morbilidad», advirtió recientemente en el evento realizado por FEAT la Dra. Karelys Burgos, Fellow de Gastroenterología en el RCM.

Por ende, es esencial que los pacientes comprendan y reconozcan los tratamientos inmunosupresores, lo que les permite participar activamente en su cuidado. «Familiarizarse con términos como ‘estoy recibiendo tratamiento con infliximab’ contribuye a una comprensión clara y empoderadora», destacó la especialista.

Cuidado preventivo, ¿qué tener en cuenta?

En el contexto de la EII, el cuidado preventivo aborda diversas áreas, siendo la prevención de infecciones severas una de las más fundamentales. La Dra. Burgos enfatiza que esto incluye la administración de vacunas y el cernimiento de cánceres colorrectal, de piel y cervical. Además, destaca la importancia del seguimiento de la osteoporosis y la identificación de infecciones latentes y aspectos relacionados con la salud mental.

Vacunas indicadas para pacientes con EII

«Es fundamental comprender que la administración de vacunas no exacerbará la enfermedad. Las vacunas son seguras y contribuyen a prevenir complicaciones graves», enfatizó la Dra. Burgos. La vacunación contra la COVID-19 es especialmente crucial, y la vacuna contra la influenza se recomienda anualmente para todos los pacientes, independientemente del tratamiento inmunosupresor.

Lee más: A quiénes afecta, por qué ocurre y cómo identificar la enfermedad de Crohn

La Dra. Burgos agregó, «La vacuna del herpes zóster es esencial para aquellos mayores de 19 años en inmunosupresión. Los pacientes deben ser proactivos en preguntar sobre vacunas no mencionadas por el médico, liderando su cuidado y comunicándose efectivamente con el equipo de atención médica».

Prevención del cáncer y densitometría ósea

El cernimiento de cáncer en pacientes con EII no se limita al colorrectal; también se incluye el cáncer de piel y cervical. La Dra. Burgos destaca la importancia de un enfoque colaborativo entre pacientes y médicos para determinar la frecuencia adecuada de colonoscopias y otros cernimientos.

«Pacientes en inmunosupresión tienen un riesgo aumentado de osteoporosis», advierte la Dra. Burgos. La densitometría ósea es crucial, especialmente para aquellos con factores de riesgo. La repetición cada cinco años contribuye a monitorear la salud ósea y prevenir complicaciones a medida que envejecemos.

Suplementos y nutrición

«Los pacientes con EII están en riesgo de deficiencias nutricionales», subraya la Dra. Burgos. Las pruebas de sangre anuales son esenciales para identificar deficiencias, y el tratamiento adecuado mejora la respuesta a la enfermedad. Suplementos de hierro, vitaminas B6, B12 y D son recomendados según sea necesario.

La nutrición juega un papel clave en el manejo de la osteoporosis. La Dra. Burgos enfatiza que un nutricionista certificado puede ayudar a diseñar un plan equilibrado y adaptado a las necesidades individuales. «La flexibilidad en la dieta es posible, y un nutricionista puede proporcionar orientación personalizada», agrega.

Salud mental y prevención de infecciones latentes

«Los pacientes con EII enfrentan riesgo de depresión, ansiedad y uso de sustancias», reconoce la Dra. Burgos. Subraya la importancia de que los médicos aborden estos aspectos durante las consultas, y destaca que buscar ayuda psicológica mejora la calidad de vida y la respuesta al tratamiento.

Es crucial, según la Dra. Burgos, «reconocer y tratar efectivamente las emociones asociadas a la enfermedad». Además, antes de iniciar terapia biológica, se realiza una prueba de tuberculina para prevenir infecciones latentes reactivas. La Dra. Burgos insta a los pacientes a recordar preguntar sobre estas pruebas antes de comenzar tratamientos inmunosupresores.

«Empoderarse en relación con su condición y tratamiento es fundamental para lograr el mejor enfoque multidisciplinario», destacó la Dra. Burgos.

Te puede interesar: Desafíos y avances en la gestión de la colitis ulcerosa
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba